Pues cuando me acerque a comprar embutido, o a pasear por el mercado, o al mercado medieval, o al Parador de Vic-Sau, pasando por el pantano..., hay una cosa que seguro no voy a hacer: ir a la susodicha relojería