Hay que reconocerle el buen gusto, y no solo en relojes
Un saludo.