¡ Bueno, bueno! vaya hilos que sueltas, Agustí. Poco queda por decir de esta impresionante muestra de afición y pasión por los relojes, así pues,






Y un fuerte abrazo.