Tras la última reseña, me ha llegado otra pieza a la que le he cogido un cariño especial desde que la trajo el mensajero a casa. Se trata del modelo Classic de la micromarca Reverie, establecida en Singapur.







La pieza viene dentro de un bonito continente. Además, Samuel, fundador de la empresa, firma una nota a cada cliente, agradeciendo la compra. Un detalle poco habitual y sin valor material, pero sentimentalmente fue gratificante.









LA CAJA




Nos encontramos ante una caja de 41mm con un formato rectangular muy acertado y que se ajusta de maravilla al contorno de las muñecas, convirtiéndose en 47mm en su proporción más alargada.. Su ancho entre asas es de 22mm, medida muy común en relojería, pero algo más ancha que otros relojes de vestir. La construcción, como viene siendo costumbre, está realizada en acero 316L pulido en la caja y cepillado en su bisel. Un efecto que, junto a otros elementos, hace que el reloj brille bajo los rayos de luz. Por último, coronamos la pieza con un cristal de zafiro, ahorrándonos algunas marcas de uso con el paso del tiempo.







El dial en blanco tiene un acabado guilloché que, de nuevo, bajo la luz del sol, nos dará un impresionante efecto. Vale la pena destacar como la marca, frente a su anterior modelo, el Sea-Spirit, que estaba inspirado en el mar, se ha inspirado en el sol y la luz para el modelo que hoy reseñamos. Sobre el dial, contamos con inclusiones en acero pulido como marcadores horarios, siendo dos de ellas las indicativas de las 12.







Sobre el dial podemos encontrar dos inscripciones. Por encima del eje central veremos REVERIE escrito en una tipografía elegante y cursiva, mientras que bajo este eje encontramos la evidencia de que el mecanismo es automático.







A parte de tales inscripciones, encontramos a las 3 la complicación de la pieza. El modelo cuenta con una ventana con fechador. Tenemos el día de la semana bilingüe, que incluye la lengua de Cervantes además del habitual inglés. Como detalle, el domingo está escrito en rojo, a diferencia del negro. A la derecha, contamos con el fechador numérico.







También a las 3 tenemos una corona firmada con la inicial de la casa en una tipografía idéntica a la firmada en el dial. Por desgracia, la corona no va roscada, ofreciendo al conjunto una tolerancia al agua de 10 ATM.







Las agujas son uno de los mayores atractivos junto a la propia caja. El reloj cuenta con tres agujas: mientras que la horaria y minutera cuentan con diseño Alfa, la segundera toma una simple forma de bastón. Todas ellas han sido fabricadas en un azul eléctrico muy vistoso con un recubrimiento que hará brillar al conjunto dependiendo de las condiciones y reflejos lumínicos. No será el primer reloj con estos acabados, pero nunca había disfrutado tanto de unas agujas que, nuevamente, le aportan carácter al conjunto y sentido a la inspiración que ha tomado Samuel para diseñar la pieza. Como viene siendo habitual y podemos percibir con lo descrito hasta ahora, el reloj no tiene lumen aplicado a ningún nivel.









Para acabar, en la parte trasera tenemos un cristal que permite observar el mecanismo. Rodeando a la ventana indiscreta, contamos con ciertas inscripciones. Más allá de las habituales, el reloj cuenta con la frase LIMITED EDITION y una curiosa cita en latín. Soli Deo gloria, o lo que es lo mismo,*solo la gloria a Dios,*una frase utilizada por compositores como Bach o Händel simbolizando la gratificación de servir a Dios y alejándose del orgullo propio de la humanidad. Me resultó bien curioso ver tal inscripción.









LAS TRIPAS




En el interior del Classic encontramos un mecanismo automático*Miyota 820A, contando con 21 rubíes en su interior. El mecanismo cuenta con la complicación de un fechador con día y número del mes en dos idiomas: inglés y castellano. Es un placer poder ver como no todos se olvidan del segundo idioma más hablado en el globo, ¿verdad?







Si damos la vuelta podremos ver el mecanismo a través del cristal. De nuevo, otro detalle poder contar con una trasera vista, que nunca está de más enseñar o mirar el mecanismo y ver como gira la placa de carga automática.









LA CORREA







El título debería ponerlo en plural, pero prefiero mantener la plantilla. Y es que este modelo contiene dos correas: una croco en negro y cierre deployante, y una en vacuno marrón con hebilla clásica. Las dos cuentan con un mecanismo de cambio rápido, sin requerir ninguna herramienta. Pese a mi escepticismo con el sistema, me ha parecido tan seguro como el de antaño y aligera el proceso de cambio de correa.







En cuanto a la correa de cocodrilo, aun sin ser muy fanático de los cierres deployantes, considero que tiene un grosor por encima de la media. Pese al grosor, se amolda rápidamente a la muñeca. El cierre es sólido y, como no podía ser de otra manera, con una hebilla firmada.







La correa de vacuno marrón no me inspiraba confianza al verla, tiene una apariencia artificial, pero solo falta tocarla y doblarla para esfumar nuestras dudas. Es una correa de calidad, con un pespunte que no resalta demasiado, pero que se hace cómoda e inspira durabilidad. La hebilla, de nuevo, nos recuerda quién fabricó el reloj.














EN LA MUÑECA




El Reverie Classic me ha parecido un modelo cómodo de llevar que desprende clase al lucirlo en la muñeca. Los pocos que me conozcáis, sabréis que no suelo llevar relojes de corte clásico o piezas serias, ya que los trajes no son mi vestuario habitual. Pese a esto, el reloj se amolda muy bien a otros estilos, sobre todo si cambiamos la correa de cocodrilo por la más polivalente de vacuno.







Pese a que el reloj ya llevaba dos correas, cada vez tengo un mayor abanico de correas para cambiar de pantalones al reloj y he podido, durante un par de semanas, ir probando distintos acabados al conjunto. En mi caso, y para los que no os encamiséis a diario, debo decir que una NATO marinera le queda tremendamente bien, dándole un aire veraniego y algo más desenfadado. ¿Qué os parece?













En definitiva, me parece un reloj más polivalente que otros que tengo en el relojero. Aunque de entrada me daba cierto miedo su corte clásico y serio, he podido ver que, mientras que se puede usar a diario, me sirve de sobremanera para llevarlo entrajado.









PUNTOS POSITIVOS:




  • Diseño rectangular: alejándose de la tónica circular habitual y añadiendo elegancia.
  • Polivalente: lejos de la seriedad que inspira, el reloj puede usarse en muchos escenarios con un simple cambio de pantalones.
  • Caja cómoda: bajo mi experiencia, se me antoja una de las cajas rectangulares más cómodas en la muñeca, amoldándose correctamente incluso en muñecas más bien pequeñas.
  • Buenos materiales: tanto el mecanismo, ampliamente conocido, como los materiales de construcción de la caja y el cristal, nos aseguran una larga vida.
  • Fechador en español: no está mal incluir la complicación bilingüe y ofrecernos los días de la semana en castellano.






PUNTOS NEGATIVOS:


  • El precio: puede antojarse algo elevado para algunos. Deben recordarse los materiales de construcción, así como un diseño sobrio y muy delicado, y olvidarnos en parte de la fabricación en Singapur. Además, el envío va incluido en el precio, vivamos donde vivamos.
  • Limitado: a veces es algo frustrante ver como, por ejemplo, su Sea-Spirit en azul ya ha sido completamente vendido y no hay manera de adquirirlo.




[Durante un tiempo limitado, Reverie me ha concedido un código de 10% de descuento para cualquiera de sus relojes con la palabra: "Sergi10"]