Página 1 de 2 12 ÚltimoÚltimo
Resultados 1 al 10 de 13

Hilo: Un poco más de historia sobre los cronos autromáticos - Foro General

  1. #1
    Avatar de atmorte
    atmorte está desconectado Legión de Honor Forera
    Fecha de ingreso
    25-ago-2008
    Ubicación
    La Coru, Tío!
    Mensajes
    8,461

    Predeterminado Un poco más de historia sobre los cronos autromáticos

    http://www.lumberwatches.com/2008/11...onogrfico.html

    Me parece un artículo interesante

    Salutes

    [edito] FLASH!!! creo que ya ha salido hace tiempo...[/edito]
    Última edición por atmorte; 20-sep-2010 a las 23:45

  2. #2
    Avatar de nosty
    nosty está desconectado Milpostista
    Fecha de ingreso
    18-dic-2009
    Ubicación
    asturias
    Mensajes
    1,372

    Predeterminado

    casualmente ayer estuve echando un vistazo al artículo. igualmente interesante e impresionante la colección de seiko vintage de lumber.
    "las palabras bonitas, como las mujeres bonitas, se arrugan y mueren"

  3. #3
    Avatar de thinker
    thinker está desconectado Forer@ Senior
    Fecha de ingreso
    20-dic-2009
    Ubicación
    Barcelona
    Mensajes
    256

    Predeterminado

    Muy interesante si señor. Es curioso ver como se llega a un mismo fin de 3 maneras independientes en el mismo momento de la historia.
    Las ideas mueven el mundo

  4. #4
    davozs Invitado

    Predeterminado

    Que lumber se manifieste y comente algo del asunto.

  5. #5
    Avatar de astur64
    astur64 está desconectado Ya lo ha dicho casi todo...
    Fecha de ingreso
    30-mar-2006
    Ubicación
    cangas de onis
    Mensajes
    5,167

    Predeterminado

    gracias vecino, si, ya lo había visto hace tiempo pero es interesante recordarlo...el amigo lumber es toda una autoridad en japoneses
    creo que en realidad me gustaría ser un animal acuático......bueno, también me gusta cameron diaz..

  6. #6
    Avatar de daniroig
    daniroig está desconectado Forer@
    Fecha de ingreso
    05-ago-2010
    Ubicación
    Barcelona
    Mensajes
    121

    Predeterminado

    He pasado un buen rato leyéndolo. Gracias por la ilustración

  7. #7
    Avatar de Cosmos
    Cosmos está desconectado Milpostista
    Fecha de ingreso
    06-dic-2009
    Ubicación
    ya ni sé...
    Mensajes
    1,204

    Predeterminado

    Interesante, gracias Atmorte.

    Saludos
    Este es Humphrey... también le gustan los relojes, y los "sofales" y mis jerseises y.... (in memoriam )

  8. #8
    Avatar de rodwer
    rodwer está desconectado Forer@ Senior
    Fecha de ingreso
    02-jul-2008
    Ubicación
    de algun lugar
    Mensajes
    250

    Predeterminado

    Movado una gran marca a la que no se le hace justicia. Según mi juicio en el mundo relojil, ahora en el mundo de la moda y en el mercado norteamericano ya es otra historia, excelente artículo gracias atmorte

  9. #9
    Avatar de Jdepp87
    Jdepp87 está desconectado Forer@ Senior
    Fecha de ingreso
    12-mar-2010
    Ubicación
    Torrox-Málaga!!
    Mensajes
    815

    Predeterminado

    Gracias por la aportación Atmorte!, muuuy interesante

  10. #10
    luis Invitado

    Predeterminado

    Tooooodo está en el foro, tan solo hay que leer.

    Del magnífico hilo "Aquellos maravillosos años" -1969 (I)- Fly me to the moon... del compañero Mickelson, te cito la parte que trata sobre el tema, y que no tiene desperdicio:



    "Con la creciente popularidad de los relojes automáticos, los fabricantes de cronógrafos se enfrentan a un imperativo: o se ponen a desarrollar cronógrafos automáticos o seguirán viendo como sus cifras anuales de ventas se suguen erosionando. Como hemos comentado, había habido algunos intentos, como el de la manufactura suiza de movimientos Lemania que había experimentado con cronógrafos automáticos ya en 1946, pero esos calibres nunca fueron industrializados con éxito y todo se quedó en unos prototipos.

    A partir de mediados de la década de los 1960s, cuatro importantes fabricantes de relojes se implicaron en la carrera para desarrollar el primer cronógrafo automático. Al igual que Rusia y los Estados Unidos compitieron para plantar la primera bandera en la luna, o como Ford se propuso derrotar a Ferrari en Le Mans; Heuer, Breitling, Zenith y Seiko se propusierion producir el primer cronógrafo automático del mundo. Breitling y Heuer, junto a otros, trabajaron asociados; mientras que Seiko y Zenith (luego fusionada con Movado) lo hicieron cada uno por su lado.

    Pero veamos quiénes eran esos contendientes y cuáles eran sus fortalezas o debilidades.








    Fundada en 1860, Heuer presentó los primeros "cronógrafos de pulsera" en torno a 1914, y tenía una sólida reputación de larga tradición en la producción de cronógrafos y equipos deportivos para la medición de tiempo, especialmente en cronómetros, temporizadores de split-second y sistemas de cronometraje.

    Heuer ofrecía una amplia gama de cronógrafos. Desde cronógrafos de piloto en la década de los 1930s, a cronógrafos de triple calendario en la década de los 1940s y cronógrafos duros y contundentes en la década de los 1950s.




    (Catálogo de los cronógrafos de pulsera Heuer en 1945. Imagen: onthedash.com)





    En 1958, Heuer presentó su "Master Time" y los relojes de tablero de instrumentos "Monte Carlo". Pronto este par de "Rally Masters" serían utilizados por más de la mitad de los principales equipos de rallies. A comienzos de la década de los 1960s, Heuer presentó dos cronógrafos que serían muy populares entre los corredores, el Autavia y el Carrera, ambos impulsados por movimientos Valjoux. Irónicamente, Heuer producía también una línea de relojes automáticos, pero la compañía abandonó estos relojes a finales de los años 1950s, con el fin de centrarse en la producción de cronógrafos.






    (Los relojes de tablier "Master Time" y "Montecarlo", de Heuer. Fotos: onthedash.com)





    (Dos modelos del "Autavia" en el catálogo de Heuer de 1966. Imagen: onthedash.com)






    (Descripción del Carrera en el catálogo de Heuer de 1966. Imagen: onthedash.com)












    Fundada en 1873, la Buren Watch Company desarrolló numerosos calibres a lo largo de los años, siempre manufacturando sus propias piezas. Buren presentó su primer reloj automático en 1945, y desde entonces estaba tratando de desarrollar movimientos automáticos más delgados. Su calibre 525 utilizaba un mecanismo de péndulo, empotrado dentro del movimiento, en lugar de un rotor en la parte posterior del movimiento. En última instancia, este planteamiento no tuvo éxito, por lo que en 1952 Buren utilizó por primera vez un reloj automático accionado por un rotor. En 1953, Buren presentó el reloj automático más pequeño con indicador de reserva de marcha.

    En 1954, Buren patentó su "micro-rotor", que le permitió producir los relojes automáticos más planos posibles. Al reducir el diámetro del rotor (para que quepa en el radio de un movimiento comparable), y colocando este rotor en el mismo plano que otros componentes del movimiento, Buren evitaba la necesidad de colocar el rotor detrás del movimiento. Los primeros relojes Buren utilizando el micro-rotor fueron el "Super Slenders" (calibres 1000 y 1001), presentado en 1957.

    Buren licenció su tecnología a otras compañías, incluyendo IWC, Baume & Mercier, Bulova y Hamilton. Después de un litigio de patentes, Buren, también comenzó a conceder licencias de su tecnología micro-rotor a Universal Geneve.






    (El reloj automático de Buren "Super Slender", movido por el calibre 1001 con micro-rotor. Fotos: onthedash.com)




    A finales de los 1950s Charles-Edouard Heuer, entonces el Presidente de Ed Heuer & Co., empezó a considerar de qué manera podría la empresa producir un cronógrafo automático. Heuer estudió los movimientos microrotor producidos por Buren y comenzó a explorar la idea de montar un mecanismo de cronógrafo en la parte superior de este movimiento.

    Sin embargo, la idea tuvo corta vida pues incluso la combinación del movimiento más delgado Buren y el mecanismo de cronógrafo más delgado aún sería demasiado grueso para competir eficazmente con los relojes elegantes de la época. (Hay que recordar que este fue también el período del "Hamilton Thin-O-Matic").




