Si fuera mío no saldría de casa, pero si no lo vas a disfrutar no tiene sentido mantenerlo. Lo más acertado es dejarlo ir, como te han dicho por aquí.