Hoy os traigo una reseña acerca de un modelo deportivo de la micromarca Xicorr.








El F125p Akropolis es un cronómetro automático de una empresa polaca altamente inspirada en el mundo del automóvil, en el Fiat 125p en su modalidad rally, con una colección de piezas automáticas muy variada.



LA CAJA


Nos encontramos ante una caja de 45mm en acero 316L. Tiene un grosor de solamente 14,5mm, por lo que tenemos una caja que abulta menos de lo que podamos imaginar. Sobre ésta, tenemos un cristal de zafiro con cristal antirreflejante en su cara interna. El ancho de asas, por su parte, son 24mm, algo que le da consistencia al conjunto, pareciendo incluso ancho en relación a su caja.








Sobre el eje central cuenta con una incrustación del nombre de su modelo en una estética tipografía construida en acero. Poco por encima, podemos leer Xicorr en relieve sobre un dial que, en conjunto, tiene un texturizado similar a la parrilla frontal de un coche.








Gracias a su mecanismo cronómetro, contamos con algunos subdiales interesantes. Mientras que a las 9 podemos encontrar el segundero que usará para darnos la hora actual, a las 3 tenemos un subdial que marca los minutos que pasen cuando activemos el cronómetro.









Más abajo, a las 6, tenemos un precioso marcador de carga. En él, se nota una completa inspiración en los indicadores de los tanques de combustible que encontramos en los automóviles, con su indicación de cada cuarto de depósito. Curiosamente, indica en rojo la segunda mitad, distinto a lo que nos haría pensar en la reserva de nuestro depósito.








Interesante y agradable detalle el incluir que ha sido diseñado y producido en Polonia, mucho más al oeste de lo que suele construirse en este momento.








Las tres agujas, por su parte, tienen un cuidado diseño que merece ser explicado. Mientras que hora y minutos vienen dados por dos blancas agujas con diseño de espada y una aplicación curiosa de lumen, la segundera solamente cuenta con un toque de pintura blanca sobre el acero pulido. Recordemos que ese segundero solamente se moverá cuando queramos calcular el tiempo y no de forma habitual.








El negro dial viene rodeado con un toque de color circular. Pese a que Xicorr nos ofrece la variedad en nueve colores, me decanté por un verde lima muy animado y desenfadado. Por fuera de este, tenemos un bisel interno con pequeñas ventanas cada cinco minutos en la que los podemos leer en un blanco sobre negro de fácil lectura.








Si giramos el reloj, al lateral de las tres encontraremos la botonería del modelo. Al contar con un mecanismo cronógrafo, tenemos una corona muy texturizada no roscada la cual tendremos que accionar para darle cuerda, ya que no cuenta con carga automática.








Arriba y abajo de ésta, encontramos los botones para accionar el crono. Mientras que el superior permite activar o pausar la cuenta actual, el inferior nos permite resetear nuestra actividad y ponerla a cero. Por si a alguien le quedaba alguna duda, al tratarse de un reloj mecánico, es de lo más placentero ver como su segundero salta de nuevo a su posición inicial, a las 12 en punto.








Si volteamos los 14mm de caja, encontramos una de las inscripciones más elaboradas que tengo en casa. Se trata de una representación a todo detalle del coche que sirvió de referente para diseñar el reloj: el Fiat 125p polaco en su versión deportiva de competición. El resultado es, en mi humilde opinión, increíblemente atractivo. Denota mucha dedicación y buen gusto, cuidando todo detalle. Sobre el dibujo vemos de nuevo el nombre del modelo, su origen polaco y la marca del mismo, así como su material de construcción y resistencia al agua. La tapa trasera va roscada y cuenta con unos profundos huecos en el que insertar la herramienta para abrirla y revisar el mecanismo.









En cuanto al lumen, el reloj no solo cuenta con Superluminova sobre las dos agujas ya comentadas, sino que también veremos brillar los números del bisel interno y los marcadores bajo el mismo en cada uno de los minutos. En definitiva, un resultado colorido y bien aplicado.









LAS TRIPAS


En su interior, el F125p cuenta con un mecanismo Seagull TY1906. Se trata de un mecanismo de 31 rubís con una frecuencia de 21600 revoluciones a la hora. Además de la función de cronómetro, cuenta con una reserva de carga de unas 40h, por lo que casi aguanta dos días sin accionar su corona, ya que, como lo dijimos anteriormente, no se carga de forma automática pese al movimiento de nuestra muñeca.






Su resistencia al agua es de solo 5AT, aunque estas sean suficientes para mojarnos de forma esporádica y en pequeñas cantidades.


