Tras un tiempo algo ausente, he vuelto con otro reloj para enseñar. En esta ocasión, y siguiendo con micromarcas, traemos un modelo de Stuckx Watches, una empresa holandesa con unas tendencias setenteras.









La propuesta de Stuckx son relojes atrevidos, con un aspecto retro y ciertamente deportivo, y un mecanismo más que interesante.




El producto se nos presenta en una caja que transmite contundencia y nos sirve de preludio de la calidad del contenido de ésta:

























LA CAJA









Nos encontramos ante una caja de 42mm de acero 316L, archiconocido material por excelencia. Su forma, haciendo honor al nombre de la serie, tiene forma de cabeza de toro, alejándose de las formas completamente esféricas. La altura del reloj es de unos 13mm en la parte más alta del dial, y disminuye 2mm en su parte más baja. Esta diferencia de grosor inclina el dial hacia el usuario, mejorando y facilitando la lectura a costa de engordar levemente la pieza en su zona más distal.









La serie Bull cuenta con diales muy variopintos, algunos más sutiles que otros. En nuestro caso, contamos con la versión de color champagne, reluciente y brillante como pocos. Se trata de un dial no poco recargado, en el que se percibe la simbiosis de la deportividad del crono con la elegancia del color y los marcadores horarios. Los doce marcadores que podemos encontrar en él, tienen un relieve y un acabado notable, reluciendo sobre la superficie del dial con gran armonía.









El reloj cuenta con aguja horaria y minutera, pero los segundos los veremos reflejados en un subdial colocado a las 3. Un diseño minimalista pero bien resuelto, quitando un poco de carga al conjunto, que no anda falto de información e indicadores. La tercera aguja, como era de suponer, se trata del segundero cronómetro.









Por encima del eje central, contamos con el logotipo de la marca, en una inclusión bien acabada y levemente sobreelevada. A las tres, como veníamos diciendo, encontramos un subdial con el segundero del reloj. Al lado opuesto, a las 9, encontramos el subdial de los minutos del cronómetro; a las 6, por su parte, tenemos la indicación de las horas de cronometraje. Como vemos, las funciones para contar el tiempo no son pocas en este reloj.
























Alrededor del maravilloso dial, encontramos un bisel cerámico en negro con relieve. A las 12 podemos observar un marcador triangular en color naranja, coincidente con el pespunte de la correa. Ese marcador, como detalle, mantiene su color en la oscuridad, brillando en un naranja eléctrico con una intensidad suficiente.









En la parte alta de la caja encontramos tres componentes. En el centro encontramos una corona roscada de un tamaño muy cómodo de manejar. Por su parte, la corona no cuenta con firma de la marca, un detalle que a muchos les hubiera gustado.









A ambos lados de ésta, tenemos los botones para controlar el cronómetro. Mientras que el izquierdo permite el inicio y pausado de éste, el botón derecho restaura el tiempo, haciendo que la aguja segundera salte de forma instantánea a su posición inicial. Este salto tan mecanizado es una de las ventajas del mecanismo meca-cuarzo que contaremos más abajo.









La parte trasera es el antónimo del dial del reloj, ya que en lugar de recargada, encontramos una tapa lisa sin inscripciones, y toda la información relevante alrededor de la misma. Podemos observar datos acerca de su mecanismo meca-cuarzo y su tolerancia de 200m bajo la superficie.










El lumen, por su parte, no es el mejor de los aspectos de esta pieza. Mientras que su marcado a las 12 cuenta con un fulgor anaranjado muy vistoso, el resto de elementos del reloj no brillan como los de otras casas, obligándonos a acostumbrarnos a la oscuridad para leer la hora. Aunque suficiente, no es nada impresionante.










LAS TRIPAS




Aquí Stuckx se ha puesto las pilas, ofreciendo un cuarzo de lo más novedoso. El reloj monta un mecanismo VK firmado por Seiko con la denominación meca-cuarzo.