    (Publicidad del Hamilton Thin-O-Matic)




    Todo esto cambió, sin embargo, en 1962, cuando Buren presentó un movimiento microrotor incluso más delgado, el Calibre 1280 "Intramatic". Con el espesor de este movimiento reducido de 4,3 mm a 3,2 milímetros, ahora sí parecía posible construir un cronógrafo automático adecuadamente delgado. En este punto, Heuer se enfrentó ante la cuestión de quién podría construir este módulo de cronógrafo lo más delgado posible, para ser acoplado con el movimiento de base de Buren.






    (El Buren "Intramatic" y su calibre 1280. Fotos: nakahiro.parfait.ne.jp)












    De las cuatro empresas que participan en el desarrollo del que a partir de ahora vamos a llamar movimiento "Chronomatic", Dubois-Dépraz es sin duda la compañía menos conocida para el público. Fundada en 1901, Dubois-Dépraz no fabrica relojes o movimientos, y no produce cronógrafos, pero como líder en el diseño de las llamadas "complicaciones", Dubois-Dépraz trabajaba con empresas relojeras para convertir simples movimientos de base en los relojes o cronógrafos más complicados.

    Comenzando con un simple movimiento de hora, Dubois-Dépraz tenía la posibilidad de agregar una amplia variedad de complicaciones, incluyendo un cronógrafo, indicador de reserva de marcha o calendario. Heuer se había dirigido a Dubois-Dépraz para desarrollar los movimientos de la serie 7700 de cronómetros. Este trabajo culminó en 1967, con Dubois-Dépraz desarrollando un módulo especial para el cronómetro Heuer Monte Carlo (Calibre 7714), para que un único pulsador pudiera al mismo tiempo restablecer las agujas del minuto y segundo, así como el disco de hora.

    Basándose en estas experiencias, Heuer pidió a Dubois-Dépraz que estudiara la viabilidad de desarrollar un módulo de cronógrafo que pudiera ser acoplado al movimiento de Buren. Curiosamente, Gerald Dubois (entonces presidente de la empresa) había llevado a cabo una amplia investigación sobre el diseño de un módulo de cronógrafo para ser utilizado con los movimientos microrotor Buren, y ya había discutido la idea con Buren.

    Cuando Dubois-Dépraz confirmó la viabilidad de este proyecto, el consorcio "Chronomatic" estaba casi listo para la acción. El Chronomatic sería un movimiento de palanca de 17 rubíes, consistente en dos elementos esenciales descritos como "totalmente independientes": el movimiento de base Buren (incluyendo los mecanismos de remonte automático y calendario), y el módulo cronográfico Dubois-Dépraz. En pocas palabras, un cronógrafo automático modular.




    (El movimiento base de Buren y el módulo cronográfico de Dubois Dépraz, que formarán el calibre "Chronomatic" del consorcio. Imagen: onthedash.com)










    Desde su creación en 1884, Breitling era conocida por su producción de cronógrafos y contadores de precisión para fines científicos e industriales. Si Heuer es la marca más estrechamente asociada con los corredores y las carreras de automóviles, Breitling era reconocida como la marca más estrechamente asociada con los pilotos y el vuelo. En la década de los 1930s, Breitling comenzó a producir cronógrafos de a bordo para las aeronaves, y también presentó los dos primeros cronógrafos de dos botones, que permitían al usuario parar y volver a iniciar el cronógrafo (tiempo de espera y tiempo funcionando ó time-out, time-in).




    (Cronógrafo Breitling de los años 1930s y publicidad de la misma época. Imagen: timezone.com)




    En 1942, lanzó el Chronomat, el primer cronógrafo equipado con una regla de cálculo circular en la esfera y el bisel. Diez años después, presentó su legendario Breitling Navitimer, un cronógrafo de tres registros equipado con una regla de cálculo circular, así como el "ordenador de navegación", capaz de manejar todos los cálculos necesarios para un plan de vuelo.




    (Breitling Chronomat, probablemente de 1942. Foto: watchuseek.com)










    (Uno de los primeros Breitling Navitimer y su movimiento por cuyo número de serie podría fecharse en 1953. Fotos: watchuseek.com)





    A petición del astronauta Scott Carpenter, Breitling produjo el Cosmonaute en 1963, una versión de 24 horas de la Navitimer. Otros cronógrafos Breitling de la época incluían el Top Time, Cadette, Unitime y Co-Pilot, todos diseñados para los aventureros.




    (Bretiling Cosmonaute, versión de 24 horas del Navitimer. Foto: watchuseek.com)




    Cuando Heuer, Buren y Dubois-Dépraz estaban dispuestos a embarcarse en el desarrollo de su cronógrafo automático, había todavía un último obstáculo que el consorcio debía superar. Este obstáculo era el capital necesario para financiar el proyecto. El desarrollo de un cronógrafo automático sería una empresa costosa, más de lo que Heuer y Buren podrían realizar siendo dos relativamente pequeñas, compañías independientes. Los números finales se situaron alrededor de los 500.000 Francos Suizos de la época.

    Para satisfacer esta necesidad, Jack Heuer (entonces presidente de Heuer-Leonidas) hizo algo inusual, para la década de los 1960s o incluso para hoy día. Se dirigió a su amigo Willy Breitling (entonces presidente de Breitling) para discutir la idea de una asociación. Aunque eran competidores directos en sus líneas de cronógrafos y cronómetros, Jack Heuer explicó su cooperación en el proyecto "Chronomatic" en los términos más simples. "Heuer es una marca muy fuerte en los Estados Unidos y los mercados del Reino Unido, pero más débil en Europa. Breitling era fuerte en Italia y Francia, pero tenía muy poca presencia en los EE.UU. o el Reino Unido. Ambos necesitabamos un cronógrafo automático, algo que sería difícil de conseguir para cualquiera de nosotros trabajando solo. Esta era una oportunidad perfecta para crear una asociación en la que ambos socios, aunque entrando como rivales, podrían reforzar sus posiciones ".




    (Dos rivales que se asocian para un proyecto beneficioso para ambos. Breitling y Heuer eran competidores directos en el mercado de los cronógrafos deportivos, pero se asociaron para desarrollar el cronógrafo automático "Chronomatic". El Carrera y el Top Time son ambos de mediados de la década de los 1960s. Foto: onthedash.com)




    Con Dubois-Dépraz habiendo confirmado la viabilidad de construir un cronógrafo modular, y con Breitling y Heuer comprometidos en la financiación de esta asociación única, Breitling y Heuer se acercaron entonces a Buren con su propuesta de asociación. Unirse al equipo Chronomatic era atractivo para una empresa pequeña como Buren. En comparación con los pequeños clientes que compraban sus movimientos, Breitling y Heuer constituían una gran oportunidad para Buren.

    Así pues, el equipo de Chronomatic estaba creado; dos marcas líderes en el cronógrafo, el principal fabricante de movimientos automáticos delgados, y el especialista líder en el desarrollo de cronógrafos y otras complicaciones.









    Aunque Hamilton fabricaba sus Thin-O-Matics con movimientos de alta calidad ETA, eran tan aficionados a los movimientos de Buren que, en 1966, mientras el desarrollo del movimiento Chronomatic estaba en marcha, Buren fue adquirida por Hamilton Watch Company (de Pennsylvania, USA).

    Hamilton (que se convirtió en Hamilton International SA en 1968) mantuvo la producción de relojes montados bajo el nombre de Buren como una de sus líneas económicas, junto con Huguenin (que habían comprado en 1959) y Vantage (adquirida en 1962). Mantuvieron al jefe de diseño de Buren, Hans Kocher, en calidad de presidente de Buren Watch Company SA hasta que Hamilton, a su vez, fue comprada por SIHH (más tarde llamada SMH, ahora Grupo Swatch) en 1971. Buren entró en liquidación en 1974.

    Hamilton transfirió gran parte de su propia producción a la fábrica de Buren, en Suiza, y a través de la adquisición de Buren se convirtió en socio del desarrollo del movimiento Chronomatic. Heuer y Breitling se quedaron un tanto descolocados al tener a Hamilton como su nuevo socio, pero dado que Hamilton tenía un historial limitado en la producción de cronógrafos no representaba una amenaza para los socios fundadores, llegando a utilizar sólo una pequeña parte de los movimientos producidos por el grupo Chronomatic.




    (Hamilton, del Thin-o-Matic al Chronomatic. El movimiento Intramatic de Buren, montado en el Hamilton Thin-O-Matic de esta fotografía, permitió el desarrollo del calibre 12 que es el que monta el Hamilton Chronomatic de la parte superior. Foto: ontehdash.com)






    Todo estaba a punto para que el consorcio comenzara a desarrollar su proyecto.

    Los miembros del grupo Chronomatic se dan cuenta de la importancia del secreto en su trabajo. Con cuatro socios en el grupo (y, posteriormente, cinco con la llegada de Hamilton), y un buen número de otras empresas que estarían involucradas en la producción de las cajas, las esferas y otros componentes, había muchas personas que participarían en el día a día del proyecto. La confidencialidad era de suma importancia, pues el grupo Chronomatic competía contra oponentes desconocidos con el fin de producir el primer cronógrafo automático.

