Hoy os traigo un reloj muy especial directo de Holanda, de una micromarca llamada Florijn.







La colección tiene tres modelos, de los cuales me decanté por el modelo Twee (dos, en holandés) ya que incluye un bisel negro y una caja en acero cepillado, el punto medio entre los tres. Es una suerte haber podido adquirir la pieza ya que se limita a una tirada de 100 piezas en cada uno de los modelos que podéis ver en su web, un número algo escueto y que, palabras del diseñador, será reemplazado por un nuevo diseño si el público adquiere éste. El hecho de diseñar solamente si su público consume lo anterior me parece una buena filosofía, y esperemos ver algo nuevo pronto.









LA CAJA




Nos encontramos con una caja grande y contundente. Sus 45mm de diámetro, construidos en acero 316L, le dan una potencia increíble sobre la muñeca, ya que el conjunto cuenta con la friolera de*53mm de largo. La caja viene coronada con un cristal de zafiro liso y podemos elegir si queremos lupa en el conjunto o preferimos acercarnos un poco para leer la fecha. Se agradece poder elegir un detalle que genera tan dispares opiniones en los amantes de los relojes.







Sobre el eje central del negro dial encontramos el logotipo en rojo de la marca Florijn con una calidad de impresión muy decente, sin llegar a ser excelente.




Las agujas, en un blanco que contrasta sobre el dial negro, tienen un clásico diseño en forma de espada y cuentan con una generosa aplicación de lumen en sus agujas minuteras y horarias, aunque no es así con la segundera. Un lumen que, por su parte, será suficiente para las noches más largas, pero no es el componente más impresionante del conjunto.







El resto del dial se mantiene impoluto, a excepción de un fechador a las seis. En él, vemos la fecha en números blancos sobre fondo negro. Aquí tenemos la opción de obtener el reloj con lupa sobre su cristal de zafiro, o, en su lugar, un cristal absolutamente liso. En este sentido, preferí la opción con lupa para poder mostraros algo más visible la pieza, aunque se me hace difícil decidirme entre ambas opciones.







Los marcadores son, al igual que las agujas, de un blanco muy intenso, que nos dará la impresión de estar fabricados y hundidos en Superluminova. Ese toque de volumen sobre el dial simplista le añade el aderezo justo y necesario para hacer al reloj una pieza interesante y atrevido sin necesidad de adornar el dial con subdiales crono que a veces no aportan nada.







Como podéis observar, alrededor de estos marcadores veremos unos indicadores de cada uno de los minutos hasta que, por fin, se acaba el transparente cristal y comienza el bisel de acero en PVD. Sobre el ancho bisel, veremos marcas horarias y minuteras, ofreciéndonos mucha información en una forma elegante y de fácil lectura. El conjunto de líneas concéntricas le dan actitud al reloj, reforzando un carácter duro que compensa esa zona central menos recargada.







Si giramos el reloj, nos encontramos con una ancha corona firmada que va roscada a la caja, de este modo se asegura la estanqueidad de 300m. A ambos lados de la corona tenemos unas prominencias que hacen que la corona en sí no protruya sobre nuestra mano al inclinarla, sin sacrificar la comodidad en su accionamiento una vez la desrosquemos.





Finalmente, si le damos la vuelta a la pieza, encontramos una tapa roscada que se podrá desenroscar a través de unos orificios en el que anclar nuestra herramienta. El grabado se centra en el logotipo de Florijn, esa FL tan estilizada dentro de un cuadrado. Alrededor de la figura, nos encontramos con las especificaciones en perfecto holandés. Personalmente me parece muy justo reivindicar su idioma en una parte tan secundaria del reloj. Es una manera delicada de dejar la estela de su nación y no molestar al consumidor.









LAS TRIPAS




Nos encontramos con un mecanismo contrastado y conocido: el NH35 de los japoneses de Seiko. Se trata de una maquinaria muy usada y conocida que me transmite una mayor tranquilidad, por encima de muchos mecanismos Miyota. Por su parte, cuenta con parada de segundero y fechador, colocado a las 6 sobre el dial como vimos más arriba.





La estanqueidad del conjunto nos permite mojarlo a 300 metros de profundidad. Las correas, como veremos a continuación, están ideadas para ser mojadas sin ningún tipo de reparo. En este aspecto, me parece un reloj excelente para el día a día, sin tener que cambiarlo si vamos a hacer alguna actividad acuática más movida o queremos bañarnos sin miramientos.




