Página 3 de 4 PrimerPrimer 1234 ÚltimoÚltimo
Resultados 21 al 30 de 38

Hilo: trozos de vida...que se van. - Foro General

  1. #21
    Avatar de Paso
    Paso está desconectado Forer@ Senior
    Fecha de ingreso
    16-oct-2005
    Mensajes
    477

    Predeterminado Nada, elvin...

    no son más que tonterías que se le ocurren a uno de madrugada.

    ¡Maldito insomnio!

    Un saludo.
    Tempus fugit: y yo detrás de él...

  2. #22
    Avatar de cadiz
    cadiz está en línea Legión de Honor Forera
    Fecha de ingreso
    18-oct-2005
    Ubicación
    trabajando
    Mensajes
    8,722

    Predeterminado

    yo al menos tengo algunos a los que me uno mas y que digamos forman parte de los digamos invendibles.. el resto pasa por mis manos y caen como fruto de la CRI

  3. #23
    ulises está desconectado Milpostista
    Fecha de ingreso
    08-oct-2006
    Ubicación
    Planeta Tierra
    Mensajes
    1,745

    Predeterminado

    Cita Iniciado por elvin Ver mensaje
    Yo estoy completamente de acuerdo con el amigo Vicentegom (de un vicente a otro). Cada uno de mis relojes es un trocito de mi vida. Si no me entienden, lo aclaro, me declaro profundamente animista.






    un saludo

  4. #24
    ulises está desconectado Milpostista
    Fecha de ingreso
    08-oct-2006
    Ubicación
    Planeta Tierra
    Mensajes
    1,745

    Predeterminado

    Cita Iniciado por Paso Ver mensaje
    Y, además, es el punto de partida para llegar a los RELOJES per sé, al más allá de cualquier connotación que no sea la de que son por lo que son en sí: un instrumento inánime sobre el que desbordamos nuestro ánimo. Pero ese ánimo y pasión, siempre son nuestros y nunca de él. El problema es cuando él se adueña de ellos y se sobrepone a nosotros mismos, haciéndonos caer en la ficción de que es depositario de nuestros sentimientos y experiencias y, sin embargo éstas son, a pesar de todo, nuestras y no de él. Saberlo, comprenderlo y superarlo, es el camino hacia la diversidad, hacia la afición por ellos... sin ataduras...

    Bueno, los fetichistas seguro que no opinan como yo...

    ¡Saludos!


    disculpame Paso, me gustaria saber que opinas de gastarse 3000 euros en un reloj -o más- y cansarse de él en menos de un mes.....y créeme, no existe ánimo capcioso en mi pregunta.


    un saludo!

  5. #25
    Avatar de Paso
    Paso está desconectado Forer@ Senior
    Fecha de ingreso
    16-oct-2005
    Mensajes
    477

    Predeterminado Bueno Ulises…

    Cita Iniciado por ulises Ver mensaje
    disculpame Paso, me gustaria saber que opinas de gastarse 3000 euros en un reloj -o más- y cansarse de él en menos de un mes.....y créeme, no existe ánimo capcioso en mi pregunta.


    un saludo!

    Aunque afirmas que tu pregunta no es capciosa, no acabo de percibir tu última intención al formularla pero, de todos modos, me parece harto interesante.

    No me considero con autoridad personal o moral para juzgar así a las bravas al prójimo que, después de gastarse tres mil –o más- euros en un reloj, al cabo de un mes descubre que ese no era realmente su reloj. Son tantos y tan imponderables los factores que pueden llevar a tal desengaño, que el completo análisis de la cuestión merecería muchas páginas. De otra parte, puede incluso ocurrir en las relaciones de pareja donde, no es ya tan sólo dinero lo que el sujeto entrega, sino que se entrega todo él en persona y ánimo. No veas la cantidad de separaciones y, ahora ya directamente, divorcios que se dan al cabo de unos poquitos meses de convivencia entre la pareja, los cuales bastan para descubrir que no están hechos el uno para el otro, o simplemente que se han cansado del contrario.

