Ahora que lo llamaríamos vintage... me encantan estas fotos.