Hace poco descubrí otra marca oriental que desconocía. Tras mi interés por Phoibos, decidí tirarme a la piscina con Spinnaker, porque los relojes siempre vienen de dos en dos...





Dentro del amplio catálogo de la marca me decidí por una de sus novedades, el Tesei en titanio, más que por su diseño, al que le faltan elementos originales para destacar en el mercado, por su material usado en su caja.









LA CAJA


Nos encontramos ante una caja de 42mm que, como elemento diferencial, ha sido construída en titanio, un material tan resistente como liviano, haciendo que su caja baje de los 100 gramos. Su cristal cuenta con zafiro por lo que podemos estar tranquilos en cuanto a su durabilidad.





Nos encontramos ante un dial rugoso de grano grueso sobre el que han impreso idénticas marcas para cada minuto, con un grosor levemente mayor cada cino. Sobre esto encontramos incrustrados marcadores rectangulares a cada hora, excepto en su ventana a las 3 y a las doce, donde la indicación es doble. Por encima del eje central observamos el nombre de la marca inscrustrado en plateado, con una estilosa firma y un acabado notable.





Si nos centramos en las agujas encontramos un diseño básico, con poco a destacar, habiendo preferido un diseño más atrevido y original. Su segundero, por otra parte, cuenta con su aplicado en lumen que lo hacen compatible para el submarinismo.





El bisel es cerámico, construido con un acabado rugoso y mate. En el ejemplar que he adquirido cuenta con un color azul marino con una tonalidad ligeramente eléctrica que le da algo de vida al conjunto y siendo el mayor aporte de color al ejemplar, además de su especificación de profundidad impresa en tinta roja sobre el dial. El borde del mismo cuenta con unos dientes sin picos con un acabado igual de rugoso que el resto de la caja, que hacen que se pueda accionar de forma cómoda, quizás con excesiva holgura.





Por su parte, la corona cuenta con una firma bien detallada del logotipo de esta marca y se encuentra abrazada por los costados, haciendo que sea cómoda en la muñeca sin dificultar su accionamiento.





De noche este Tesei brilla suficientemente, aunque tampoco es uno de los modelos que más me haya impresionado. Vemos como todos los elementos cuentan con una aplicación de pigmento luminiscente que, según especificaciones, se trata de C5 de SuperLuminova.









LAS TRIPAS


Aquí encontramos la mayor decepción del conjunto y es que no encontramos especificaciones acerca de su mecanismo que, aparentemente, podría tratarse de un Miyota 82XX, por sus veintiún rubís. Por su parte, la trasera vista es un detalle agradable y su mecanismo giratorio, personalizado por la marca, solo falta de más detalles para cumplir con su cometido e inspirar esa confianza que esperamos de un modelo de este precio.





En las inscripciones si encontramos su tolerancia al agua de 20ATM y destaca su material de construcción, el liviano titanio, y su cristal en zafiro.






LA CORREA


Para agarrarse a nuestra muñeca cuenta con un ancho de bandas de 22mm y una correa de cordura que, en el modelo adquirido, era negra.





Al tacto, encontramos una correa bien tejida y que le confiere un aire naval muy conseguido que combina perfectamente con su bisel azulado. El grosor de la correa es destacable, otorgando una rigidez algo superior a la esperada que, por suerte, se amolda a nuestra muñeca en una noche o dos. Habrá que ver su durabilidad, dada la costura que no me deja claro si es de la calidad que cabría esperar, pero tras varias semanas se mantiene como el primer día, a falta de más tiempo.





Su hebilla cuenta con la firma de la marca con su personal tipogfrafía. Aparentemente, la construcción de la hebilla ha sido fabricada en titanio y cuenta con ese rugoso cepillado que envuelve a toda la caja.






EN LA MUÑECA




Para ser el primer modelo de la marca la verdad es que no puedo negar que tenía ganas de lucirlo durante un tiempo, evitando cambiarlo de mi inquieta muñeca y dejando tiempo a que su gruesa correa se amoldara adecuadamente, lo cual pasó tras las dos primeras noches.





Se trata de un reloj que por su cepillado, se muestra poco brillante y que sus 42mm lo hacen contenido en la muñeca, algo que suele gustarme, sin buscar llegar a los habituales 43mm. Su cepillado evita que las huellas se plasmen a la primera de cambio y, al menos espero que disimulen los primeros pelillos del uso diario. Su diseño, como ellos mismos determinan, es claramente utilitario aunque eso, a ojos del comprador, y me incluyo, se pueda interpretar como falto de algún elemento original que lo diferencie de un estilo tan visto en las relojerías.





Lo que más quise tener en cuenta era su peso que, según su ficha, es de tan solo 80 gramos si nos ceñimos a la caja, pero que aumenta por la codura que lo envuelve a nuestra muñeca. Sin haberlo pesado con báscula por falta de medios, se confirma que nos encontramos ante un reloj de una liviana producción y que hace que la comodidad aumente considerablemente tras el uso diario prolongado. Para aquellos que busquen algo que pase inadvertido en nuestra muñeca encontramos un modelo poco chillón, escasamente brillante por su cepillado y que no vamos a notar que llevamos encima.






PUNTOS POSITIVOS:



  • Un diseño bien combinado: siendo un modelo diver poco arriesgado en cuanto a originalidad, se trata de un reloj con presencia y que transmite calidad.
  • El titanio como material diferenciados: un elemento duradero y muy liviano que, junto con ese rugoso acabado, le da un carácter personal a un modelo escasamente original.
  • Una correa notable para finalizar las buenas sensaciones: con una cordura de buena calidad que, en cuanto la tocas, presenta el grosor que esperamos de un reloj de este rango de precio, aunque echando de menos una segunda opción para redondear su dotación.






PUNTOS NEGATIVOS:



  • Un precio elevado para lo que ofrece: siendo carne de algún descuento, cosa que suele ser habitual en su tienda online para llegar a una cifra más lógica para un modelo de estas características.
  • Falta de información del mecanismo: sin contar con una especificación concreta del mismo en su web y suponiendo que nos encontramos ante un Miyota sin saber su modelo.