Tras más semanas sin escribir de las que me gustaría, puedo hablaros de otro reloj de Phoibos. Fue un usuario de HablemosDeRelojes quien se percató que, además de algunos diseños más originales, la marca china contaba con su habitual homenaje a los Submariner más clásicos.





El modelo en concreto lo podemos encontrar en negro, verde y azul. Por escapar del clásico negro y al ver que el color presenta un acabado brillante eléctrico, me decanté por el modelo azul.




LA CAJA





Nos encontramos ante una caja de 40mm con una buena presencia. Construida en acero 316L y coronada por un cristal de zafiro, le confieren una solidez destacable. Su peso es de tan solo 177 gramos, parte de la reducción es debida a que su correa, sin ser chapada, no tiene unos eslabones completamente macizos.





En el modelo que nos ocupa encontramos un dial azul con un acabado metalizado que le confiere un agradable efecto ante la luz incidente. El bisel comparte color y acabado, dejando una caja gratamente armónica a la vista.




Dentro del dial encontramos el nombre de la marca por encima de su eje central. PHOIBOS con una tipografía clara y sin florituras, en blanco sobre azul. Bajo el eje, encontramos la denominación de DIVER con una resistencia de 300m y su mecanismo de tipo automático.




Los indicadores horarios son variados. Partiendo del clásico marcador triangular a las 12, encontramos marcadores rectangulares de considerable tamaño cada tres horas y, completando el círculo, marcadores redondeados en las horas restantes. Todos ellos, como veremos a continuación, con pigmento aplicado.





En cuánto a las agujas, no hay nada de original. *Pese a esto, encontramos materiales de gran calidad. Un segundero filiforme con su indicador luminiscente que nos permite usarlo bajo el mar, así como la aguja horaria en forma de Mercedes y una minutera en forma de lápiz. Remarcar la calidad de los acabados que pueden compensar, con creces, la falta de novedad en el diseño.









El bisel, por su parte, es unidireccional. Acabado metálico y clicks finos y contundentes. No se acciona con facilidad, cosa que inspira seguridad. Las marcas de los minutos lucen en un color plateado y unas líneas bien marcadas, en concordancia a la calidad del resto de materiales.





Si giramos el reloj, encontramos un perfil de 14mm de grosor. A las 3 encontramos una corona roscada, como no podía ser de otra manera. La marca firma con una P relativamente adornada. Un diseño vistoso sobre una corona que rosca con facilidad y, pese a las jorobas laterales que aumentan la comodidad en la muñeca, no se hace difícil de accionar.









Por último, destacar su aplicación de BGW9 en las agujas, sus marcadores y el indicador de las 12 del bisel. Una buena cantidad de pigmento que se ajusta al color del resto de la caja y que, al incluir lumen sobre la segundera, lo convierte en apto para submarinismo.







LAS TRIPAS


Dentro del reloj gira un mecanismo Miyota 82S0 automático. Dada la gama y precio de la unidad, no se puede pedir mucho más. Lejos de un ETA, este mecanismo ofrece una precisión aceptable y la confianza de su diseño, archiconocido.




Antes de acabar, nos fijaremos en su tapa trasera. Sobre un mecanismo de roscado, encontramos un detallista grabado de un tiburón que evoca al mar, lugar donde mejor podremos usar a este candidato.









LA CORREA




El ancho de asas es de 20mm. Aunque hubiera preferido los más estandarizados 22mm para aumentar la presencia de las correas que le calcemos, la forma de sus asas hace que el conjunto luzca agradable en la muñeca junto a su armis.





Con un acabado completamente cepillado, su correa transmite una calidad más que aceptable. Sin llegar al nivel de otras micromarcas como Borealis, en este Phoibos se han alejado del chapado más económico y encontramos eslabones sólidos. El cierre cuenta con un doble mecanismo de seguridad y una firma de la marca en forma de logotipo y su propio nombre.









EN LA MUÑECA


Empujado por la inercia de la recomendación de un compañero adquirí este modelo a precio reducido. Aunque en su web marcara un precio superior, el precio por el que se encuentra actualmente cambia completamente la situación. Si buscamos un submariner automático con algunos componentes de calidad como una armis notable y cristal de zafiro, tenemos una muy buena opción.




El reloj es liviano en la muñeca y su diseño nos asegura una clara lectura. La construcción de la caja transmite muy buenas sensaciones, por lo que luce como un buen reloj.





Aunque la correa no sea la más impresionante, si lo ponemos en contexto encontramos unos acabados superiores a lo que cabría esperar. Adicionalmente, el azul eléctrico del modelo es muy apto a la hora de aceptar correas de piel en marrones oscuros, convirtiéndolo en un buen candidato para llevarlo "a la americana".




Como pasa con los últimos relojes que he adquirido, no encontramos el diseño más original pero sí una marca que nos ofrece, entre otros modelos de diseño propio, alguna alternativa que, en mi opinión, supera a otras marcas de rangos similares. Un diseño que no defrauda con unos materiales a los que pocas pegas podemos ponerle.




PUNTOS POSITIVOS:

  • Buenos acabados y zafiro a precio de saldo: gracias a su oferta actual, lejos de su precio inicial, encontramos un modelo atractivo y con materiales destacables.
  • Diseño homenajeado, pero atemporal: dejando de lado la falta de novedades en el modelo presentado, sí que se presenta un reloj que todos deberíamos tener en el relojero. Elegante y deportivo a la vez.


PUNTOS NEGATIVOS:

  • Un diseño ya conocido: aunque de vez en cuando es agradable ver otro homenaje, se echa en falta un cambio de diseño distintivo.