Página 5 de 7 PrimerPrimer 1234567 ÚltimoÚltimo
Resultados 41 al 50 de 68

Hilo: Debate sobre falsificaciones - Foro General

  1. #41
    Avatar de cabanillas
    cabanillas está desconectado Legión de Honor Forera
    Fecha de ingreso
    23-ago-2007
    Ubicación
    Granada y ahora en Tenerife!.
    Mensajes
    14,542

    Predeterminado

    a ver,ninguna FALSIFICACION usa los MISMOS componentes de la marca!

    y no,no tengo pelis,ni camisetas,ni nada...soy así de gilipollas-legalista!


    Cita Iniciado por Pumu Ver mensaje
    Eso es porque no conoces el tema ni sabes lo que cuesta una replica buena, por no decir exacta, con los mismos componentes de la marca.

    Ya, y tampoco tienes ninguna peli, ni ningun cd.. claro..
    Llevo más de 300 bonus! Lo mío es preocupante....

  2. #42
    Avatar de noob
    noob está desconectado Milpostista
    Fecha de ingreso
    02-ago-2009
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    1,746

    Predeterminado

    Cita Iniciado por cabanillas Ver mensaje
    Yo levanto la mano!

    no tengo nada copiado!

    E insito,NO BENEFICIA A LAS MARCAS!

    Porque hay mucha gente que NO se compra un reloj por que no quiere que piensen de él que es un capullo usa falsificaciones...

    Y por último,el argumento de que el que se compra una falsificacion por que no tiene pasta para el original,es mas falso que un billete de seis euros!

    Hoy en día hay relojes inspirados en cualquier modelo,de tal forma que puedes usar uno como el que te gusta,a precios tirados,SIN SER UNA FALSIFICACION.

    O sea,que no!
    Pero esos relojes también son muy criticados por mucha gente. Que se lo digan a los que tienen un Parnis o un MM

  3. #43
    Avatar de saxito
    saxito está desconectado SuperForer@
    Fecha de ingreso
    09-dic-2007
    Ubicación
    Vicus Spacorum
    Mensajes
    3,246

    Predeterminado

    Cita Iniciado por Pumu Ver mensaje
    Si de esto se puede hablar, seria muy interesante el tema.

    Para mi, beneficia a la marca. Y quien compra una replica, una buena replica, a buen seguro acaba comprando el original. No hablemos de 'basura de los chinos'.

    Y como bien dices sobre las camisetas, que levante la mano quien no tenga algo copiado.
    Yo la levanto!!
    "Mientras no esté viendo la carretera por la ventanilla de atrás, sé que puedo recuperar el sobreviraje" Roger Clark

  4. #44
    Avatar de barkhorn
    barkhorn está desconectado Milpostista
    Fecha de ingreso
    28-may-2008
    Ubicación
    JAUJA
    Mensajes
    1,234

    Predeterminado

    No se puede hablar de falsificaciones en este foro ...

    No es censura, es una norma ...

    LAS FALSIFICACIONES SON UN TIMO. Por 50 euritos pueden encontrarse en internet homenajes con marcas, por llamarlas de algún modo, blancas. Vease Alpha, Parnis y alguna otra. Por algo más de esos 50 euritos se encuentran muy buenos relojes japoneses, rusos y chinos.

    Utilizar programas P2P sin ánimo de lucro -el emule y similares- es perfectamente legal en España, y emho debería serlo en todo el mundo mundial. No se roba a nadie, no se priva el derecho de uso a nadie, sólo se intercambia información privada con un montón de amigos. Estos intercambios de información son secretos y sólo un juez puede ordenar su investigación. O sea que ya me diréis cómo saben si un usuario utiliza o no estos programas, cómo saben que información intercambia y con que derecho pueden impedirlo ...

    Piratear, eso lo hacen ahora en África Oriental unos animales en barcazas; hace 70 años también los alemanes durante la II G.M.; y remontándonos aún más en el tiempo, los hijos de la pérfida Albión y otros bribones similares durante los siglos XVI, XVII y XVIII.

    Saludos.

  5. #45
    Avatar de Juanjo
    Juanjo está desconectado SuperForer@
    Fecha de ingreso
    16-oct-2005
    Ubicación
    Barcelona
    Mensajes
    3,228

    Predeterminado

    Señores,

    El problema no es el publico al que se dirigen o el cese de beneficios de la marca propietaria de la patente. SENCILLAMENTE ES UN DELITO COPIAR Y COMERCIALIZAR LOS PRODUCTOS PROTEGIDOS POR PATENTE. Los compre quien los compre.

