Aquí tengo el reloj encima de la mesa y mi cabezonería por cerrarlo es tal que llevo un montón de horas intentándolo y no hay manera.

Me están dando unas ganas de coger el Loctite