Esta vez vuelvo a traer un reloj de la marca japonesa Rhythm.







En esta ocasión se trata de un reloj de vestir con un cristal abombado y un perfil delgado que nos transmite las sensaciones de un conocido modelo de la marca Orient. El reloj fue adquirido a través de una tienda patrocinadora del foro donde los precios suelen ser de lo más competitivos.






LA CAJA


Nos encontramos ante una caja de 40mm escasos, aunque aparenta más dado el diseño de la caja sin bisel. Su grosor es de tan solo 10mm, cosa que le confiere al conjunto solamente 125g de peso. Sobre la caja preparada para la operación bikini encontramos un cristal abombado que no cuenta con zafiro en su composición.







El diseño del dial azul metalizado es sencillo, añadiendo elegancia al conjunto. Encontramos un fondo levemente granulado que hará que el color se modifique con la incidencia de la luz. Sobre el eje central encontramos incrustada la marca del reloj con una curiosa y curvada tipografía. Bajo el nombre de RHYTHM encontramos la gama de la colección más elegante: Dynasty. Por debajo del eje encontramos una escueta pero necesaria mención a su mecanismo.







Los marcadores son sencillos y elegantes. Se tratan de barras incrustadas en pulido metal. Entre los marcadores vemos marcas directamente impresas sobre el dial. El tamaño de las marcas, así como la numeración cada diez minutos, se vuelve discreto dada la curvatura del propio cristal, por lo que ayudan cuando sea necesario acotar los minutos actuales pero no ensucian la simplicidad del diseño.







A las tres encontramos una ventana de un tamaño adecuado en el que leer la fecha actual. El negro sobre blanco la hacen visible sin dificultad.







Si giramos el reloj hacia su lado izquierdo veremos la corona. De un tamaño acorde con el grosor de la caja, sigue siendo cómoda de accionar. No se encuentra roscada, ni lo esperaba. Por otra parte, sí encontramos una corona firmada con la R que sirve de logotipo para la marca.







Para acabar los detalles de la caja, hablaremos de las agujas. Su diseño es sencillo y filiforme. Vemos como la minutera y segundera acaban con una ligera curvatura cóncava para evitar llegar a tocar el cristal. Curioso a la vez que vistoso. Como podéis imaginar, ninguno de los elementos tiene aplicado lumen, por lo que no veremos la hora cuando caiga el sol.











LAS TRIPAS







En el interior del Dynasty Blue encontramos un mecanismo Miyota 9015. Más que conocida, la serie 9XXX aúna prestaciones y fiabilidad. En su cara trasera encontramos una ventana que nos permite ver el giro de su mecanismo y la firma del modelo de Miyota que usa el reloj. La tolerancia al agua del conjunto son 50m, más que suficiente para un reloj de uso diario o, en todo caso, de situaciones en las que el submarinismo y las sumersiones no serán nuestro objetivo.






LA CORREA







Pasamos al apartado que menos se suele cuidar en relojes de este rango de precios. Aunque se trata de una correa funcional y que apruebo, no llega a la calidad del resto de componentes. Aunque parezca un punto negativo, sinceramente, puestos a recortar costes para mantener un precio tan competitivo, prefiero que sea en este componente.







Se trata de una correa metálica de 20mm de ancho que, al menos en apariencia, no parece ser maciza. El resultado es el esperado: funcional y liviana como el resto de componentes del producto. Los acabados, pese a ser correctos, no igualan los de la caja y, en especial, los del magnífico dial y agujas.











EN LA MUÑECA


Tenía ganas de adquirir un reloj bambiniforme que fuera delgado, elegante y sencillo.




Tras las experiencias con la marca que os he ido narrando, tenía suficientes razones para probar un nuevo modelo y dejar en standby la adquisición del clásico must-have de Orient.







Las sensaciones son excelentes. Las medidas son las esperables en este tipo de reloj. En mi muñeca de 17cm se nota suficientemente contundente. La presencia se mantiene por la falta de bisel, haciendo que el dial se aprecie grande, traicionando a nuestra mente y vistiendo como un submariner de 42mm. Acompañado de sus 10mm de grosor se acopla a nuestra muñeca perfectamente, sin sobresalir en ninguna camisa y sin obligar a desabrochar botones. Por si su comodidad no estuviera ya justificada, su peso acompaña al resto de características, haciéndolo casi inapreciable.







Como ya se ha comentado, la única pega es su correa. Pese a no ser la mejor, la he usado durante días, sin quejas en cuanto a comodidad. Se aprecian pelos con facilidad dado su pulido, pero el reloj se coloca en otra dimensión cuando le cambiamos los pantalones. Esta pieza lleva escrito en su frente “ponme una nato” o, en mi caso, una correa perlón que consiga mantener la elegancia del diseño y la comodidad y versatilidad de las correas de nylon trenzado. Su esfera azul marino nos permite jugar con los colores de las correas, tolerando grises, azules y otros tonos crema sin despeinarse.


PUNTOS POSITIVOS


  • Delgado y elegante: su escueto grosor nos recuerda a los Bambino que homenajea. Un reloj perfecto para llevar bajo los puños de una camisa.
  • Un mecanismo Miyota 9XXX: en un cuerpo tan esbelto se ha logrado introducir un mecanismo de gama media y con gran fiabilidad.






PUNTOS NEGATIVOS


  • La correa no brilla tanto como el resto: aunque mantiene una calidad/precio muy competente, la armis es su elemento menos impresionante.