    Juanjo

  6. #46
    celuloide está desconectado Forer@ Senior
    Fecha de ingreso
    05-ago-2009
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    500

    Predeterminado

    EMMO las falsificaciones además de ser una práctica ilegal y que resta prestigio a las marcas a las que afecta, a quién resta ventas realmente es a las marcas de gama baja y media. Por ejemplo, casio, seiko, certina, tissot, entre otras, son fabricantes honrados que te venden lo que ves, es decir, un producto con una relación calidad-precio generalmente muy buena y con el valor añadido de un producto de cierto prestigio en el sentido de fiabilidad, servicio postventa y control de calidad del producto. El falsificador no vende lo que ves, está vendiendo un producto que no tiene ninguna de las cualidades del original, salvo la apariencia, a un precio cercano en muchos casos al de relojes de calidad de marcas como las que antes he citado. Luego las que están perdiendo ventas son estas. Además, como se ha comentado anteriormente detrás del negocio de la falsificación se encuentran organizaciones delicitivas que se dedican a la explotación de personas, el contrabando, el blanqueo de dinero......Por lo tanto, comprar un producto falso, supone que seamos cómplices involuntarios o inconscientes de este tipo de actividades.

    Yo sólamente tengo tres relojes (un tissot y dos hamilton), que están en el límite de lo que mi presupuesto me permite. Se que no voy a comprarme nunca un lange o un PP por mucho que me pueda gustar alguno de sus modelos, pero tampoco voy a comprar nunca una falsificación para aparentar ante los demás lo que no soy, haciéndome cómplice de las redes que mueven ese mercado y las actividades que ello conlleva.

    En cuanto a lo de cerrar el hilo, yo soy novato y mi opinión por lo tanto, no es el resultado de la experiencia de quienes moderan el foro, pero creo que no es malo debatir en los términos en los que se está haciendo, siempre y cuando esto no se convierta en publicidad para los que delinquen

    Un saludo

  7. #47
    666gold está desconectado Forer@ Senior
    Fecha de ingreso
    06-jul-2007
    Ubicación
    Avila
    Mensajes
    344

    Predeterminado

    Completamente en desacuerdo con quienes defienden las falsificaciones de relojes y de lo que sea.

    Me congratula comprobar que no soy el único que no tiene camisetas falsas, pelis copiadas ni software pirateado.

    Y aun alucino con quienes intentan buscar la justificacion moral o etica de las falsificaciones. Que no, entérense ya, que no es justificable: Que se puede vivir igual de bien con un casio de 6 euros que con un rolex de 6000.

    O es que somos tan imbéciles que hay que democratizar y acercar a la masa todo?
    NO hablamos por artículos de necesidad sino de lujo, y de un lujo superfluo, de verdad.

    Yo, por mi parte, cuando me encuentro a un imbécil (no e s un insulto, no busquéis el lado peyorativo del termino...) con una falsificación, no me corto y se lo suelto.

    Por otro lado, a quienes busquen justificaciones morales o éticas, sencillamente les pediría que reflexionen y apliquen aquello de "no hagas a otros aquello que no quieras que hagan contigo.."


    En conclusion:
    falsificaciones = DELITO
    QUIEN COMPRA UNA FALSIFICACIÓN A SABIENDAS, COMETE UN DELITO, Y POR LO TANTO ES UN DELINCUENTE.

  8. #48
    Avatar de jalamillas
    jalamillas está desconectado Forer@ Senior
    Fecha de ingreso
    12-feb-2008
    Ubicación
    Santa Pola
    Mensajes
    581

    Predeterminado

    SENCILLAMENTE ES UN DELITO COPIAR Y COMERCIALIZAR LOS PRODUCTOS PROTEGIDOS POR PATENTE.

    Perfecta frase, Bravo

    Está prohibido incluso hablar de FALSIFICACIONES en este foro
    SI FUNCIONA, NO LO ARREGLES

  9. #49
    Avatar de certino
    certino está desconectado Forer@
    Fecha de ingreso
    06-feb-2007
    Ubicación
    Ubicación
    Mensajes
    138

    Predeterminado

    Lo verdadero y lo falso. Juan José Millás

    Durante las vacaciones, Jorge le compró un Rolex falso a un árabe que ponía un tenderete en el mercadillo de su pueblo (siempre había envidiado al hermano de su mujer, que tenía uno de verdad). No se lo dijo a nadie, por miedo a ser tachado de ridículo, pero a veces se encerraba en el cuarto de baño para contemplarlo a gusto, como el que se fuma un cigarrillo clandestino. Sentado en el borde de la bañera, observaba el movimiento de sus agujas, la perfección de sus formas, el brillo de su caja de acero. Por las mañanas, al meterse en el coche para ir a trabajar, se lo ponía en la muñeca, desplazando hacia arriba la manga de la camisa. El Rolex falso le proporcionaba un sentimiento de seguridad incomprensible. Al detenerse en los semáforos lanzaba al conductor del automóvil de al lado una mirada de superioridad. Pero se lo quitaba de nuevo al entrar en la oficina, pues su sueldo no daba para tales caprichos y tarde o temprano habría tenido que confesar que era de imitación.


