Hace algún tiempo encontré un video en la red en el que un individuo hacía el siguiente experimento: tenía dos relojes iguales, ajustados al segundo, cogía uno de ellos y lo agitaba frenéticamente unos segundos. El resultado es que después de la operación, el reloj agitado le llevaba medio minuto de adelanto al otro.

Lástima no recordar dónde lo vi...