La sostenida demanda de relojes de lujo permitió al fabricante suizo Swatch aumentar en el primer semestre del año sus beneficios a 268 millones de dólares, un 23,6% más que en el mismo periodo del año pasado.

Según informó Swatch, las ventas crecieron un 13,1% a 1.865 millones de dólares.

Además de Swatch, la empresa es dueña de las marcas Breguet, Blancpain, Glashütte, Omega, Rado, Longines y Tissot.

Swatch se mostró además confiado en cerrar un buen año. Después del récord de 2005, las expectativas para el segundo semestre son muy altas, señaló la compañía.

En su mercado principal de relojes y joyas, las ventas aumentaron un 13,8% a 2.177 millones de dólares, con un fuerte crecimiento de los relojes de lujo más caros.

La marca de lujo Breguet volvió a conseguir la mayor tasa de expansión.

A pesar de la competencia de relojes asiáticos más baratos, el segmento básico de Swatch mostró un sólido desempeñó después de despachar su reloj de plástico número 333 millones. (DPA)