Como ya había prometido, sigo la pista de todo lo que Phoibos saca al mercado, y este Sentinel me tenía intrigado desde que apareció como proyecto en su web.





Se trata de un modelo de caja cuadrada con algún que otro detalle curioso del que os quería hablar a continuación.






LA CAJA


Nos encontramos ante una caja de 42mm, un tamaño que aparenta más de lo que podría parecer por su corte cuadrado en lugar de redondeado. Sus materiales de construcción son el acero 316L y un cristal, como siempre en esta casa, de zafiro.





En cuanto al dial, encontramos uno texturizado de una forma rugosa con un verde muy militar. El conjunto apuesta por la visibilidad y legibilidad, contando con indicadores de gran tamaño y dígitos sobredimensionados cada tres horas. Por encima del eje vemos el pulpo de la casa mientras que por debajo del mismo solo vemos su denominación automática, sin más detalles técnicos.





Sus agujas son humildes. Las dos principales cuentan con un diseño en forma de lápiz con su mitad interior vacía, permitiendo que todo sea más verde si cabe. La aguja segundera, por su parte, es filiforme y solamente cuenta con una pintura roja intensa en su cuarto distal, sin ningún componente luminiscente.





La ventana para la fecha, situada entre las cuatro y las cinco, tiene un tamaño más pequeño del que me gustaría, contando además con una inclinación perpendicular que rompe, en mi opinión, el diseño limpio del conjunto. No me cuadra un fechador tan pequeño con indicadores horarios de tal tamaño.





La corona roscada nos recuerda no solo en su diseño sino también con la estrella, nunca mejor dicho, al diseño del Seagull Military. Contamos con un perfil que nos recuerda a las cadenas de los tanques, haciendo que su agarre sea adecuado. Lo más destacable es que, por primera vez en mis manos, tengo un reloj que cuenta con lumen en su corona. ¿Útil? No, pero me gusta ese detalle.





Además de en la corona, encontramos SuperLuminova C3 tanto en sus dos agujas principales como en los marcadores horarios del dial. Su visibilidad tras un poco de contacto con una fuente de luz es notable, como ya pasaba con sus modelos previos.









LAS TRIPAS


En el interior de la cuadrada caja gira un Miyota 9015. Un mecanismo acorde con el precio y que era de esperar, ya que fue usado en su modelo anterior. Habrá que esperar a su siguiente reloj para poder disfrutar de un ETA 2824-2, algo que me llama mucho la atención.





En su trasera reluce un detallado escudo en relieve que bien podría ser una insignia militar. El conjunto puede sumergirse hasta 200 metros, unos datos suficientes para un uso diario pero que, dada su falta de bisel y segundero iluminado no suele ser adecuado para bucear.






LA CORREA


La dotación de Sentinel contiene una correa de piel en color marrón que me recuerda al tono y pespunte de las Hirsch Liberty, aunque con una calidad más modesta. Pese a esto, me ha gustado bastante más que la que venía incluida en el Eagle Ray, su anterior proyecto. Aquí encontramos una correa gruesa y algo rígida, pero con un tacto agradable y un pespunte bien tramado y tenso.








Como alternativa, también incluye de forma gratuita una correa zulu en color verde kaki que nos permite llevarlo en condiciones más húmedas y traviesas que la anterior, pero que deja mucho que resaltar por ser de un color demasiado similar al del dial. Su calidad es notable, con un grosor nada exagerado y un trenzado que, al menos en apariencia, parece de calidad.









EN LA MUÑECA


Este Sentinel demuestra que los pequeños detalles también pueden dejar imprenta en un diseño que, por otra parte, no es el más original de la marca. Mientras que su dial me recuerda directamente a los colores y marcadores del Seagull Military, su caja cuadrada se aleja de este diseño que tanto me gusta.





El reloj no es pequeño, pero no pesa en exceso y queda bien en muñecas de 18cm, cubriendo con su longitud la parte delantera y haciendo que la correa abrace bien la circunferencia.


Puede descuadrar el hecho de que, pese a soportar los 200m de profundidad, no cuenta con una aguja segundera iluminada, haciendo que pocos de los que se sumergen vayan a pensar en el Sentinel como su herramienta y compañero de viaje. Un detalle algo incomprensible pero que copia directamente, de nuevo, el modelo chino de Seagull.





Con todo esto, nos encontramos con otro reloj que mantiene unos estándares de producción más que notables y con un precio al que pocas pegas se le pueden poner para ser un modelo con un Miyota de este calibre y unos acabados tan agradables. Por el momento, nada me aleja de la marca, aunque su siguiente proyecto, el Great Wall, sea algo más peculiar en su diseño, especialmente por el empedrado de su dial.






PUNTOS POSITIVOS:



  • Los acabados a los que nos tiene acostumbrado Phoibos: manteniendo una producción excelente por el precio de la pieza. En este caso hasta la correa de cuero, un asunto pendiente en muchas marcas chinas, es más que usable.
  • Una corona con lumen: no hay nada más que añadir.






PUNTOS NEGATIVOS:



  • Menos original en su diseño: inspirándose en gran medida en el reloj militar de Seagull.
  • Segundero sin lumen: cosa que lo hacen incompatible con la mayoría de chapuzones mínimamente serios.