Con cierta demora, pero volvemos a la carga con un nuevo reloj muy interesante recién llegado de China, de una pequeña empresa llamada Phoibos con unos precios competitivos y diseños más que interesantes.







En mi caso, me decanté por el modelo Ocean Master, un cuarzo de estilo diver con la friolera de 1000m de resistencia al agua.






LA CAJA




Nos encontramos ante una caja circular de 43mm de diámetro y 13mm de grosor. Toda su construcción está realizada en acero inoxidable con un pulido fino muy atractivo. Su cristal, además, cuenta con zafiro como protección, por lo que aparte de tolerar el agua también tolera el maltrato de forma idónea.







Aunque encontramos también una versión en negro y otra en azul, en nuestro caso nos decidimos por el modelo verde. Así pues, cuenta con un brillante dial en color verde que hará las delicias en cuanto le incida un rayo de luz.







Sobre el eje central tenemos el nombre de la marca sin muchas florituras en blanco sobre verde. Lectura fácil y clara con una impresión que denota saber hacer. Debajo del mismo encontramos la denominación de PROFESIONAL por el hecho de contener todos los elementos necesarios para poder ser usado en submarinismo y, sobre esto, su impresionante tolerancia al agua.







En cuando a los marcadores, totalmente pintados en lumen sobre el dial, encontramos uno triangular a las 12 con ocho marcadores circulares. Para acabar, tenemos marcadores rectangulares a las 6 y las 9, dejando libre las 3 horas donde encontramos una amplia ventana para el fechador numérico del reloj. En él, podemos ver la fecha en negro sobre blanco, con una lectura clara y un número de tamaño notable.







Las agujas tienen un bonito diseño, aunque puede que sea el elemento con peores acabados del conjunto. Nos recuerda al diseño plongeur, con un corte más cercano a la forma de lápiz clásica. No olvidemos que, como veremos más adelante, entre los elementos con lumen encontramos las tres agujas del reloj.












No podemos girar el reloj sin fijarnos en su interesante bisel. Se trata de un bisel con 120 clicks, unidireccional y con un tallado exótico. En cuanto a su zona central, encontramos aluminio negro con los marcadores típicos de un diver, coronado con el triángulo invertido y su punto, elevado y generoso, de lumen.













Al tumbarlo, a la derecha de la caja, encontramos dos elementos importantes. Mientras que a la altura de la 1 encontramos una válvula de helio manual, a las 4 encontramos una corona que, evidentemente, cuenta con una larga rosca y una goma interna que asegura su buen aislamiento. Es destacable la comodidad de giro de ambas y la protección de la corona principal, que asegura la seguridad de la misma sin molestar en su accionamiento.







Si volteamos el reloj vemos el logotipo de la casa, un bonito pulpo. En la tapa roscada no faltan grabados de los datos habituales, sin especificar el cuarzo que incluye en sus tripas.







No puedo cambiar de apartado sin hablar del maravilloso lumen del conjunto. Me sorprendió gratamente su capacidad de iluminar, sobre todo conociendo que es el tendón de Aquiles de muchas marcas y un apartado que suele ser secundario para muchos.









LAS TRIPAS




Aunque en su interior no encontramos un movimiento automático, sí nos deleitan con un fiable mecanismo de cuarzo firmado por Ronda, modelo 515. Un mecanismo sencillo y conocido que asegura precisión y durabilidad en su funcionamiento.




Poco podemos añadir acerca de su estanqueidad, llegando a los 3300 pies de profundidad que, en el rango de precio que nos movemos, lo convierten en una buena herramienta para aquellos que bajen a las profundidades más oscuras.






LA CORREA




Como buen reloj hecho para el mar, el modelo cuenta con una correa en caucho de 22mm de ancho.







El diseño de la correa tiene unas ondulaciones en los extremos proximales de las dos piezas, con una elasticidad suficiente en su construcción. La hebilla, por su parte, lleva la firma de la marca, epíteto de la deidad Apolo, denominándolo dios de la luz y el sol.









EN LA MUÑECA




Antes de comentar las sensaciones debo comentar que, como a muchos de vosotros, era escéptico ante una marca china de tan escueta proyección. Su rebaja en el modelo que hoy nos ocupa me hizo lanzarme a la piscina, en la que podría sumergirme con el reloj hasta lo más profundo.




Los acabados del reloj son mejores de lo que esperaba. Si bien el rango de precio no es de gama baja por definición, una empresa tan pequeña no suele poder acotar tanto en esos detalles y, sobre todo, en controles de calidad. Para mi sorpresa, el reloj tiene unos ángulos bien acabados en su laberíntico bisel y en ambas coronas.




En cuanto al diseño, buscaba algo deportivo y veraniego. Aunque el azul es un buen color para este tipo de piezas, el verde eléctrico junto al naranja de la aguja combinan de maravilla, sobre todo cuando el sol golpea su reflejante dial.




El reloj es cómodo en su uso diario. El cuarzo aligera tanto su peso como su grosor, haciendo que no notemos que lo llevamos en la muñeca. Su correa, aunque es cierto que no es la más elástica de las que poseo, no molesta ni tarda en ajustarse a nuestra circunferencia. Por su parte, me encanta el diseño ondeado que combina con el bisel, haciendo que el reloj quede vistoso en la muñeca, mucho más que si se hubiera elegido un modelo de caucho completamente liso.




En definitiva, a veces hay que lanzarse con marcas menos conocidas. En esta, sobre la mesa, poco podemos pedir a las especificaciones. Además de las características, se le une un diseño fresco, lejos de los homenajes clásicos, por lo que creo que la compra es interesante y puede tenerse en cuenta ahora y en sus ya presentados futuros proyectos.






PUNTOS POSITIVOS:


  • Precio ajustado en el momento actual: aunque inicialmente no fuera tan atractivo, encontramos un precio ofertado que resuelve muchas dudas.
  • Especificaciones notables: sin tener mecanismo automático, pocas pegas más podemos encontrarle en cuanto a sus características físicas.






PUNTOS NEGATIVOS:


  • Mecanismo de cuarzo: como única pega que podíamos remarcar, es su mecanismo para los amantes de los engranajes y los ejes.