Venga, vale, lo confieso: los tengo en el cajón de la fruta del frigorífico, ocultos en chirimoyas