    Pero bueno, trasladándonos a un terreno más materialista –al menos para mí-, tales cosas también suceden con inversiones mucho más sustanciosas que las que se destinan a un reloj. Así, una vivienda, un coche de veinte, treinta o cuarenta mil euros, etc. Nada impide que al cabo de demasiado poco tiempo descubramos que esa casa, ese piso, su calidad intrínseca, su entorno, sus vecinos, sus servicios, no sean en realidad los que esperábamos, o que el comportamiento del motor de ese apetecido coche, su fiabilidad o sus acabados no sean en realidad los imaginados.

    Afortunadamente, en el ámbito de los relojes, nos movemos habitualmente con inversiones o gastos bastante más asequibles –cada cual a su medida- que los que nos importan una vivienda o un coche, y con un coste anímico –hablo por mí- infinitamente inferior al desengaño que puedo llegar a sufrir en mis relaciones personales o de pareja.

    Un reloj es –o debería ser- al fin y al cabo un bien fungible y enajenable, y al FCV del foro me remito. Si no es lo que esperábamos o nos hemos cansado prematuramente de él –y eso nos puede ocurrir a cualquiera-, basta con ponerlo en “circulación” y tratar de venderlo. Naturalmente con ello “perderemos” una pequeña o una gran parte del dinero que nos costó, pero es que aprender una lección no siempre es gratuito, y practicar una afición como ésta tampoco.

    La alternativa estaría en pechar con la errónea compra y quedarse con el reloj objeto de nuestro desengaño, utilizarlo y, según cuentan algunos, llegar a establecer unos lazos basados en vivencias conjuntas con él, tan fuertes, que impidan que jamás lleguemos a venderlo. Desde luego, no es mi caso, pues con los objetos materiales, incluso tratándose de relojes -y a diferencia de lo que me ocurre con las personas-, no llego a establecer tales relaciones cuasi personales o “íntimas”.

    De todos modos, también comprendo a quien no piensa jamás en vender sus relojes. Le gustan, disfruta de ellos, no le cansan y no tiene necesidad de capitalizarse con su venta para adquirir otros, o simplemente se aguanta y no se compra otros que también le gustaría tener, o ya tiene los que quería y se acabó. En definitiva son formas de ser distintas y todas ellas muy legítimas.

    Pero cuando en esto de los relojes se es de naturaleza promiscua y gustan todos por lo que son en sí, pero no los podemos poseer todos a la vez por que el bolsillo no da, es inevitable entrar en ese juego de “acierto-error”, de compra y venta, de la que tanto se aprende en criterio y experiencia con ellos y que, en última instancia, nos permite el ir seleccionando y preservando aquellos que, vía comparación, sobresalen en aquellas cualidades que de ellos exigimos, más allá del siempre subjetivo y comedido ánimo que acaso podemos desplegar hacia ellos, teniendo en cuenta que son lo que son, nada más y nada menos, por más que nos empeñemos en tratarlos casi como sujetos…

    En definitiva el DRAE, en su segunda acepción define al fetichismo como idolatría, veneración excesiva.

    ¡Saludos!
    Tempus fugit: y yo detrás de él...

  6. #26
    ulises está desconectado Milpostista
    Fecha de ingreso
    08-oct-2006
    Ubicación
    Planeta Tierra
    Mensajes
    1,745

    Predeterminado

    dije que no era capciosa y asi es, la intención última de mi pregunta es conocer el punto de vista de alguien que piensa diametralmente opuesto a mí, aunque bien es cierto que aquí estoy bastante de acuerdo contigo, harina de otro costal es que a ese supuesto personaje la inmensa mayoria de sus relojes no le durase mas allá de un mes....estarás conmigo en que no seria muy normal.


    solo albergo una duda más, cuando afirmas....


    "Pero de igual modo que he renunciado a adueñarme de ese paisaje, de esa ciudad, de esa casa o de ese objeto que relaciono con la emoción sentida y vivida, renuncio también a subyugarme a ese reloj que, cumplida su misión en el ámbito de mi ánimo y sentimientos, me impide explorar a otros nuevos a los que, a su vez, asociaré a las nuevas experiencias y vivencias que el incierto futuro me depara, y es que mi afición a los relojes, como tales, está más allá de fundirme emocionalmente con ellos."



    pregunto.....no cabria la posibilidad que ese objeto pudiera llegar a emocionarte hasta el fin de tu existencia, o por el contrario esa hipotética misión de colmar tus ánimos y sentimientos tiene siempre fecha de caducidad?



    un cordial saludo!




