Creo que nunca pasarán de moda.
Las fotos preciosas.