Nunca pienso en la depreciación, porque si no no los compraba. Vamos es como si vas a casarte y ya piensas en el dia del divorcio . Y por otra parte, los segunda mano, hasta ahora, solo me han dado buenas experiencias