LA CORREA


La dotación del Xicorr viene con dos correas distintas. Al abrirlo, veremos que lleva puestos unos pantalones de cuero negro con un doble pespunte verde que se correlaciona con el color lima del reloj. Ésta tiene un acabado increíblemente positivo, con un grosor importante y una flexibilidad notable, lo que lo hace muy cómodo de llevar. La hebilla, por su parte, viene firmada con la palabra Xicorr con su X en la forma de su logotipo.








Además del cuero, tenemos una segunda correa de silicona que nos permite sudar sin pensar en el sufrimiento de ésta. Además de su hebilla, en esta correa podremos leer el nombre de la marca sobre la presilla. De nuevo, un detalle ver tal personalización en sus componentes.








Como no podía ser de otro modo, el reloj cuenta con una herramienta para cambiar entre ambas correas, un detalle cada vez más habitual. En esta ocasión, vale la pena remarcar la calidad de la misma y su minúscula pero detallista firma.








Pese a llevar dos correas, no he podido resistirme en probarle otras y comprobar que, como me temía, es un reloj versátil y muy combinable con colores y materiales. Por ejemplo, con una nato en piel o la canvas verde con la que se vende el Seagull Military. Versátil, ¿verdad?







EN LA MUÑECA


Se puede decir que el F125p es el primer cronómetro automático que entra en mi relojero y ha dejado el listón bien alto. Se trata de un reloj tremendamente bien construido y que tiene una gran inspiración deportiva, lo cual queda como anillo al dedo en un reloj cronómetro ¿no es así? Y es que, algo harto de ver cronómetros de vestir, me gusta ver un reloj en el que todo concuerda: su diseño y colorido con las prestaciones.


Y es que parece que los chicos de Xicorr se han tomado en serio su inspiración automovilística. El dial texturizado nos evoca la parrilla de un coche y su indicador de carga se inspira en el indicador de llenado del tanque de gasolina. Me gusta que un reloj tenga temática, más aun cuando se inspiran de forma elegante y consistente como esta empresa polaca. Solo hace falta pasarse por su web para observar como casi toda su colección tiene a los coches como referente.





El reloj me impresionó desde el primer momento. Su dotación es alucinante. Viene dentro de una de las mejores cajas que tengo en casa, y su acolchado interior mantiene un alto nivel en cuanto a calidad. Los materiales de la caja, como ya hemos comentado, no están nada mal. Las correas por su parte, cumplen con su cometido. Personalmente, el cuero me pareció más grueso de lo que acostumbro a usar. Si bien es cierto que denota una mayor calidad, a veces abulta más de lo que uno espera. Aun así, ya dejé mis sensaciones más arriba y hay poco que reprochar.






En la muñeca, es un reloj aparentemente ligero, pese a tener un peso más que modesto. Su diseño hace que se acoja bien en la muñeca y que no luzca excesivamente grande. Su toque de color le da un aspecto animado y llamativo. En mi caso, elegí el color lima por ser un amante del verde, pero cabe destacar que su colección tiene colores menos llamativos, como el azul marino, e incluso más estridentes como el amarillo o el naranja. Sea como sea, se agradece tal abanico cromático para todos los gustos.


Además de mi primer crono automático, también es mi primer reloj con carga exclusivamente manual. No es fácil acordarse de darle cuerda cada día. Por suerte, el F125p cuenta con ese atractivo indicador de carga que nos hará la tarea más fácil. Cabe destacar que este tipo de relojes no pueden cargarse por encima de su carga máxima, por lo que la corona se hace difícil de girar y eso indica que no debemos forzar más el mecanismo.




En resumidas cuentas, me parece un reloj que se ha ganado un buen puesto como reloj desenfadado o deportivo en mi colección. Me gustan sus aires coloridos y su mecanismo. Su zafiro hará que aguante el uso diario sin problemas y su correa de silicona me permite mojarlo sin problema, mientras que podemos reservar el grueso cuero con pespunte verde para cuando nos alejemos del agua. Un conjunto que viene completo



PUNTOS POSITIVOS:


  • Los materiales son de la calidad esperada para un reloj de este rango de precio.
  • Estilo deportivo para los días menos formales, con el toque colorido justo.
  • Sus dos correas le dan una gran versatilidad, abriendo la puerta a muchas otras combinaciones.



PUNTOS NEGATIVOS:


  • Se echa de menos algo más de resistencia al agua.
  • La imposibilidad de cargarse de forma automática, sin necesidad de usar la corona.