A ese reloj no hay nada que le siente mal, y hoy por hoy sigue siendo uno de mis favoritos.