LA CORREA




El reloj cuenta con tres correas distintas. Es una maravilla recibir un paquete tan completo y variado: tenemos silicona, nylon y cuero.







A su llegada, nos encontramos con el reloj usando unos pantalones de silicona negra y un pespunte negro. Un diseño sencillo y ondulado, apto para los días más veraniegos. Se trata de una correa que endurece el aspecto del reloj, dándole un acabado más deportivo si cabe.







Junto a esta, tenemos otra opción más todoterreno: una nato en rojo y negro. Personalmente no soy muy aficionado a las natos coloridas, pero debo decir que, al probarla, con cierto escepticismo, he acabado sintiéndome cómodo con ella. Es una correa que puede ser bienvenida en verano, que hace que gane importancia la caja sobre la correa y que hará que el reloj no pase desapercibido.







Por último, tenemos el toque del cuero. Se trata de una correa negra con pespunte negro, lo cual veo poco atrevido y que repite al patrón de su correa sintética ya comentada, y un texturizado muy agradable. La pieza cuenta con una hebilla que nos recordará a los modelos Panerai, con un ancho importante y la firma de la marca sobre ella.







En definitiva, creo que es una dotación increíblemente variada y completa, que hará que no tengamos que pensar, al menos durante un largo tiempo, en buscar una nueva correa. Han sabido elegir con gusto tres correas muy distintas y que abarcan los gustos y las situaciones más variadas que nos vengan a la cabeza.




EN LA MUÑECA




El reloj "2" o Twee de Florijn me parece una apuesta muy contundente y versátil. Sobre la muñeca he notado que, depende como lo vista, se acomoda a una variedad de situaciones suficientemente amplias como para tenerlo en cuenta.




No debemos olvidarnos de que se trata de un reloj grande y algo rudo sin pretensión de ser elegante y refinado en cuanto a sus líneas. Aun así, pese a su magnitud y ese bisel negro que destaca por marcar su diámetro y dejar bien claro que es tan grande como pretende, tenemos esas correas que nos hacen cambiar de estilo en distintos contextos.







Un punto muy importante es el precio de la pieza. Hablamos de 400€ por un reloj con unos materiales excelentes y un diseño que, independientemente de nuestros gustos personales, tiene un estilo propio y bien marcado. En conjunto, tenemos una pieza rotundamente bien construida, que denota calidad y carácter. Por esa cantidad, y con un estilo tan personal, creo que es una apuesta muy a tener en cuenta si queremos alejarnos de "homages" clásicos. No olvidemos que, a parte de su singularidad en cuanto a líneas, también es singular en cuanto a producción. Una tirada limitada de cien unidades es escueta y, en cierto modo, le da un aire de exclusividad que nos hace pensar seriamente si queremos tener un ejemplar de un producto tan bien ideado.




En cuanto a la comodidad del reloj, se siente cómodo, pero debemos superar su peso que puede estar por encima de la media de mi colección. Cuando nos acostumbremos a ese peso ligeramente mayor, veremos que sus largas asas lo acomodan firmemente. Además, sus jorobas a lado y lado de la corona estilizan ese diseño tan esférico, ayudándonos a evitar que podamos clavarnos la corona en la mano y añadiendo un elemento más estilizado y redondeado a la caja.




En definitiva, es un reloj que desprende, sobre todo, tosquedad y robustez. Un reloj que he llevado varios días en los que pese a cuidar lo que llevo en mi muñeca, no quiero llevar una pieza delicada. Me ofrece cierta versatilidad con el conjunto de correas que lleva y tiene una presencia que me permite llevarlo en contextos muy distintos sin ser un reloj llano y aburrido.




PUNTOS POSITIVOS:


  • Precio muy competente: es una de las ocasiones en la que la calidad/precio es superior a la media.
  • Diseño fresco: lejos de muchos homenajes que abundan en el mercado actual.
  • Versatilidad en su dotación: contar con tres correas tan distintas y tan variadas nos ofrecen un reloj que saldrá del relojero en contextos muy diferentes.






PUNTOS NEGATIVOS:


  • Puede ser grande: se trata de un reloj contundente, de esos que atraen miradas por su tamaño.
  • Lumen correcto: no nos sorprenderá, pero será suficiente para brillar en las horas más oscuras.