Creo Holdover que has dado en el clavo, y es que en realidad poco o nada nos importa si nuestros relojes dan la hora, lo nuestro mis queridos amigos es un placer, como el descorche de un buen vino, no nos importa desenroscar para poner en marcha los engranajes de un artilugio que si no fuera por unos cuantos enamorados, ya no tendrián razon de existir. Sus funciones han sido ampliamente mejoradas por artilugios electronicos y atómicos mucho más fiables y exactos. En todo caso tan solo señalar que yo pienso seguir enroscando y desenroscando, sin importarme poco o mucho si es o no práctico, simplemente por placer.