Aquí tenemos la tercera entrega de Vostok. En esta ocasión vamos a hablar acerca de la serie Komandirskie, la gama de entrada, ideada para el uso diario, sin centrarse de forma tan profunda en la sumersión.






Vale la pena decir que aunque Komandirskie.com tiene un gran repertorio de modelos con diales y colores muy variados, me decanté por el dial blanco por su versatilidad y su mecanismo 24h en lugar de fechador u otra complicación por darle algo de variedad.



LA CAJA


Este Vostok cuenta con una caja de 42mm, un estándar muy común en cuanto a tamaño en la actualidad. En realidad, junto con su grosor, de solo 15mm, lo convierten en un reloj con cierta presencia, pero con una apariencia muy estilizada y cómoda sobre la muñeca.


El dial, en color blanco, cuenta con marcadores cada tres horas en formato numérico y barras en el resto de localizaciones. Cada una de las horas tiene un punto de lumen con relieve que le da tridimensionalidad a la esfera. Cabe destacar que podemos encontrar este modelo en negro y verde oliva.



Contamos con tres agujas, todas ellas con lumen aplicado en la cantidad que Vostok nos viene acostumbrando. Mientras que la aguja horaria tiene forma de flecha, el minutero es del tipo lápiz. El segundero, por su parte, pintado en un rojo intenso, tiene un modelo lochform clásico.


En el centro del dial encontramos varios elementos. Primeramente, encontramos un dial con indicador 24h. Es un indicador curioso, usado antaño en los submarinos para poder saber si se encontraban AM o PM sin tener que recurrir a buscar la luz del sol, inalcanzable bajo el mar. Como podéis suponer, no era por su eterna utilidad en la actualidad, pero sí por su curiosidad, por lo que lo elegí. Aprovecho para comentar que hay otros modelos similares que cuentan con un segundero en un segundo subdial a las 10 en lugar de esta complicación.


El bisel mantiene la tipografía de los marcadores horarios. Cada diez minutos tenemos un indicador con un estilo entre táctico y futurista. A las doce, por su parte, cuenta con un marcador triangular con lumen. El conjunto del bisel tiene un acabado notable, construido en acero y con un tratamiento cepillado circular. Como contra importante, tenemos una rotación bidireccional del bisel que, además, presenta muy poca resistencia y ausencia de clicks. Como resultado de esto, tenemos un bisel que a veces se nos girará sin que nos demos demasiada cuenta, perdiendo su utilidad en cierta medida.


Como viene siendo habitual, el reloj cuenta con una corona roscada sin firmar, idéntica a la del Amphibia que ya presenté.


Por detrás, tenemos una inscripción bastante sencilla. Contamos con el logotipo de Vostok en el centro, y un patrón rayado como decoración. Alrededor de ésto, contamos con la tolerancia al agua de 100m inscrita. Recordemos que no es un reloj para submarinismo pero que, aun así, nos permitirá chapotear sin dificultad en muchas ocasiones sin miedo a dañarlo.



Para ir acabando, solamente hablar del lumen. El tratamiento de este modelo tiene una calidad similar al resto de modelos de la casa. Se trata de una potencia lumínica suficiente para aguantar una noche sin dificultad. Vale la pena destacar que, al menos en mi caso, los puntos sobre el dial tienen un brillo algo menor que el resto del conjunto.



LAS TRIPAS


El reloj cuenta con un mecanismo automático de 32 rubís modelo 2432.01. Además de las tres agujas, el mecanismo se encarga de operar un dial que nos indica la hora sobre 24h. El conjunto tiene una frecuencia de 19.800 alternancias a la hora y su reserva de carga aguanta sobre unas 31 horas.


Como ya se comentó más arriba, se trata de una caja estilizada y su grosor, de 15mm, se disimula y sienta bien en la muñeca, especialmente las nato tan veraniegas.


LA CORREA


El reloj viene con una zulú de cinco anillas en negro. Se trata de una correa de un grosor considerable, con un trenzado decente y una aparentemente buena durabilidad.




Las anillas, por su parte, parecen resistentes, aunque se rallan con verdadera facilidad.




EN LA MUÑECA


Este reloj en concreto me ha transmitido unas muy buenas sensaciones, especialmente por la calidad/precio que ofrece la serie K35 de Komandirskie.


Se trata de un reloj tremendamente barato, con un mecanismo que inspira seguridad y un diseño muy moderno para la casa de la que hablamos. A diferencia de los Amphibia clásicos, la serie Komandirskie se ha refrescado mucho en diseños estos últimos años y, en mi humilde opinión, encontramos un gran ejemplo de ello.


El dial blanco, como decía arriba, lo elegí por la versatilidad que ofrece respecto a los pantalones que ponerle. He usado el reloj con natos de cuero, con natos marineras azules y blancas y la verde oliva que podéis ver a continuación.




En resumen, creo que es un reloj que puede acabar muchas veces en la muñeca, que no tiene ese aire a veces recargado y tan soviético como otros modelos, pero que es igual de atractivo en precio.


Si aun no tienes un K35 en tu vida, habla con Nikolay y aprovecha para mojar la nato en la piscina más cercana, que seguro que te gustará.



PUNTOS POSITIVOS:

  • Calidad/precio difícil de superar: se trata de un modelo muy barato pero con acabados excelentes.
  • Diseño refrescante: lejos de otros modelos más clásicos tiene una tipografía y un bisel muy moderno.
  • Lumen más que correcto: aguanta la noche adecuadamente con una luminosidad aceptable, sin estar a la altura de otras grandes casas.


PUNTOS NEGATIVOS:

  • La resistencia al agua: aunque nos sirva para la piscina o la bañera más cercana.
  • La ausencia de fechador: ¿quién quiere fechador con lo difícil que es ponerlo en hora con los mecanismos de Vostok?
  • Bisel muy suave: a veces miraréis la muñeca y no lo tendréis a las 12.