Tras un poco de parón os traigo una nueva pieza que entró hace unas semanas a nuestra colección. A diferencia de lo habitual, se trata de un modelo unisex que ha llevado mi novia largo y tendido, por lo que nos encaja también como modelo femenino.







Se trata de una de las dos piezas que tengo para reseñar de Original Grain, una marca norteamericana con un bonito trasfondo y una labor ecologista muy interesante. Pero vamos a hablar de la pieza y luego de lo que hacen con parte del beneficio, ¿qué os parece?







Para empezar, merece la pena mostrar el continente de tal reloj. Viene en un formato de caja de madera con un grabado de la marca en su tapa. La caja transmite tener una gran presencia, con un grosor importante y unos buenos acabados en todas sus esquinas.




LA CAJA




Nos encontramos con un reloj que cuenta con una caja perfectamente circular de 40mm. Es un tamaño contenido en relojes masculinos y ligeramente elevado en cuanto a los cánones actuales, aunque es fácilmente compensado con su escueto grosor. Su material de construcción es el habitual acero 316L, tratado y bañado en un dorado claro y brillante que se aleja del amarillo más vulgar. Sobre la caja, tenemos un cristal de mineral endurecido que, pese a tener un tratamiento contra arañazos, se queda lejos del zafiro.







El dial tiene un color blanco impoluto y pocos elementos nos vienen a la vista, haciendo honor a su nombre: Minimalist. Sobre el eje central encontramos el nombre de la marca con un mínimo relieve en letras negras, que contrastan con su fondo.







Más allá de la firma, solo encontramos los marcadores de los minutos y las horas. Mientras que cada minuto viene indicado con unas líneas pintadas sobre el blanco dial, las horas cuentan con unas inclusiones en acero dorado que coincide con el color de la caja y las agujas de las que ya hablaremos.Por fuera de este dial descrito, encontramos un curioso bisel de madera. En concreto, el bisel mide la friolera de 1,7mm, por lo que se nombra el bisel en madera natural más delgado del mundo. Se trata de un corte de una sola pieza de madera de ébano.







Las agujas, por su parte, tienen un simple diseño en lápiz y están acabadas en el mismo dorado que el resto de componentes anteriormente citados. Su diseño mantiene el conjunto sobrio y simple, muy Bauhaus. Aun así, el bello detalle de no construirlas planas le da un buen efecto cuando la luz incide de un modo concreto. Vale la pena remarcar que, como muchos otros modelos actuales, se ha decidido no incluir una aguja segundera. Ese detalle le da, aun más, ese aire simplista que pretende transmitir. Desgraciadamente, no contamos con elementos lumeados en el Minimalist, cosa muy habitual en relojes de corte dressy o más serios.







Si giramos la caja a las 3, encontraremos su corona. Puesto que el reloj no resiste al agua, no encontramos un mecanismo de rosca. Además, puesto que sus dimensiones son las mínimas, tampoco vemos una firma sobre la texturizada corona.







Al darle la vuelta, encontramos su tapa trasera. Ésta no va roscada, sino que simplemente ejerce presión sobre el conjunto. Evidentemente, es otra muestra más de que se trata de una pieza pensada para huir del agua.







LAS TRIPAS




Poca información acerca del mecanismo concreto, aunque el fabricante nos informa de que se trata de cuarzo japonés de la casa Miyota. En cualquier caso, muchos coincidiréis en que en un reloj tan sencillo, sin complicaciones, tan solo buscamos una buena casa para darnos esa seguridad de que nos durará más tiempo sin darnos ningún tipo de problema.







Como ya hemos comentado, su resistencia al agua es prácticamente nula, por lo que deberíamos evitar todo potencial contacto con el reloj en nuestra muñeca.




LA CORREA




El Minimalist viene con una correa de piel italiana de una calidad sobradamente aceptable. Se trata de una correa de 18mm con un pespunte negro y un acabado en punta. Su hebilla dorada viene firmada, un gran detalle por su parte. Además, la correa se podrá cambiar sin necesidad de ningún instrumental gracias al sistema de pasadores que están en auge últimamente.







Además, su cara interna cuenta con un recubrimiento sintético que imita las vetas de la madera. Algo curioso que puede gustar a algunos y a otros no, pero que se quedará en la cara oculta una vez lo pongamos sobre nuestra muñeca. De nuevo, una referencia directa a su simbiosis con la madera y la naturaleza.







EN LA MUÑECA




Original Grain es una marca atípica y curiosa. Creo que se deben poner sobre la mesa sus peculiaridades y antecedentes para entender el producto y saber qué estamos comprando. Compramos un reloj, evidentemente, pero no es solamente esto...




Para empezar, la marca afirma montar las unidades de forma artesanal, cosa que no todas pueden anunciar. Dejando de lado lo que eso quiera significar concretamente, pasamos a lo realmente interesante. En Original Grain se usan materiales como la madera, pero no por ello son menos respetuosos con el medio. Al contrario de lo que pueda parecer, el uso de madera, de orígenes regulados, es una oda a la naturaleza y no a la destrucción de la misma. Es por eso que, por cada reloj vendido, ellos plantan diez árboles en una organización no gubernamental. Cuanto menos, interesante, ¿verdad?







En cuanto al reloj, como comentaba, en esta ocasión lo ha llevado mi pareja. Creo que es un reloj suficientemente fino para ser llevado por ambos sexos. Tiene un diámetro poco femenino a priori, pero su grosor lo hace elegante. Por otra parte, su estrecha correa me parecía poca cosa en mi muñeca, aunque sí lo reservaría para situaciones más cordiales que el día a día.







El reloj, por lo que me comentan, es cómodo dado que tiene un peso ínfimo. Su falta de segundero puede ser un problema en el día a día, así como su falta de fechador, pero su visibilidad es más que correcta, siempre que no nos falte luz. Su correa es tremendamente cómoda, sin poder confirmar si su calidad es la esperada en el rango de precio en el que nos movemos, pero sí se amolda correctamente en las primeras puestas.




En resumen, es un reloj con un trasfondo concreto que si no se tiene en cuenta puede que nos encontremos ante una pieza más dentro de un amplio mercado. Si empatizamos con su causa, nos encontramos con un reloj de sencillo diseño y materiales decentes. Ninguna característica que nos vaya a asombrar ni sorprender en cuanto a mecánica, aunque su bisel de una pieza en madera sí que es algo entrañable y distinto, un pequeño hito que no llama la atención a simple vista.






PUNTOS POSITIVOS:


  • Diseño simple y elegante: con pocas o ninguna complicación
  • Madera solidaria: con un origen sostenible.
  • Naturalista: por plantar 10 árboles con cada venta.






PUNTOS NEGATIVOS:



  • Materiales poco innovadores: no encontramos zafiro ni otro material que nos haga pensar que el diseño es novedoso en ese aspecto.
  • Precio algo elevado: sobre todo si no le damos importancia al fondo que hemos comentado más arriba.