    Llegó a vivir con el Rolex una pasión secreta no muy distinta a la que se vive con una amante, pues se veía con él a escondidas, en lugares donde ningún conocido pudiera sorprenderlo en el acto de mirar la hora. Pronto comenzó a buscar excusas para salir de casa solo. Una vez lejos de su barrio, se ponía el reloj y paseaba elegantemente por la calle. Le gustaba entrar a tomar una copa en las cafeterías de los hoteles, donde miraba continuamente la hora, como si esperara a alguien. Un día, un camarero le dijo con admiración:
    —Ése es el modelo de Rolex que más me gusta.
    —¿Por qué? –preguntó Jorge.
    —Porque sí, porque es bellísimo. Jorge le agradeció el halago y salió de la cafetería henchido de un placer que, aunque falso (como el reloj), le proporcionó unos instantes de dicha. Pero entonces se preguntó cómo sería la sensación de tener un Rolex de verdad, un Rolex legítimo, auténtico, un Rolex como Dios manda, en fin. A partir de ese instante comenzó a sufrir. El reloj marchaba bien, muy bien, no se retrasaba ni se adelantaba un solo segundo. Daba, pues, la hora, que es lo fundamental en un reloj. Pese a ello, a Jorge le parecía que las horas contabilizadas por aquellas agujas falsas eran también horas falsas, horas copiadas de las horas de verdad. La idea le creó un malestar difuso. No se deshizo del reloj, pero dejó de presumir de él ante los desconocidos. Si la relación hasta ese instante había sido clandestina, ahora se volvió secreta.

    Un día, encontrándose en la casa de su cuñado, a donde su mujer y él habían acudido para la celebración de una comida familiar, observó que el hermano de su mujer no llevaba puesto su Rolex. Tras pedir disculpas para ir al cuarto de baño, se internó en el pasillo de la casa y entró en el dormitorio principal. En seguida vio el Rolex verdadero de su cuñado brillando como una joya sobre la mesilla de noche. Entonces sacó el Rolex falso del bolsillo y cambió uno por otro. Pasó los siguientes días bajo un estado de agitación indeseable, temiendo que el hermano de su mujer descubriera el canje. Pero no ocurrió nada. De hecho, habló varias veces con él por teléfono sin que en la conversación mencionara nada relativo al reloj. Poco a poco, Jorge se fue tranquilizando, lo que le permitió disfrutar a solas de la nueva adquisición. Pasaba tanto tiempo en el cuarto de baño, adorándolo más que observándolo, que su mujer pensó que había vuelto a fumar a escondidas.
    —¿Qué haces tanto tiempo en el baño?
    —¿Qué crees tú que se hace en los cuartos de baños? –respondía él.
    —Los niños y los maridos tontos, fumar. Pero lo cierto es que no olía a tabaco. Pese a que empezó a sospechar que tenía una amante, tampoco le encontró nunca pelos de mujer en la ropa. Pero algo ocurría, pues lo cierto es que Jorge se arreglaba más de lo normal. ¿Quién iba a sospechar que se arreglaba para el Rolex? Un día, cuando se estaban metiendo en la cama, su mujer le dijo:
    —¿Te acuerdas del Rolex de mi hermano? Se lo compró a un vendedor ambulante por cuatro pesetas, pues era de imitación, aunque siempre nos hizo creer que era de verdad. Pues bien, el caso es que ha ido a cambiarle la pila y le han dicho que es de verdad. ¿Qué te parece? Es como si le hubiera tocado la lotería.

    Jorge permaneció dentro de la cama con los ojos abiertos durante varias horas. Luego, cuando su mujer entró en un sueño profundo, fue al cuarto de baño con la idea de abrirse las venas, pero le faltó valor. En cuanto al Rolex, lo arrojó a una alcantarilla.

