como lo hace mi relojero: tomar mucho aire, lanzar su aliento al cristal y limpiar con un paño de seda. Jamas ha tenido quejas de este metodo. Saludos