    En toda la duración del proyecto, a los empleados de las empresas participantes se les prohibió pronunciar la frase, "cronógrafo automático". Jack Heuer recuerda que su padre, habiendo servido como general de brigada en el ejército suizo, insistió en que el proyecto Chronomatic debía tener un nombre de código. Con ello, esta insólita asociación se convirtió en el "Proyecto 99".

    De las cuatro empresas participantes en el desarrollo del movimiento Chronomatic, Dubois-Dépraz tenía la tarea más difícil. Si bien habría relativamente pocas modificaciones en el movimiento de base de Buren, Dubois-Dépraz tenía que desarrollar el módulo cronográfico (conocido como la unidad cronográfica 8510) a partir de cero. En consecuencia, Gerald Dubois, de Dubois-Dépraz, fue nombrado líder técnico del Proyecto 99, y también supervisó el desarrollo del módulo cronográfico. Hans Kocher, que había desarrollado el micro-rotor de Buren, fue su director técnico y responsable general respecto al movimiento base. Los jefes técnicos de Breitling y Heuer también actuaron como directivos "senior" del equipo de desarrollo del "Proyecto 99".




    (Plano del módulo cronográfico desarrollado desde cero por Dubois Depraz. El módulo se basaba en palancas y levas, en el lugar de la clásica rueda de pilares del cronógrafo. Imagen: onthedash.com)






    (La Oficina de Patentes de los EE.UU. otorgó la patente número 3.543.506, que cubre un "reloj automático de pulsera con mecanismo cronográfico " a Gerald Dubois, y otros. La solicitud de patente fue presentada el 1 de agosto de 1968, y la patente se publicó el 1 de diciembre de 1970. Los documentos de patente incluyen una detallada descripción de la construcción del cronógrafo, así como planos detallados. Para ver los documentos de la patente, haga clic aquí. Foto: onthedash.com)



    Aunque no participaran activamente en el diseño técnico del movimiento Chronomatic, Breitling y Heuer fueron responsables de diseñar una serie completamente nueva de cajas y esferas para el Chronomatic. Además, ambas empresas comenzaron a prepararse para la producción en serie de los Chronomatic, lo que supondría un trabajo significativo.

    En la producción en serie, Breitling y Heuer recibirían los movimientos de base de Buren, completarían el montaje de los módulos cronográficos recibidos de Dubois-Dépraz, combinarían este "sándwich" en un movimiento terminado y, luego montarían el cronógrafo completo. De hecho, cada uno de los socios en el grupo de Chronomatic se enfrentaba a importantes desafíos en la carrera para desarrollar y lanzar el primer cronógrafo automático del mundo.

    El resultado final es el "Calibre 11", de 13 líneas 3/4, 31 mm., espesor 7,7 mm. y consistente en dos partes distintas unidas entre sí mediante 3 tornillos: al movimiento base, versión modificada del Buren Intra-Matic, se le superpone el módulo cronográfico realizado por Dubois-Dépraz. La frecuencia original de 19.800 alternancias/hora sería aumentada posteriormente a 21.600 (Calibre 12). Los cronógrafos equipados con este movimiento se caracterizan por la corona de carga a las 9 y la ausencia de segundos continuos. Los contadores indican los minutos (a las 3) y las horas cronográficas (a las 9). la ventana del datario se sitúa a las 6.

    Para que el módulo cronográfico de Dubois Depraz se ajustara al calibre base de Buren, la placa de cronógrafo tuvo que girarse 180 grados. De modo que la colocación de la corona a las 9 fue una necesidad técnica.




    (Una de las primeras versiones del Calibre 11 Chronomatic, concretamente para un Heuer Autavia. Foto: monochrome.nl)



    Breitling empleará los Calibres 11 y 12 en una gama de Chronomatic que incluyen el Chronomat y el Navitimer , el Trans Ocean y el Super Ocean.




    (Breitling Chronomat automático, con el calibre 12 "Chronomatic", probablemente de 1973. Foto: watchuseek.com)



    Heuer los incorporará en el Carrera, el Autavia y el Monaco de caja cuadrada.




    (Muestra de producción del Heuer Monaco, referencia 1133B. Foto: onthedash.com)



    Los Hamilton se dirigen especialmente al mercado americano y mantienen el nombre de "Chronomatic", mientras que Kelek, filial de Breitling, lanza una versión con segundos continuos.






    (El Hamilton Chronomatic y su calibre 11. Fotos: Goldoff, de relojes-especiales.com)



    El Calibre 11 "Cronomatic" estuvo en producción durante aproximadamente un año, a partir de cuyo momento le sucedieron las versiones 12, 14 y 15. Como hemos dicho, el Calibre 11 oscilaba a una frecuencia de 19.800 alternancias por hora y tenía dos registros: contador de 30 minutos y contador de 12 horas cronográficas. Disponía de datario pero no tenía segundero. El Calibre 12, que lo sustituyó, tenía un mejor sistema de remonte y la frecuencia de oscilación se aumentó a 21.600 alternancias/hora, manteniendo la misma distribución que el 11. El Calibre 14 es idéntico al 12 pero con la inclusión de una aguja GMT adicional. Finalmente, el Calibre 15 situaría un segundero en lugar del contador de 12 horas cronográficas. Curiosamente, al igual que los aviones no tienen fila 13 y los hoteles no suelen tener dicha planta en los países anglosajones, no existió un "Calibre 13" probablemente debido a la fama supersticiosa de dicho numero.










    Visto en perspectiva, parece curioso que Zenith se uniera a la competición para desarrollar un cronógrafo automático. Fundada en 1865, Zenith había establecido su reputación en los años 1930s como fabricante de cronómetros y relojes militares. Galadornada con más de 1.400 premios individuales de cronometría (de ellos 1.398 primeros premios), poseedora de 176 patentes, varias plusmarcas mundiales y seis medallas en Exposiciones Universales, Zenith es sin duda una de las manufacturas emblema de la industria relojera suiza.




    (Izquierda: Publicidad de Zenith en los años 1950s, en la que se destacan las plusmarcas de precisión que detenta la manufactura. Imagen: timezone.com. Derecha: Publicidad del reloj Zenith Automatic, hacia 1957. Imagen: ebay.com)






    (Publicidad de Zenith publicada en la revista "Plaisir de France" en 1947. Imagen: Tiempos Viejos Vintage Records, Montevideo, en ebay.com)



    Siendo una auténtica manufactura, Zenith producía ella misma los movimientos para sus cronómetros. Sin embargo, Zenith ofrecía sólo una línea limitada de cronógrafos y obtenía los movimientos de sus cronógrafos de otras empresas, principalmente Excelsior Park. La presencia relativamente pequeña de Zenith en el mundo de los cronógrafos se evidencia por el hecho de que la casa no era miembro de la asociación suiza de fabricantes de cronógrafos.

    En 1960, Zenith adquirió Martel Watch Company, un productor de movimientos de cronógrafos y otras complicaciones (como calendario y relojes de fase lunar). Martel era conocido como el proveedor de los movimientos de cronógrafo para Universal Geneve y otras marcas de renombre. Al adquirir la Martel, Zenith amplió su oferta de cronógrafos y reforzó su capacidad en el diseño y la producción de movimientos cronógráficos. Poco después de su adquisición de Martel, Zenith adaptó el movimiento cronógrafico de Martel, que había sido utilizado en el calibre de la Universal Geneve 285, para convertirse en la serie 146 de movimientos Zenith, con el 146-D (un movimiento de doble registro, con capacidad de 45-minutos) y el 146-H (un movimiento de tres registros, Tri-Compax, con un registro de 12 horas).








    (En la foto superior el cronógrafo Zenith de remonte manual movido por el calibre 146 H.
    Tras la adquisición de Martel en 1960, Zenith estuvo en disposición de poder producir sus propios movimientos cronográficos, como el 146H que vemos en la fotografía inferior.Fotos: onthedash.com)




    Zenith se embarcó en el diseño de un cronógrafo automático en 1962, con la esperanza de introducir ese cronógrafo revolucionario para celebrar en 1965 el centenario de la compañía. Un calibre que llamaron "El Primero", un nombre en esperanto que traduce la universalidad con vocación humanista y por su estatus como el primero de su tipo. Su código era 3019 PHC. El calibre es también conocido bajo el nombre de "Datron HS 360", fruto de la fusión de Zenith y Movado ese mismo año 1969. Volveremos al motivo de la elección del nombre más tarde en este mismo episodio.

    Como hemos comentado, el proyecto de Zenith se consideró inicialmente para el centenario de la casa, que se celebraría en 1965, pero a medida que se iban añadiendo más características técnicas, se hizo evidente que el desarrollo llevaría más tiempo que eso. El proyecto estaba en un cierto punto muerto cuando, alrededor de 1967, Zenith se enteró probablemente a través de proveedores comunes, de un proyecto simultáneo con el mismo objetivo emprendido por Breitling, Hamilton-Buren, Heuer y Dubois-Dépraz. Al mismo tiempo, se había corrido la noticia de un calibre cronográfico automático japonés, con un sistema de embrague vertical, que Seiko estaba desarrollando.

