Me alegro mucho de ver historias que como la tuya, tienen un final feliz. Pero el mal rato pasado...no lo quita nadie eh?