A mi me pasó con un Oris F1 Williams, me lo puse un par de veces y no me gustó y volvió a la caja.
Es curioso lo que a veces ocurre, que lo veas en la joyería, te lo pruebes, te guste y después te hartes de él enseguida.