Si el problema fueran los relojes... ya no estíamos en crisis.
Pero no, el problema es el despilfarro, la mala gestión, la pésima distribución, la falta de honradez, la inadecuada priorización...