Salvo alguna trasera ciega especialmente icónica, creo que siempre es interesante poder ver el mecanismo latiendo, por muy humilde que sea.