Hola a tod@s!!

Esta mañana he estado en el Hospital Gómez Ulla (por motivos de trabajo gracias a dios...) y en el vestibulo he podido admirar un maravilloso reloj de Antonio Canseco, construido en 1886 y restaurado en 1990, tras llevar más de veinte años sin funcionar (estaba en la torre del antiguo hospital)
Para el que no lo conozca (y le pille cerca) merece la pena.

Un saludo.