Pues claro, a esas edades lo normal es llevar un reloj barato de batalla para todos los días, que no pierdas mucho si se rompe, lo pierdes o te lo roban. Con el tiempo muchos querran tener un reloj mejor para los días festivos y alguno llegará a aficionarse a los automáticos.