Hamilton tenía en su web un índice de películas en las que habían salido sus relojes.