Lo prometido es deuda, hoy os traigo otro modelo de*Vincero Collective, el Chrono S.







Mientras que Kairos Blue era un reloj sencillo y elegante, éste mantiene muchos de los adjetivos, aunque incluye funcionalidades de cronómetro sin romper con la filosofía del modelo anterior.


LA CAJA




Aunque tenemos una gran selección de modelos en la web, el modelo que nos concierne cuenta con un dial blanco con detalles en dorado.







Nos encontramos con una caja construida en acero 316L de 43mm de diámetro y poco más de un centímetro de grosor. El cristal, por su parte, cuenta con zafiro en su composición, algo poco habitual en relojes de este rango de precio.







El Chrono S cuenta con un dial blanco ligeramente satinado. Mientras que a las 12, 6 y 9 cuenta con los subdiales que comentaremos a continuación, a las 3 vemos el nombre de la marca.







Algo más abajo, entre las 4 y las 5, tenemos una ventana para el fechador. En mi opinión, la ventana es extremadamente pequeña, con una visión algo dificultosa de la cifra que se lee en ésta.







El reloj cuenta con tres subdiales para la función de segundero y de cronómetro. Todos los dubdiales cuentan con agujas doradas, así como un diseño algo excavado bajo el nivel del dial. Las marcas de cada uno de ellos están impresas sobre el dial con una muy buena calidad en cuanto a acabados, por lo que su lectura es muy agradable y sencilla. Empezando por el dial segundero, colocado a las seis, iremos viendo cada uno de ellos.







A las 12, por su parte, tenemos el indicador de los minutos*de nuestro cronometraje.







Por último, a las 9 tenemos el subdial que nos indicará las horas que lleva nuestro cronómetro trabajando.







Girando sobre estos diales, contamos con las tres agujas correspondientes. La minutera y horaria del reloj con un diseño de lápiz de corte muy estrecho y con un leve pero agradecido toque de lumen en su eje longitudinal, así como la aguja segundera del cronómetro.







Más allá de esto, contamos con unos bellos marcadores insertados sobre el dial. Se tratan de unos marcadores sobreelevados del mismo dorado que el resto de componentes mencionados. Vale la pena remarcar los acabados de los mismos y la sobriedad que le da al conjunto.Por fuera de éstos, este modelo cuenta con un bisel fijo en el que vemos indicaciones numéricas cada cinco minutos y marcadores cada veinte segundos, en un negro sobre blanco, coincidente con el usado en los subdiales.







Si tumbamos el reloj, a nuestra derecha tenemos la botonería que cabría esperar. Cuenta con una corona central, no roscada, pero firmada, con la que modificaremos el propio reloj y su fecha. Como cronómetro, cuenta con un botón superior para activar y pausar el cronometraje, mientras que el botón inferior servirá para reiniciar el contaje.







Si volteamos el reloj, se desvela una brillante tapa trasera. Pese que en la web pueda parecer que cuenta con el inserto de mármol como lo hacía el Kairos Blue, no es así. En su lugar, toda la tapa reluce con un acabado pulido. En el centro de ésta veremos el logotipo de la marca. Alrededor, como viene siendo habitual, leemos las especificaciones generales del modelo.









LAS TRIPAS




En el interior del Chrono S encontramos un mecanismo de cuarzo de la marca Citizen. Se trata de un sencillo cuarzo, pero de una casa que inspira confianza. Se echa de menos un mecanismo automático, pero de ser así se engordaría el grosor de la caja y el del precio del producto. El grosor del conjunto es lo suficientemente escueto como para ser usado con las camisas de puños más estrechos, convirtiéndolo en un buen aliado para los días más formales.









LA CORREA




El reloj viene con una notable correa de cuero de vacuno en texturizado tipo cocodrilo de color marrón.







El grosor y la elasticidad de la correa no tienen ningún reproche por mi parte. Es una correa de buena calidad, que se amoldará fácilmente a la forma de tu muñeca y que inspira confianza.







En su hebilla de acero pulido encontramos la firma de la marca con un acabado muy digno. Se agradece que la marca haya tenido todo tipo de detalles como la personalización de sus componentes.






EN LA MUÑECA




Ya hablé hace unas semanas del Kairos Blue y de sus buenas sensaciones. El cronómetro, por su parte, no podía distar mucho del anterior modelo.




Las sensaciones en cuanto a la calidad de los acabados, son igual de fabulosas que con el reloj más sencillo. Se trata de una pieza con unos acabados tremendamente contundentes, mantiene los materiales y conserva, como era de esperar, el zafiro en su cristal. No tengo pegas en esos aspectos por el precio al que se consigue, que dista poco de los 100€.




En cuanto a la inclusión de una leve capa de lumen sobre las agujas, siempre es bienvenida. No esperéis un brillo cegador, pero lo suficiente para ser visible a altas horas de la noche, cuando nuestras pupilas hayan dilatado lo suficiente y los bastones estén dispuestos a captar poca luz. Prefiero encontrarme con poco lumen que echarlo en falta.







A la muñeca, es un reloj cómodo y ligero, que no cuesta de llevar. Su escueto peso lo hace muy agradable. La correa, como ya pasaba con el Kairos, se amolda de forma rápida a nuestra muñeca, por lo que pronto notaréis que el reloj se posará de forma natural en ella. Su diseño, sin ser tan dressy como el anterior, se mantiene serio y elegante, muy apto para una camisa, aunque puede que no tanto para un traje diplomático. Aun así, no se aleja del estilo del anterior, quedándose muy lejos de los relojes deportivos, y siendo algo más neutral que su compañero Kairos.




El funcionamiento no dista del resto de cronómetros, con una botonería sencilla y bastante suave en su uso. No fallaremos a la hora de presionar el activador del cronómetro, por lo que cumple su función de maravilla, pudiendo calcular los tiempos que necesitemos. Sus subdiales, ya descritos arriba, se visualizan de forma cómoda y con la información muy legible.




En definitiva, si el Kairos me parecía un buen reloj para vestir, que vale lo que cuesta y que cumple con su función de forma rotunda, el Chrono S me ofrece unas sensaciones similares, con un punto más de informalidad. El precio, poco superior al del Kairos, creo que es más que aceptable, por el añadido de la funcionalidad cronómetro que nos ofrece este modelo. De nuevo, Vincero ha sido un gran descubrimiento para los que buscamos un cuarzo sencillo pero con buenos materiales para las situaciones más sofisticadas.






PUNTOS POSITIVOS:



  • Diseño sobrio y elegante: pese a su función crono, se trata de un reloj que viste.
  • Precio ajustado: teniendo en cuenta el precio del Kairos y de los materiales que usa, especialmente el zafiro y el lumen sobre sus agujas, es un precio muy competente.






PUNTOS NEGATIVOS:


  • No brilla lo que debería: no está mal que incluyan una capa de lumen, pero no será visible cuando la luz sea tenue ni cuando no se haya cargado correctamente.