    PD: editado para modificar la pregunta.
    Última edición por ulises; 15-ene-2007 a las 02:14

  7. #27
    Avatar de Paso
    Paso está desconectado Forer@ Senior
    Fecha de ingreso
    16-oct-2005
    Mensajes
    477

    Predeterminado Aunque…

    Cita Iniciado por ulises Ver mensaje
    dije que no era capciosa y asi es, la intención última de mi pregunta es conocer el punto de vista de alguien que piensa diametralmente opuesto a mí, aunque bien es cierto que aquí estoy bastante de acuerdo contigo, harina de otro costal es que a ese supuesto personaje la inmensa mayoria de sus relojes no le durase mas allá de un mes....estarás conmigo en que no seria muy normal.


    solo albergo una duda más, cuando afirmas....


    "Pero de igual modo que he renunciado a adueñarme de ese paisaje, de esa ciudad, de esa casa o de ese objeto que relaciono con la emoción sentida y vivida, renuncio también a subyugarme a ese reloj que, cumplida su misión en el ámbito de mi ánimo y sentimientos, me impide explorar a otros nuevos a los que, a su vez, asociaré a las nuevas experiencias y vivencias que el incierto futuro me depara, y es que mi afición a los relojes, como tales, está más allá de fundirme emocionalmente con ellos."



    pregunto.....no cabria la posibilidad que ese objeto pudiera llegar a emocionarte hasta el fin de tu existencia, o por el contrario esa hipotética misión de colmar tus ánimos y sentimientos tiene siempre fecha de caducidad?



    un cordial saludo!

    Creo haber contestado ya a tu pregunta:


    Pero cuando en esto de los relojes se es de naturaleza promiscua y gustan todos por lo que son en sí, pero no los podemos poseer todos a la vez por que el bolsillo no da, es inevitable entrar en ese juego de “acierto-error”, de compra y venta, de la que tanto se aprende en criterio y experiencia con ellos y que, en última instancia, nos permite el ir seleccionando y preservando aquellos que, vía comparación, sobresalen en aquellas cualidades que de ellos exigimos, más allá del siempre subjetivo y comedido ánimo que acaso podemos desplegar hacia ellos, teniendo en cuenta que son lo que son, nada más y nada menos, por más que nos empeñemos en tratarlos casi como sujetos…


    Matizaré un poquito más.

    No conservo mi primer reloj, ese que me regalaron por mi primera comunión, ese con el que aprendí a contar las horas y que un día se ahogó accidentalmente en la piscina.

    Tampoco conservo mi primera bicicleta, aquélla con la que aprendí a pedalear y que tanto disfruté en compañía de mis amigos, entre osadías y gamberradas propias de la edad.

    Tampoco mi primer coche, con cuya conducción disfruté lo indecible y en cuyo interior viví lo inenarrable.

    Tampoco conservo mi primer equipo de música, con el que aprendí a oirla y a comprenderla.

    Tampoco conservo mi primer transmisor de radio, con el que hice amigos al otro lado del charco

    Tampoco conservo mi primer teléfono móvil, a pesar de haber caído en su momento derretido ante la magia de su funcionamiento y tecnología, y haber conocido a través de él noticias que, sin duda, marcarían mi devenir futuro.

    No vivo en la casa en la que vine al mundo, tampoco en la que me crié, ni si quiera en la misma en la que inicié mi matrimonio.

    Y es que hasta las células de nuestro organismo se regeneran y cambian por completo en un decenio.

    No, no conservo casi nada material, más allá de lo que preciso, uso y disfruto cuando toca, pero te aseguro que en mis recuerdos y sentimientos, todas esas cosas están tan vivas como cuando las poseí. Recuerdo y recreo todo aquello que me transmitieron, enseñaron e inspiraron.

    En cambio, mi primera novia, después de más de treinta años de convivencia, es hoy mi mujer. Conservo a mi familia, a mis hijos, a mis padres y a mis hermanos. Y no cambiaría nada de ello por todo el oro del mundo.

    Conservo a mis amigos de la infancia y a todos los que, desde entonces, han ido sobreviniendo. Son “cosas” que no estoy dispuesto ni a perder ni a cambiar.

