Para apreciar la belleza de este reloj hace falta un poco de sensibilidad y que entre dentro de tus gustos, para valorarlo realmente hay que ser casi un experto, y para tenerlo te han de sobrar un millón y medio, aunque seas un snob tarugo que está forrado. Pasa lo mismo con la mayoría de cosas buenas y caras en la vida.