    Decidido a ser el primero en la línea de meta, Zenith incrementó su programa de desarrollo y parece que a finales de 1968 Zenith disponía ya de unos primeros prototipos funcionales. Mientras que sus competidores del consorcio Chronomatic decidían crear un calibre de cronógrafo modular, los ingenieros de Zenith eligieron un movimiento integrado que incluía una rueda de pilares y un rotor central montado sobre cojinetes de bolas. El resultado llevó a un calibre más plano que el de sus competidores y, de hecho, fue necesario esperar al final de los años ochenta cuando Frédéric Piguet desarrolló su movimiento 1185, para ver otro éxito en la producción de un calibre de menor espesor.







    (Imagen superior: Calibre Zenith "El Primero" 3019 visto por el lado de la esfera. Imagen inferior: El calibre visto por la parte posterior. Imágenes: onthedash.com)



    Sin poder asegurarlo con precisión, algunas fuentes indican que es probable que el objetivo de producir un calibre con 36.000 vibraciones por hora no estuviera en la "hoja de ruta" inicial y que fuera en la fase de desarrollo que los ingenieros de Zenith, algunos de los cuales procedían de otras casas que habían renunciado a desarrollar esta tecnología, importaran esta idea para el proyecto de Zenith.

    La creación final de Zenith-Movado, el Calibre 3019 PHC de 30 m. "El Primero", realiza la integración completa entre el mecanismo del reloj, del cronógrafo y del remonte automático, conteniendo el grosor total en sólo 6,5 mm. La alta frecuencia de oscilación del volante (36.000 alternancias/hora) es todavía ahora 40 años más tarde, el movimiento mecánico más rápido que existe, y permite registrar los tiempos a la décima de segundo. El rotor central en latón, con corona externa en carburo de tungsteno (de peso específico mayor), rueda sobre un cojinete de 6 esferas y carga en ambos sentidos de rotación mediante una rueda de doble trinquete, garantizando energía suficiente para la alimentación del barrilete, a su vez sobredimensionado. La autonomía alcanza las 56 horas (48 con el cronógrafo funcionando continuamente).

    Al igual que en otros movimientos de alta frecuencia, hubo que emplear un lubricante especial en seco al bisulfuro de molibdeno, que la casa aplica con un procedimiento de vaporización.

    El nuevo cronógrafo se presentaría en dos versiones: la más simple dispone de tres contadores (minutos a las 3, horas a las doce y segundos continuos a las 9) y datario entre las 4 y las 5. Dispone también de una rueda tacométrica en el borde de la esfera y lo componen un total de 280 piezas. La otra, bautizada "Espada", añade las indicaciones de calendario completo (día y mes en la ventanita al 10 y a las 2 y fases lunares en el contador a las 6) y está compuesto por 354 piezas.




    (Un ejemplar del Zenith "El Primero" de principios de los 1970s. Foto: onthedash.com)






    (El calibre Zenith "El Primero" 3019 PHC. Foto: lumberwatches.blogspot.com)






    (Imagen del Zenith "Espada", con su triple datario y fases lunares a las 6. Foto: todocoleccion.net)




    Veamos cuáles son los puntos fuertes de "El Primero" en comparación con el calibre de sus competidores, el consorcio "Chronomatic".

    Probablemente la diferencia primordial entre ambos calibres es que el "Chronomatic" consistía en un cronógrafo modular en el que un calibre automático de base está acoplado a un módulo que contiene las funciones de cronógrafo. El diseño modular roba al propietario la posibilidad de observar el sistema de embrague del cronógrafo, que es una de las delicias visuales más agradables en la relojería. En el diseño modular, el mecanismo del cronógrafo se encuentra entre la esfera y el calibre de base. Un gran número de cronógrafos modulares muestran algunos saltos de la aguja de la hora, minutos o segundos cuando el cronógrafo se activa o desactiva rápidamente en sucesión, muy posiblemente porque no están aprovechando la energía de un calibre de base que no fue concebido con la intención de aceptar la carga de un tren adicional de cronógrafo. Tal vez ese fuera el motivo del cambio del Calibre 11 al 12 en los Chronomatic.

    En cambio, a diferencia de sus competidores, el movimiento "El Primero" se creó como un movimiento integrado, es decir, fue creado desde cero como un calibre cronográfico automático. Por lo tanto, "El Primero" ofrecería ciertas ventajas:

    1. El barrilete (el tanque de combustible del reloj). A pesar de latir más rápido que cualquier otro movimiento producido comercialmente, el "El Primero" todavía tiene suficiente "gas" como para ofrecer más de 50 horas de reserva de marcha.
    2. El escape (una rueda que es como un grifo que abre y cierra la alimentación del volante a intervalos regulares) - El cronógrafo "El Primero" cuenta con la rueda de escape que late más deprisa del mundo. Cuando se creó, hubo que estudiar una lubricación especial específicamente para hacer frente a la velocidad de vibración del reloj tan alta.
    3. La rueda de pilares (el centro de mando para todos los cronógrafos y la marca de distinción para todos los cronógrafos de alta gama) Esta rueda gira cuando se activan los pulsadores, permitiendo que los dedos del brazo de acoplamiento del cronógrafo descansen, ya sea en los pilares o entre ellos, lo que resulta en el cronógrafo embragado o sin embragar.
    4. El volante (el corazón del reloj, donde sus oscilaciones de ida y vuelta regulan el latido del reloj). El volante del Zenith oscila más rápido que cualquier otro y divide el tiempo en fracciones pequeñas. Oscila nada menos que 36.000 veces por hora, 10 veces por segundo, por lo que es capaz de medir los tiempos a la décima de segundo en lugar de en 1/5 parte de segundo como sus competidores.


    Por otro lado, a diferencia del "Chronomatic", la versión más simple de "El Primero" dispone ya de inicio de tres contadores (minutos a las 3, horas a las doce y segundos continuos a las 9), así como cambio rápido de fecha. Luego veremos cómo Zenith utilizaría esta capacidad "triconográfica" en su publicidad de finales de 1969.

    Movado comercializaría su versión para el mercado americano, bajo el nombre "Datron".




    (Publicidad e imagen del Movado Datron, con el calibre "El Primero" en su versión "Datron. Foto: ebay.com y farfo.com).




    La historia de "El Primero" se interrumpió en los años del cuarzo, y estuvo a punto de desaparecer según la leyenda que la propia casa se encargó de divulgar. Al parecer, un relojero de la ZENITH, desobedeciendo las órdenes de los propietarios americanos de entonces que habían ordenado destruirla por obsoleta, escondió en los sótanos de los grandes locales de fabricación la maquinaria, el utillaje, los planos de diseño y los sellos de "El Primero" para que en un futuro su producción pudiera ser reactivada.

    "El Primero" tuvo una segunda oportunidad cuando ROLEX se interesó en el calibre para mover sus Daytona a finales de los 1980s (hasta entonces de remonte manual) y aseguró a ZENITH una cartera de pedidos que justificaba reimpulsar la producción. ROLEX redujo la frecuencia de oscilación a 28.800 alternancias por hora y creó el calibre 4030.





    (Imagen de un ROLEX Daytona automático de la primera serie (Mark I) de los movidos con el calibre 4030, basado en "El Primero" de Zenith. Años 1988-1989. Foto: doubleredseadweller.com)







    (Imágenes del calibre 4030 de ROLEX para su modelo Daytona, basado en "El Primero" de Zenith con la frecuencia ajustada a 28.800 alternancias por hora. Fotos: doubleredseadweller.com)




    El calibre "El Primero" se sigue fabricando todavía, Hoy día, con sus 30 mm. de diámetro por 6,5 mm de grosor y sólo 7,55 mm para la versión con triple calendario con salto instantáneo, es uno de los más poderosos del mercado. Contiene no menos de 354 piezas, entre ellas 277 diferentes en la versión más complicada; tiene 41 tornillos y 31 rubíes, y requiere de más de 50 puntos de lubricación.




    (Despiece del calibre "El Primero". Imagen: worldtempus.com)





    El calibre requiere un total de nueve meses de tiempo de trabajo acumulado, la ejecución de 5 a 50 operaciones por pieza y 50 fresados de distinto tamaño en el lado de los puentes. Veinte relojeros están involucrados en cada movimiento y se utilizan no menos de 18 metales.




    (Zenith "El Primero" New Vintage 69, edición especial lanzada en 2009 para conmemorar el 40º Aniversario de su nacimiento, con el calibre "El Primero" 469". Foto: journal.hautehorlogerie.org)















    ... y el tercero en discordia fue la manufactura japonesa SEIKO.