    Eso sí que son cosas realmente importantes y que merece la pena conservar.

    En cambio los relojes, por los que siento una indisimulada pasión, no son para mí más que eso: nada más y nada menos que relojes. Maquinitas maravillosas, con cara y todo pero, hasta hoy en día, incapaces de subyugarme hasta el final de mis días. Soy plenamente consciente de que soy yo quien los quiero a ellos, y no ellos a mí y que, por tanto, salvo que me toque la lotería, si quiero alcanzar nuevas cotas en esta afición, ciertos sacrificios se imponen, por lo menos mientras me quede cierto sentido de la racionalidad en el uso y disfrute de esta enganchosa e insaciable afición.

    Y, por supuesto, en este recorrido, tan amplio, cierto sentido de la racionalidad invita necesariamente a que ciertas piezas adquieran la vocación de “definitivas”, pero –para mí- siempre por su excelencia intrínseca, según los parámetros ambicionados y no porque, desnaturalizándolos de lo que realmente son, les atribuya emocionalmente cualidades cuasi humanas, como recuerdos o sentimientos que sólo poseo yo pero no ellos.

    Simplemente trato de ser pragmático con los relojes y con casi toda la materialidad que me rodea. Rarito que es uno…

    Por cierto, si opinas que piensas de forma diametralmente opuesta a la mía, me imagino que tu casa debe ser una especie de museo llena de objetos evocadores de tu propia biografía. ¡A mí no me cabrían!

    ¡Saludos!
    Tempus fugit: y yo detrás de él...

  8. #28
    ulises está desconectado Milpostista
    Fecha de ingreso
    08-oct-2006
    Ubicación
    Planeta Tierra
    Mensajes
    1,745

    Predeterminado

    hombre!, no hay que exagerar, no creo que se trate de conservar absolutamente todo (ni siquiera buena parte), ni creo haber dado a entender semejante barbaridad, simplemente que sí soy capaz de amar y conservar un objeto concreto hasta el fin de mis dias......y no!, yo tampoco conservo mi primera bicicleta, ni mi primer coche, ni primera pelota, ni mis primeras zapatillas, ni tantas otras cosas, en cambio sí conservo por ejemplo un trofeo o un libro concreto, en fin!, tal vez el rarito soy yo....



    un saludo!

  9. #29
    Avatar de Hoyanco
    Hoyanco está en línea Ya lo ha dicho casi todo...
    Fecha de ingreso
    16-oct-2005
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    5,513

    Predeterminado

    Creo que ya está todo dicho ,pero por si acaso,yo me declaro " Pasista " . Por mucho que me guste,creo que los relojes son meros objetos sin alma,y como tales el apego que siento por ellos dura tanto como que la sensación de poseerlos sea o no placentera. Varias veces ha salido de mi boca el consabido "yo nunca venderé este reloj" y pocas se ha cumplido.

    Un cordial saludo,
    Javier.

    El que sea feo...que haga los recaus de noche

  10. #30
    ulises está desconectado Milpostista
    Fecha de ingreso
    08-oct-2006
    Ubicación
    Planeta Tierra
    Mensajes
    1,745

    Predeterminado

    Cita Iniciado por Javier Franco Ver mensaje
    Creo que ya está todo dicho ,pero por si acaso,yo me declaro " Pasista " . Por mucho que me guste,creo que los relojes son meros objetos sin alma,y como tales el apego que siento por ellos dura tanto como que la sensación de poseerlos sea o no placentera. Varias veces ha salido de mi boca el consabido "yo nunca venderé este reloj" y pocas se ha cumplido.

    Un cordial saludo,
    Javier.



    pero si en eso estamos de acuerdo!, nadie -al menos no yo- le atribuye alma al reloj....simplemente preguntaba que por qué un objeto concreto, un reloj en este caso, no puede gustarnos y desearlo de por vida.........en fin!, no sé, la cuestión es muy sencilla, no hay que buscarle tres pies al gato ni salirse por los cerros de úbeda, al parecer para alguno o guardas absolutamente todo desde que naciste (en cuyo caso eres un fetichista) o no tiene sentido la pregunta.



    un saludo!

Página 3 de 4 PrimerPrimer 1234 ÚltimoÚltimo