Bueno, bueno, a mi en una relojería no me aconsejaban comprar otra correa de caucho para el Sea Touch, porqué tendría que enviarlo al SAT cada vez que quisiese cambiarla. Alucinante.