    Fundada en 1881, como una manufactura de relojes, Seiko fabricó sus primeros relojes de pulsera en 1913, con el nombre "Seiko" apareciendo por primera vez en una esfera de un reloj en 1924. En 1955, Seiko produjo el primer reloj automático japonés, y en 1960, la empresa lanzó su línea de relojes Grand Seiko, diseñados para representar el mayor desarrollo de los relojes japoneses.




    (Izquierda: El primer reloj con la marca Seiko. Se trata de un reloj de pulsera fabricado en 1924. Derecha: Primer cronógrafo fabricado por Seikosha, un modelo de bolsillo fabricado en 1941, que podía registrar intervalor de tiempo hasta 30 minutos. Fotos: Seiko)




    (Cartel pintado a mano que se encuentra en el Horological Institute de Tokyo, y que muestra la fábrica de Seikosha y algunos de sus primeros productos. Imagen: Seiko)




    Para reforzar su reputación internacional de calidad, a mediados de la década de los 1960s, Seiko comenzó a participar en las competiciones del Observatorio de Neuchâtel, alcanzando un notable éxito y obteniendo reconocimiento mundial para la empresa.




    (Grand Seiko Astronomical Observatory Chronometer. Foto: tz.co.uk)



    1964 fue un año trascendental para la empresa, pues Seiko fue el cronometrador oficial de los Juegos Olímpicos de Tokio, y también introdujo su primer cronógrafo, un temporizador de 60 segundos, con un bisel giratorio (referencia 5717). Con su éxito como fabricante de relojes mecánicos robustos y precisos, Seiko se situó en condiciones de desafiar el dominio de la industria relojera suiza (incluso antes de la llegada de los relojes de cuarzo, de los cuales hablaremos más tarde en este episodio).




    (Imagen del primer cronógrafo de remonte manual de SEIKO, lanzado en 1964 con la ref. 5717. Foto: onthedash.com)





    Así como los detalles relativos a los logros del grupo Chronomatic y Zenith-Movado (Movado y Zenith junto con Mondia se fusionaron el 19 de Septiembre de ese mismo año 1969) han tenido cierta divulgación, es mucho más difícil determinar cuando Seiko presentó su primer cronógrafo automático o cuando Seiko puso ese cronógrafo a disposición del público en los canales minoristas. Casi inexplicablemente, "A Journey in Time (Un viaje en el tiempo)", un libro-historia autorizada de Seiko publicado por la propia casa japonesa en 2003, no hace mención en absoluto del primer cronógrafo automático Seiko.

    De acuerdo con fuentes actuales en Seiko recogidas por Jeffrey M. Stein en el trabajo anteriormente citado, la compañía lanzó su cronógrafo automático referencia 6139 para el mercado japonés en mayo de 1969. No queda claro, sin embargo, si este "lanzamiento" no era más que un evento de prensa o si las muestras fueron entregadas a los canales de venta en Japón en ese momento. Los números de serie, marcados en la trasera de la caja de los primeros cronógrafos Seiko Referencia 6139, cuyos dos primeros dígitos del número de serie son "9" y "3", indican la producción en Marzo de 1969. Una vez más, uno sólo puede especular acerca de si se trataba de modelos de pre-producción o de las primeras piezas de la producción en serie de Seiko para el mercado japonés, pero esa fecha sería muy anterior a la de la producción en serie de los cronógrafos "Chronomatic" o "El Primero".







    (El Cronógrafo automático de SEIKO, ref. 6139. Por las primeras cifras del número de serie (93****), podríamos fijar su fecha como de Marzo de 1969. Fotos: onthedash.com)





    Las primeras referencias de cronógrafos 6139 fueron llamados "speed timers" y tenían un único registro de cronógrafo de 30 minutos, con la fecha y el día a las 3. El bisel exterior rojo y azul se marcaba con una escala de taquímetro, mientras que un bisel giratorio interior marcaba los minutos transcurridos. La distribución mundial de los cronógrafos, junto con modelos adicionales, parece haber llegado a finales de 1969.




    (Imagen del catálogo de Seiko 1969-1970 para el mercado de EEUU, donde podemos ver todos los ejemplares disponibles del cronógrafo automático 6139. Pulsar en la imagen o aquí para descargar todo el catálogo en formato pdf desde WUS. Imagen: watchuseek.com)




    El calibre 6139 de Seiko tiene, sin embargo, soluciones originales que conviene mencionar. El movimiento de base (desprovisto del dispositivo para el remonte manual), el módulo cronográfico y el sistema de carga automática están montados uno sobre el otro; pero en lugar del embrague horizontal típico de los productos suizos, realizado a través de engranajes entre por lo menos tres ruedas, el calibre Seiko propone un embrague vertical que no precisa de sistemas de transmisión suplementarios, presentando dos ventajas importantes: la atenuación de la fricción y las dimensiones totales más contenidas (diámetro 27 mm., grosor 6,55 mm.). Fue, por tanto, el primer cronógrafo automático dotado de rueda de pilares y embrague vertical al mismo tiempo.




    (Despiece del mecanismo cronográfico del calibre 6139A de Seiko en el que puede apreciarse el detalle del embrague vertical. Imagen: watchuseek.com)






    (Despiece del mecanismo de remonte automático del calibre 6139A de Seiko. Imagen: watchuseek.com)




    Como hemos dicho, el cronógrafo proporciona la indicación de la fecha y el día (a las 3) pero no los segundos continuos ni los minutos cronográficos. Para la puesta en marcha, el paro y el reseteo de la aguja central se utilizan los pulsadores a las 2 y a las 4 como en los cronógrafos convencionales. En 1970 se le añadirá el contador de los minutos cronográficos (Calibre 6139B) y en 1971 el dispositivo de carga manual y el contador de 12 horas (Calibre 6138B).





    (Imagen del movimiento calibre 6139 de SEIKO. Foto: watches.zsebehazy.com)








    Bien, ya hemos visto las armas de cada uno de los participantes en la carrera, pero... ¿quién fue el primero en llegar a la meta? ¿quien puede arrogarse el derecho de decir que produjo el primer calibre cronográfico automático del mundo? ¿Fue "El Primero" el primero? (si me permiten el fácil juego de palabras). Veamos como transcurrió la carrera y cuáles son los motivos que hacen que, pasados 40 años, cada uno de los contendientes pueda seguir diciendo que él fue el primero.

    Con los años, ha habido una considerable confusión y debate sobre lo que parecería ser una cuestión relativamente sencilla: ¿Qué empresa (o grupo de empresas) fue el primero en producir el cronógrafo automático? ¿Fue el grupo Chronomatic (dirigido por Heuer y Breitling), la empresa Zenith (que ahora incluye Movado), o fue la japonesa Seiko?

    De hecho, la respuesta a esta pregunta puede estar precisamente en la forma en que se formula la pregunta. ¿Estamos tratando de determinar qué empresa fue la primera en anunciar públicamente el desarrollo de un cronógrafo automático? ¿O nos referimos a la presentación pública de una muestra funcional del reloj? ¿O es la primera empresa en mostrar y demostrar los primeros ejemplares de producción del reloj? ¿O vamos a entregar el premio a la primera empresa o grupo que puso cronógrafos automáticos a disposición del público, en los canales minoristas? Y si estamos considerando la disponibilidad de canales, ¿vamos a considerar cronógrafos ofrecidos sólo en el mercado local de una empresa o vamos a entregar el premio a la empresa que ofrece cronógrafos en múltiples mercados, es decir, en todo el mundo?




    (Publicidad del nuevo cronógrafo automático Heuer Carrera. Se destaca el hecho de que la corona se ha traslado a la izquierda "para recordarle que no va a necesitar dar cuerda a este cronógrafo". Sin embargo, como sabemos, para que el módulo cronográfico de Dubois Depraz se ajustara al calibre base de Buren, la placa de cronógrafo tuvo que girarse 180 grados. De modo que la colocación de la corona a las 9 fue una necesidad técnica y no un tributo a la función de automatismo. Fue un cambio hecho por necesidad, no elección. Imagen: chronomaddox.com)




    Ya ven que la pregunta no es tan simple de responder... y parece que en el pecado lleva la penitencia.

    Vamos a remontarnos al mes de Enero de 1969, y trataremos de determinar qué compañía o grupo de empresas fue la primera en anunciar, presentar, producir, vender o conseguir ventas mundiales minoristas de estos cronógrafos automáticos.

    Como ya sabemos, Zenith había comenzado el desarrollo de su cronógrafo automático en 1962, con la esperanza de lanzar el reloj para el centenario de la firma, que celebraba en 1965. El trabajo en el proyecto estuvo ralentizado o suspendido durante algún tiempo, de manera que hubo que esperar hasta Diciembre de 1968 para que Zenith tuviera sus primeros prototipos. En ese momento, Zenith prevé introducir su cronógrafos automáticos en el mes de abril de 1969, en la Feria de Basilea. Como comenzaron a circular rumores de que el grupo Chronomatic mostraría sus cronógrafos automáticos "antes" de la Feria de Basilea, rumores probablemente originados en el seno de las empresas que suministraban componentes para el equipo Chronomatic, Zenith decidió hacer un anuncio preliminar o preventivo de su cronógrafo automático.

