Pozzi. Yo compré el mío, el Bond, en 2000. Me adelantaba 3sg. día -que no está nada mal-. Pues al año siguiente, paseando por Reus, entre en Pamies, y el mismísimo señor Ruben Pamies me lo afinó: hasta hoy, nunca más se adelantó ni se atrasó: hablo de hace siete magníficos años, sin ninguna revisión, etc... Ahora me lo pongo poco, pero igualmente una maquinaria genialllllllll.