Los ahorros, que realmente no considero míos sino que de toda la familia, no se tocan por caprichos.
No quiero que se me interprete mal, pero considero un capricho tanto un reloj, cuando ya tienes en propiedad varias piezas, como por ejemplo un viaje. Lo que hago es apartar una pequeña cantidad fija de mi sueldo todos los meses y para un sobre hasta juntar lo suficiente. Así no tengo que acudir a la cuenta corriente cuando acometo una compra y me duele mucho menos.
Lo mejor de todo es que con este sistema mi mujer no tiene manera de saber lo que me he gastado .

Salu2