    Decidido a ser el primero en hacer el anuncio, el 10 de enero de 1969 Zenith celebró una pequeña rueda de prensa en Suiza, en la que mostró un prototipo funcional de su cronógrafo automático (o tal vez dos o tres muestras, lamentablemente no hay documentación al respecto). Según la versión de Heuer, fue una conferencia de prensa local, cubierta sólo en los periódicos locales y regionales en Suiza, y las noticia del cronógrafo automático de Zenith no recibió amplia atención de los medios.

    En cualquier caso, Zenith reforzó su pretensión de tener el primer cronógrafo automático llamando a su nuevo reloj "El Primero". Sin embargo, estos "El Primeros" sólo se pusieron a disposición del público en los canales minoristas en Octubre de 1969, haciendo de ellos la tercera marca en llegar al mercado (como se describe a continuación). A pesar de ello, podemos estar seguros de que en Enero de 1969, Zenith anunció públicamente y presentó una muestra funcional del primer cronógrafo automático.



    Por su parte, el grupo Chronomatic había producido 100 prototipos de sus cronógrafos automáticos hacia Otoño de 1968, con Heuer y Breitling habiéndose asignado 40 de estas piezas para cada uno, y Hamilton-Buren recibiendo 10. Dubois-Dépraz utilizaría los restantes 10 prototipos para pruebas y desarrollo. Visto en retrospectiva, la producción del grupo Chronomatic de estos prototipos, con la participación de numerosas empresas que producen los nuevos diseños de cajas, esferas, agujas y otros componentes, lo más probable es que fuera el "chivatazo" al equipo Zenith de que el consorcio Chronomatic se estaba preparando para el lanzamiento de su cronógrafos.




    (Prototipo del "Mónaco" de Heuer, que podría ser uno de los primeros 10 Monacos que se produjeron. El nombre "Chronomatic", la ausencia de un número de referencia o número de serie, y ciertos detalles del movimiento apoyan la tesis de que este ejemplar pertenece al primerísimo lote de Mónacos. La pintura "Midnight Blue" parece haber desaparecido, con apenas unos pocos vestigios restantes. Foto: onthedash.com)





    Según Jack Heuer, hubo dos fases distintas en la reacción del grupo Chronomatic al anuncio de Zenith de Enero de 1969. El equipo Chronomatic se sorprendió por el anuncio, y al principio hubo sorpresa y decepción por el hecho de que Zenith pretendiera haber ganado la carrera, mostrando sólo un pequeño número de prototipos. Pronto, sin embargo, los implicados en el proyecto 99 se convencieron de que el grupo Zenith-Movado no tenía en realidad muestras de producción de su cronógrafo automático, y que la pequeña conferencia de prensa local, era un débil intento de demostrar que se había producido un cronógrafo automático, cuando de hecho, estaban todavía a algunos meses de conseguir la producción en serie de estos relojes.




    (Jack Heuer, Presidente de Heuer-Leonidas en la época del consorcio "Chronomatic", en una imagen actual)





    Cualquier competencia por parte de Zenith fue mitigada por el hecho de que era un productor de cronógrafos a escala relativamente pequeña en ese momento, y no suponía una amenaza competitiva en muchos de los mercados más importantes. Por ejemplo, Zenith fue incapaz de vender relojes en los Estados Unidos porque la empresa Zenith Radio tenía el uso del nombre con anterioridad. Casualmente, la Zenith Radio (actualmente Zenith Electronics del grupo coreano LG) acabaría comprando la manufactura suiza años más tarde... pero eso es otra historia.

    En consecuencia, el Grupo Chronomatic decidió ignorar en gran medida el anuncio de Zenith, y proceder con sus propios planes para presentar el primer cronógrafo automático del mundo, como si nada hubiera ocurrido el 10 de Enero de 1969.

    Si el anuncio de Zenith es de "perfil bajo", un evento local a juicio del grupo Chronomatic, la extravagancia del grupo Chronomatic al anunciar la llegada de su cronógrafo automático se encontraba justo en el extremo opuesto. El 3 de Marzo de 1969, Heuer, Breitling y Hamilton-Buren celebraron sendas conferencias de prensa en el Hotel Intercontinental en Ginebra, Suiza, y el edificio de Pan-Am en Nueva York, con un gran número de medios de comunicación presentes. Se celebrarían conferencias de prensa adicionales en Tokio, Hong Kong y Beirut.

    El Sr. Gerald Bauer, Presidente de la Fédération Horlogere Suisse (la asociación comercial de la industria relojera, conocida como "FH"), fue el orador principal en la conferencia de prensa en Ginebra, con otro oficial de la FH haciendo los comentarios en la conferencia de prensa de Nueva York. Se mostraron los prototipos de los Chronomatics y algunos afortunados miembros de la audiencia, seleccionados por sorteo, incluso se fueron a casa con las primeras muestras. Estas conferencias de prensa del 3 de Marzo de 1969 causan una auténtica sensación en la industria relojera suiza. ¡La era del cronógrafo automático había llegado!

    Para el investigador de hoy a la búsqueda de perspectivas en la carrera para introducir los primeros cronógrafos automáticos, la edición de Marzo de 1969 de la "Swiss Watch and Jewelry Journal" (SWJJ) atestigua la coronación del proyecto Chronomatic, una celebración de la victoria de la asociación Heuer-Breitling-Hamilton/Buren. La portada proclama que un "proyecto secreto" se ha traducido en el lanzamiento de un nuevo tipo de reloj, el "cronógrafo automático", y la hipérbole va en aumento de página en página.




    (Portada de la edición de Marzo de 1969 de la revista "Swiss Watch and Jewelry Journal" "SWJJ", que destaca a gran tipografía: "Tres compañías suizas trabajando en secreto lanzan el reloj que no existía: El cronógrafo automático". Imagen: onthedash.com)



    En seis páginas de contenido editorial, leemos cómo la industria relojera suiza reafirma su "supremacía" a través de una revolución en la relojería, con "emoción salvaje (wild excitement)" sobre el enfoque modular. El Presidente de la Federación Suiza de Asociaciones de Fabricantes de Relojes describe el "realismo valiente" de los socios. Ocho páginas de publicidad de los tres fabricantes se añaden a la locura, con un tema dominante, y es que los consumidores ya no tendrán que decidir entre un reloj automático y un cronógrafo - ahora con los Chronomatics pueden tener ambas cosas.




    (Editorial firmado por Gerard Bauer, Presidente de la Federación Suiza de Asociaciones de Indsutriales Relojeros, loando el logro del grupo "Chronomatic". Click en la imagen o aquí para leer las restantes 7 páginas de presentación, incluyendo artículos firmados por los Presidentes de las Compañías que forman el consorcio Chronomatic. Foto y archivo pdf: onthedash.com)



    En comparación con el boom realizado por el grupo Chronomatic en la edición de Marzo de 1969 del SWJJ, con seis páginas de cobertura y ocho páginas de anuncios, la presencia de Zenith en esa revista parece casi triste. Seis frases anuncian que Zenith, en una fecha no especificada, ofrecerá dos modelos de su cronógrafo automático; un solo anuncio muestra un cronógrafo.





    (Reseña de la noticia de Zenith-Movado en la edición de Marzo de 1969 de la SWJJ. Imagen: onthedash.com)








    (Anuncio publicitario de BREITLING publicado a doble página en el número de Marzo de 1969 de la revista "Swiss Watch and Jewelry Journal" "SWJJ". Imagen: onthedash.com)






    (Anuncio publicitario de HAMILTON publicado a doble página en el número de Marzo de 1969 de la revista "Swiss Watch and Jewelry Journal" "SWJJ". Imagen: onthedash.com)






    (Anuncio publicitario de HEUER publicado a doble página en el número de Marzo de 1969 de la revista "Swiss Watch and Jewelry Journal" "SWJJ". Imagen: onthedash.com)




    ¿Marketing? Tal vez. Pero... ¿qué ocurrió en la Feria de Basilea del mes de Abril de 1969?

    Basilea era el siguiente evento en el calendario de los cronógrafos automáticos. En este evento, los miembros del grupo Chronomatic fueron capaces de mostrar sus docenas de muestras de pre-producción de relojes Chronomatic accionados por el movimiento calibre 11, con múltiples modelos de Heuer, Breitling y Hamilton, en una variedad de cajas y esquemas de color. Por el contrario, Zenith tenía sólo dos o tres muestras de sus cronógrafos automáticos.

