No hay que ser dogmático en esta cuestión. Los relojes deber tener el tamaño que el estilo y la muñeca de su dueño permitan. Sería absurdo que yo me pusiese un reloj de vestir de 44 mm, o un deportivo de 33. Existe un margen correspondencia para cada persona, de este modo mi margen es entre 34 y 42, es decir que los relojes de vestir más pequeños en mi caso son de 34, y los deportivos más grandes de 42. Y así para cada perona. Para otros el margen será de entre 38 y 46 etc..