  10. #50
    Avatar de certino
    certino está desconectado Forer@
    Fecha de ingreso
    06-feb-2007
    Ubicación
    Ubicación
    Mensajes
    138

    Predeterminado

    Vidas falsas. Juan José Millás

    Tengo varios relojes falsos que dan la hora verdadera. Y no lo comprendo. O lo comprendo con la cabeza solamente. Los he ido coleccionando sin saber por qué. Cada vez que veo en la calle un tenderete con relojes de marca falsos, me compro uno o dos, y los guardo en un cajón. Los utilizo en casa nada más. Para salir, me pongo uno de verdad que me regalaron mis padres al tomar la primera comunión, un Certina, no sé si existe todavía esa marca. Estoy extrañamente atado a ese reloj, y quizá a la primera comunión. Ahora soy ateo, porque probablemente dios no existe (no lo digo yo, lo dicen los autobuses), pero en mi infancia creía a pies juntillas en dios y en la comunión. Me tragué la sagrada forma (así es como llamaban a la hostia) convencido de que Dios entraba en mi cuerpo con su carne y con su sangre, o sea, con su hígado, y con sus intestinos y sus dientes… Recuerdo que cuando regresé al banco y me puse de rodillas con la cabeza oculta entre las manos, vi a Dios dentro de mí con sus pulmones y su estómago y sus riñones y todo lo demás. Casi vomito. Al salir de la iglesia mi padre me dio un paquetito dentro del que reposaba el reloj. Ahora los niños no quieren relojes. Un hijo mío dice que no hace ninguna falta. Los hay, añade, por todas partes. Si quieres saber la hora, no tienes más que volver la cabeza en cualquier dirección o sacar el móvil del bolsillo. La hora no vale nada, está tirada de precio. Cuando yo era niño, en cambio, pedíamos la hora por la calle como el que pedía un vaso de agua en un bar.
    —¿Me da la hora, por favor?
    —Las tres y media.
    —Gracias.

    Era normal pedir la hora. Y nadie te la negaba. Tampoco te negaban un vaso de agua en los bares. El agua, en cambio, se ha encarecido. Vale un ojo de la cara. El caso es que me regalaron un Certina que no me he quitado desde entonces. Decías Certina y era como nombrar un sacramento. Vete a saber lo que tuvieron que ahorrar mis padres para comprármelo. Y no se me ha estropeado jamás. Mi mujer ha intentado cambiármelo por otro más actual. Yo también lo he intentado, pero no soy capaz de desprenderme de él. Lógicamente, es de los de cuerda. Cada noche, antes de acostarme, le doy cuerda. Puedo olvidarme de otras cosas, pero no de dar cuerda al reloj. Es como si me la diera a mí mismo. A veces me pregunto quién resistirá más, si el reloj o yo.

    Cuando aparecieron los relojes automáticos, sentí un deslumbramiento especial por ellos. La idea de que se alimentaran del movimiento del brazo me parecía fascinante. Compré un par de ellos, pero no fui capaz de utilizarlos. Están en el cajón de los relojes falsos que dan la hora verdadera. Excepto esos dos automáticos, todos son de pilas y todos funcionan porque se las cambio cada cierto tiempo. Un día, en un mercadillo, compré un bolígrafo Parker falso con el que escribí un cuento que envié a una revista literaria. Durante varios días, temí que el redactor jefe me llamara acusándome de haberle entregado un cuento falso. Lejos de eso, lo publicaron y me lo pagaron con dinero verdadero. Sé que el dinero era de verdad porque lo comprobé. Se trata de un cuento que ha tenido cierta fortuna, pues me lo han pedido para diferentes antologías. La verdad es que gusta y mucho, de modo que aparece periódicamente aquí o allá. Me asombra que nadie se haya dado cuenta de que se trata de un cuento falso. Pero si yo no soy capaz de distinguir una hora verdadera de una falsa, tampoco debería extrañarme que los lectores se tragaran como cierto un cuento falso.

    Viene todo esto a cuento de que a primeros de año me compré en un tenderete de la calle una agenda de marca (falsa) para el año en curso. Ignoraba que la piratería hubiera llegado a este objeto humilde y práctico, pero así es. Anoté en ella varios compromisos verdaderos que funcionaron, sorprendentemente, como auténticos. Si ponía en ella que tal día tenía una comida con Fulano, tenía efectivamente una comida con Fulano. Y los lunes de esa agenda son tan lunes como los de las de verdad. A estas alturas no sé si distinguiría un lunes artificial de uno genuino. Pero lo cierto es que los de esta agenda falsa se comportan de un modo absolutamente natural. Me pregunto si cuando acabe el año tendré la impresión de haber vivido un año falso. Quizá sí, todos lo son en alguna medida. Toda la vida tiene un componente de representación inevitable. Pero siempre me quedará el Certina de la primera comunión, que da horas verdaderas con apariencia de verdaderas. Un milagro para los tiempos que corren.

Página 5 de 7 PrimerPrimer 1234567 ÚltimoÚltimo