    Echando la vista hacia atrás, a esa Feria de Basilea, Jack Heuer comentaría, "Fue la Feria de Basilea de 1969 la que nos convenció a Breitling y Heuer de que estábamos, de hecho, varios meses por delante de Zenith en la verdadera carrera, la carrera para proporcionar estos cronógrafos automáticos al público en general. Para nosotros contar con 100 muestras funcionales durante más de seis meses, en comparación con las dos o tres del Zenith, dejó poca duda de que estábamos muy por delante en la carrera para poner estos relojes en el mercado ".

    Poco después de la clausura de la Feria de Basilea, en Abril de 1969, Heuer, Breitling y Hamilton-Buren entregaron las 100 muestras del Chronomatic (prototipos de pre-producción) a sus distribuidores más importantes, y la publicidad de sus nuevos cronógrafos automáticos se aceleró. En el verano de 1969, estas empresas alcanzaron una producción en serie completa de sus Chronomatics, con lo que estos relojes estarían ampliamente disponibles para el público en general, en los principales mercados detallistas del mundo.





    (Versión Chronomatic del Heuer Autavia. Este ejemplar pertenece a las primeras series de producción y fue vendido a un particular en un comercio minprista en Agosto de 1969. Foto: onthedash.com)








    (Publicidad de los nuevos cronógrafos automáticos de Heuer a finales de 1969. Foto: monochrome.nl)






    (Página del catálogo de Chronosport de 1970, que muestra la gran variedad de cronógrafos automáticos ofrecidos por Heuer y Breitling. Cada marca disponía de varios modelos, que incluían una variedad de formas de caja, tamaños, colores y funciones. Imagen: onthedash.com)




    Irónicamente, el Zenith "El Primero" parece haber sido el tercer cronógrafo automático en lograr una producción en serie, con disponibilidad minorista sólo en Octubre de 1969 y un número limitado de relojes producidos en los últimos meses de 1969. La propia publicidad de Zenith en 1969 parece admitir el segundo (o tercer) puesto final de la marca, afirmando sólo ser el primer cronógrafo automático de "alta frecuencia" del mundo, o el "primer triconógrafo del mundo", como vermos en la publicidad insertada en los periódicos españoles.





    (Anuncio publicado en el Diario "La Vanguardia Española" de Barcelona el 16 de Noviembre de 1969. En el propio anuncio se comenta la dificultad en los plazos de entrega, diciendo textualmente: "La fabricación de este único reloj, es todavía limitada, por lo que de momento, apenas se puede atender una pequeña parte de la demanda. Por ello, si usted cree que es el modelo que le conviene, tendrá pocas oportunidades de encontrarlo inmediatamente. Pero, aún en el caso de que tenga que esperar algunas semanas o incluso meses, bien vale la pena tener un poco de paciencia." Click en el anuncio o aqui para verlo a página completa. Imagen: lavanguardia.es)







    (Anuncio publicado en el Diario "La Vanguardia Española" de Barcelona 9 días más tarde, el 25 de Noviembre de 1969. En este anuncio ya tenemos una imagen del reloj, aunque se sigue comentando la digicultad de abastecimiento. Click en el anuncio o aqui para verlo a página completa. Imagen: lavanguardia.es)





    (Anuncio publicado en el Diario "La Vanguardia Española" de Barcelona unos días más tarde, el 30 de Noviembre de 1969. Cambio de slogan, aunque no de texto, que refuerza la idea de que no hay otro "triconógrafo" en el mundo. Se sigue comentando la digicultad de abastecimiento. Click en el anuncio o aqui para verlo a página completa. Imagen: lavanguardia.es)






    Probablemente sea también necesario añadir un pequeño apunte a todo esto: La pregunta de "quién ganó la carrera" entre el grupo Chronomatic y Zenith, puede tener una respuesta complicada hoy día, por el hecho de que Heuer y Zenith son actualmente propiedad de la misma empresa matriz (LVMH). En la actualidad, los materiales de marketing indican que el Zenith El Primero fue "el primer movimiento cronógrafico automático integrado, capaz de medir intervalos de tiempo corto a una décima de segundo". Por el contrario, los materiales de comercialización actuales de TAG Heuer describen el Calibre 11 como "el primer cronógrafo automático modular". Así, mientras que las dos compañías se enfrentaron, en 1969, para convertirse en la primera compañía en producir un cronógrafo automático, cuatro décadas más tarde cada una de ellas parece satisfecha de limitar sus pretensiones a la que no se puede debatir, que ambas produjeron el primer cronógrafo automático, uno de ellos integrado y el otro modular.







    (Irónicamente, antes rivales y ahora en el mismo grupo, Zenith y Heuer (actualmente Tag Heuer) forman parte del mismo grupo empresarial, LVMH (Louis Vuitton Möet Hennesy), líder mundial en artículos de lujo. Imágenes: lvmh.com)



    Entonces, ¿quién ganó la carrera?

    Cuarenta años más tarde, no hay una respuesta sencilla a la pregunta de quien produjo el primer cronógrafo automático. Se puede decir que Zenith se esforzó demasiado, haciendo un anuncio previo en Enero de 1969 e invocando el nombre de "El Primero", cuando en realidad la empresa estaba a meses de comenzar la producción o las ventas de sus cronógrafos automáticos. Sin embargo, es indiscutible que a 10 de Enero de 1969 Zenith-Movado tenía por lo menos un prototipo funcional.

    Por el contrario, parece que Seiko no se habría esforzado lo suficiente, con la compañía guardando silencio en la primavera de 1969, aun cuando la fábrica empezaba a producir cronógrafos automáticos para el mercado japonés e inexplicablemente silenciando su logro incluso en el libro de la historia oficial de la compañía. Con toda seguridad estaban pensando en algo que sería todavía más trascendental para el futuro de la industria relojera tal como la conocemos hoy... pero eso es tema de otro capítulo.

    Respecto a Seiko, el Sr. Jack Heuer recuerda: "En la Feria de Basilea en Abril de 1969, el Sr. Itiro Hattori, el entonces presidente de Seiko, visitó nuestra exposición y extendió su felicitación a la Compañía Heuer por haber lanzado el primer cronógrafo automático del mundo. Nunca mencionó que Seiko tuviera un cronógrafo automático. Visto en retrospectiva, este puede haber sido el reconocimiento más importante de nuestra ventaja".

    A pesar de las deficiencias por parte de Zenith y Seiko en este aspecto, cada una de las empresas, y por supuesto sus entusiastas, se queda con al menos una base para alegar haber sido primero;


    • Zenith fue el primero en anunciar su calibre cronográfico automático (10 de Enero de 1969) y, probablemente, construyó la mejor pieza de ingeniera relojera de la época, siendo el único calibre de los tres en discordia que todavía subsiste. Era además un calibre integrado desarrollado por una sola compañía y partiendo de cero.
    • Seiko podría presumir de haber sido el primero en comercializar un cronógrafo automático, aunque sólo fuera para su mercado local de particulares, probablemente antes de Mayo de 1969. Como el de Zenith, también es un calibre integrado, con la particularidad técnica de ser un calibre cronográfico automático con rueda de pilares y embrague vertical, y fue desarrollado por una sola compañía.
    • Finalmente, el consorcio "Chronomatic" (Heuer, Breitling, Hamilton/Büren) puede decir que fue el primero en producir en serie y vender en todo el mundo el cronógrafo automático. Se trataba de un calibre modular desarrollado sobre bases existentes y en un consorcio formado por cuatro compañías.


    Sin embargo... ¿importa demasiado quién llegó primero?

    Sin duda para los amantes de las carreras ésa es la razón de ser... llegar el primero a la meta. Pero, ¿y para los amantes de los relojes? ¿importa eso tanto?... probablemente no. Tal vez a ellos les importa más saber que en ese "maravilloso año de 1969" tuvimos la suerte de que la industria relojera nos ofreciera tres extraordinarios calibres cronográficos automáticos. Quien fuera el primero pertenece simplemente al pequeño anecdotario de los amantes de la estadística... los calibres quedan por siempre para los amantes de los relojes.






    ---oOo---



    Para la realización de este episodio, he tenido mucha curiosidad por indagar acerca del por qué del nombre "El Primero" (aparte de la obvia razón de ser el "primer" calibre cronográfico automático integrado) y la mayoría de las fuentes que he consultado remiten a que se trata de una denominación en esperanto. La propia casa Zenith da su versión en el libro "Zenith, Swiss Watchmakers since 1865" en su página 36, dice: "El Primero -cuyo en nombre esperanto traduce la universalidad con vocación humanista- ilustra el genio creativo y el refinamiento de ZENITH..." Tuvimos un bonito debate sobre el tema en nuestro subforo de vintages, en el foro de relojes-especiales.com.