Los mecanismos meca-cuarzo son la evolución natural del cuarzo convencional y en esta ocasión se añade la fiabilidad de una japonesa como es Seiko. Podríamos decir que el meca-cuarzo aúna lo mejor de los dos mundos: la abrumadora precisión de los mejores mecanismos de cuarzo y la sensación mecánica de los automáticos. En resumidas cuentas, mientras que un crono tradicional con mecanismo de cuarzo cuenta con un solo motor para controlar las agujas horarias y el cronómetro, en los nuevos híbridos llamados meca-cuarzo, cuenta con un motor independiente para cada una de las funciones. Con este motor independiente ganamos aspectos interesantes: un barrido más suave al cronometrar, una precisión que asciende a 1/5s y una palanca de reseteo para el cronómetro de forma mecánica. Esto último se traduce en que, en lugar de ver como la aguja vuelve a su posición inicial con un recorrido rápido, habitual en un cronómetro tradicional, aquí veremos como la aguja salta rápidamente al 12, de forma similar a lo que nos tienen acostumbrados los cronómetros mecánicos o automáticos.




Así pues, es un salto técnico importante respecto a lo que nos tienen acostumbrados los relojes a pilas, pero es un salto arriesgado que no todos los públicos pueden llegar a entender o a valorar.










LA CORREA




El Sparkling Bull cuenta con una correa de 22mm en cuero y pespunte con hilo naranja, un color que coincide completamente con el marcador del bisel que encontramos a las 12.









La calidad de la piel no tiene ningún pero. Se trata de un corte grueso, bastante elástico, y que inspira confianza al segundo. Tras días de llevarlo en la muñeca, corroboro que la calidad de la piel es superior a la media de lo que he podido probar, muy acorde con su precio de venta.









Por su parte, la hebilla viene firmada con el nombre de la marca. Un detalle que no podía faltar en un reloj con esta presencia y ese tramo de público al que está buscando.










EN LA MUÑECA




Ponerte el Sparkling Bull en la muñeca es volver a los '70 en un instante. Todo en él nos recuerda la frescura y el desdén de aquella época. En mi humilde opinión, tiene un aire deportivo, muy acorde con su concepto de cronómetro. Es el típico reloj que imaginaríamos en la muñeca de un entrenador de Fórmula 1.









Por supuesto, eso ya lo enfoca hacia un comprador concreto, alguien que aprecie la nostalgia que inspira esta pieza. Y es que el conjunto en sí nos hará pensar en aquella época; tanto los colores vivos, el achampanado dial, el brillante bisel cerámico e incluso esa correa con el pespunte tan desenfadado y esa forma de cabeza de toro.









Debo decir que es un reloj cómodo, pero me costó acostumbrarme a él. Principalmente, no estoy acostumbrado a llevar relojes con dos niveles de grosor. Ese grosor aumentado a las 12 nos ayuda mucho a visualizar la hora, pero también se hace extraño durante los primeros días. Lo mismo nos pasa con la botonería, colocada en la parte superior de la caja, y no a las habituales 3.










PUNTOS POSITIVOS:


  • Personalidad ante todo: si hay algo que me encanta de la marca es que sus ideales están por encima del bien y del mal. Les gustan los setenta y quieren demostrarlo, pese a no ser la estética más alabada actualmente.
  • Apostando por mecanismos diferentes: aunque el mechaquartz no se inventó ayer, no son muchas las marcas que apuestan por una tecnología que, sobre el papel, se antoja la evolución natural del cuarzo convencional.
  • Materiales exquisitos: aunque cada vez se convierte más en la tónica habitual, y el precio ofrezca margen para ello, encontrar cristal de zafiro, un buen acero y una correa de tal grosor nos inspiran confianza y denotan que la marca no ha querido recortar en materias primas.






PUNTOS NEGATIVOS:


  • Precio: el coste del reloj, parcialmente justificado por sus materiales de construcción y sus tripas de avanzada tecnología, puede antojarse algo más elevado de lo esperado.
  • Detalles en personalización: aunque con un diseño cuidado, nos encantaría ver alguna inscripción en la tapa trasera y en su corona roscada, para que no olvidemos el logotipo de la marca.






[Como añadido, quisiera comentar que Stuckx Watches cuenta actualmente con un descuento de 50€ introduciendo el código:*FALL2016. ¡Aprovechad si os ha gustado!]