    Bien... pues resulta que en esperanto "primero" no es "primero" sino "unua"... En esperanto, el ordinal se forma añadiendo el sufijo -a al número en cuestión. De modo que "uno" en esperanto es "unu", y para formar el ordinal "primero" deberíamos añadirle el sufijo -a, con lo que nos quedaría "unua". Por otro lado,
    el esperanto posee un único artículo definido, "la", el cual es invariable. Equivale a “el", “la”, “los”, "las” en castellano. No existe el artículo "el" en esperanto. Por lo tanto "el primero" no parecería ser una frase en esperanto... Y si no se refiere al ordinal de uno, es decir "primero", sino a otra palabra en esperanto, hay que decir que la palabra "primero", como tal, no existe en esperanto.

    Si estoy en lo cierto, "el primero" debería ser entonces una denominación en castellano y no en esperanto como dice la propia casa. Pero... ¿por qué Zenith denominaría ese calibre como "El Primero" (en castellano)?

    En mi búsqueda de la respuesta topé con una información que me parece muy interesante, pues no la he visto reproducida en ninguna de las fuentes que he consultado, y no han sido pocas. Este es el resultado de mi investigación.

    Aquí tienen un anuncio que se publicó en el diario "La Vanguardia Española", de Barcelona, del 16 de Noviembre de 1969. No lo he encontrado en fechas anteriores pero sí en posteriores, por lo que entiendo que era el primero que su publicaba. Lo hemos visto anteriormente cuando hablábamos de los esfuerzos de márketing de los contendientes.





    Haciendo click en el anuncio lo podrán ver a página completa. Me permito llamar su atención sobre el texto que está escrito al final del anuncio, justo debajo de la marca "El Primero", es el siguiente:






    Interesante... habla de la presentación internacional en la primavera pasada... o sea, si el anuncio se publica en Noviembre de 1969, se refiere obviamente a la primavera de 1969. Y por lo que dice el anuncio, se presentaron prototipos... dice el anuncio en su texto:

    "Cuando un prototipo de este reloj se presentó en la Exposición de Relojes-
    Joya de Madrid de este mismo año, se anunció prudentemente que su precisión era
    superior en un 300 por ciento a la exigida en Suiza para obtener certificado de cronometro con mención de "Resultados particularmente buenos"
    Tan sólo seis meses más tarde, puede asegurarse ya que aquélla definición se ha
    quedado corta. Hoy estamos en condiciones de asegurar un 400 por ciento de mejora.
    Y esta seguridad de marcha, no depende de piezas delicadas o de dudosas pilas que
    el reloj no necesita. Se trata de un instrumento sin talón de Aquiles."


    Y ... esa presentación... ¿fue antes o después del salón de Basilea, que se celebró en Abril? ¿Antes o después del 3 de Marzo de 1969 cuando el consorcio Heuer-Breitling-Hamilton/Buren presentaba el Chronomatic en New York y Ginebra? Esto parece interesante. Hasta ahora, Heuer siempre había dicho que la presentación del 10 de Enero de 1969 de la Zenith en Suiza era una presentación local a muy pequeña escala. Pero ahora parece que se habla de que hubo una presentación internacional de "El Primero" (casualmente en Madrid) en la primavera.

    Así que me dispuse a bucear en las hemerotecas de La Vanguardia y el ABC de toda la primavera por si localizaba alguna información acerca de esa exposición.

    ... y efectivamente. El día 6 de Marzo de 1969 en La Vanguardia se habla de la exposición de relojes de Madrid. Parece que se celebraría el 8 de Marzo.





    (Noticia publicada en "La Vanguardia Española" el 8 de Marzo de 1969. Imagen: lavanguardia.es)



    Clic aquí ver noticia "un millón para un reloj". No hay ninguna mención del Zenith y tampoco he encontrado ninguna crónica de la exposición en los días posteriores.

    De modo que me voy a la hemeroteca de ABC y busco hacia esas fechas. Y encuentro interesante información sobre la exposición de relojes de Madrid del 8-03-1969 en la edición de ese mismo día. En la página 4 un anuncio de la exposición
    a toda plana




    (Anuncio a toda plana publicado en el Diario "ABC" de Madrid el 8 de Marzo de 1969, Imagen: abc.es)




    y en la página 61 una crónica. Lamentablemente el periodista se embelesa con el reloj de cuarzo que atrasa un segundo en tres mil años (sic) y no nos hablan de los otros expositores, por lo que no podemos confirmar que Zenith estuviera ahí con "El Primero".




    (Crónica de la Exposición de Relojes publicada en el Diario "ABC" de Madrid el 8 de Marzo de 1969. Imagen: abc.es)



    Así pues, la exposición existió y parece que era de cierta envergadura, pues se informa que el valor total de las piezas expuestas supera los 300 millones de pesetas de la época. De modo que, parece ser, que la misma semana que el consorcio presentaba el Chronomatic en Nueva York, Zenith hacía lo propio (internacionalmente) en Madrid.

    Lo interesante sería saber en qué momento al calibre 3019 se le empieza a llamar "El Primero". ¿Antes de 1969? Por ejemplo, cuando se hace la primera presentación el 10 de Enero de 1969 en Suiza (la famosa presentación "local" y de pequeño formato que dice Heuer) ... ¿se llamaba ya "El Primero"? He seguido con mi investigación y he encontrado esta otra información:


    • En este artículo de la web www.larevuedesmontres.com podemos leer:

      Il y a très exactement 40 ans, le 10 janvier 1969 ZENITH annonçait en première mondiale la création du premier calibre chronographe à remontage intégré et à roue à colonnes...
      Le premier, c'est son nom de baptême et son nom de code : 3019 PHC. Il fut aussi appelé "Datron HS 360"...


      Hace exactamente 40 años, el 10 de enero de 1969, ZENITH anunciaba en primicia mundial la creación del primer calibre cronográfico de remonte y de rueda de pilares...
      Le premier (en francés y no en castellano o esperanto en el original) es su nombre de pila y su nombre en código: 3019 PHC. También fue llamado "Datron HS 360" ...



    • En este artículo de la web www.invenitetfecit.com podemos leer:

      ...soit quelques semaines après la présentation au public du El Primero de Zénith-Movado qui a eu lieu le 10 janvier 1969. Il est probable toutefois que le modèle Zénith présenté en janvier ne soit qu'un prototype : le cadran et les aiguilles étaient différents de ceux des modèles présentés à la Foire de Bâle le 12 avril de la même année par Zénith ou Movado et le nom El Primero n'apparaissait pas sur le cadran...

    ...pocas semanas después de la presentación pública de El Primero de Zenith-Movado celebrada el 10 de Enero de 1969. Es probable sin embargo que el modelo Zenith presentado en Enero no fuera más que un prototipo: el dial y las agujas eran diferentes de las de los modelos presentados en la Feria de Basilea 12 de abril de ese mismo año por Zenith o Movado, y el nombre El Primero no aparecía en el dial.
    Según esto, el 10 de Enero podría todavía no llamarse "El Primero"... con lo que tomaría fuerza la opción de que el nombre se le dió para la exposición de Madrid de dos meses más tarde, el 8 de Marzo.

    Ante esta información, me atrevo a lanzar una hipótesis, que sería la siguiente:


    • Zenith denominaba el calibre "le premier" (en francés) cuando lo presentó inicialmente el 10 de Enero de 1969. Sin duda, era una forma de reforzar su posición de líder en la carrera y, seguramente, era el nombre en clave que los desarrolladores le habían adjudicado (algo si al "Proyecto 99" de los competidores. La mención "El Primero" es muy probable que no apareciera en ese prototipo, según dice el artículo de "la revue des montres".
    • Al presentarlo en Madrid dos meses más tarde, el 8 de Marzo de 1969 (primera presentación internacional), tradujeron el nombre a "El Primero" para preparar la documentación publicitaria en castellano y tal vez ya grabaron ese nombre en el dial del prototipo. No he encontrado fotos de ese prototipo.
    • Imaginemos que el nombre en castellano hizo fortuna y tal vez gustara en Le Locle, porque es muy sonoro, por lo que quizás deciden dejarlo así también para la presentación de Basilea un mes más tarde. Al redactar la literatura definitiva en la documentación, alguien (francófono o germanófono) escribe erróneamente que "El Primero" es un nombre en esperanto, cuando en realidad es en español. Así queda ya escrito para siempre.
    • El 12 de Abril en Basilea se presenta como "El Primero".

      ... y así hasta ahora.


    O tal vez nada de lo que he puesto arriba tenga el más mínimo sentido y sea todo mucho más sencillo, pero... es una bonita historia, o así me lo parece.

    Lo que sí es cierto es que en un anuncio publicitario de la propia casa Zenith de finales de 1969 se dice que el calibre se llama "El Primero" así, en español, por haber sido presentado internacionalmente por primera vez en Madrid. Esta es probablemente la única información que contradice la "versión oficial" de que se trata de un nombre en esperanto. Y proviene de la propia casa Zenith."


Página 1 de 2 12 ÚltimoÚltimo