Volvemos a la carga con una atractiva pieza de la micromarca Gamma Watch Company. En este caso, se trata de una marca basada en piezas limitadas de tiradas relativamente pequeñas donde los materiales están cuidadosamente seleccionados. En nuestras manos tenemos el Bronze Vanguard, un reloj de estética marítima construido en bronce.



Dentro de la colección, la serie Vanguard presenta unos modelos que pueden ser elegidos en dial negro o azul y una numeración romana o árabe. Para la ocasión, me decanté por el dial negro con marcadores árabes, aumentando su parecido con el diseño Marina Militare y a su inspiración, declarada por los diseñadores, con el*Rolex Ref. 6152.


La presentación es impoluta, con un estuche de viaje acolchado.



En su interior podemos encontrar el reloj con sus dos correas, de las que hablaremos a continuación, su tarjeta de garantía y una herramienta para cambiar los pantalones a la pieza. En definitiva, una caja de una calidad excelente para contener una pieza contundente en todos sus aspectos.






LA CAJA


Nos encontramos ante una caja de 44mmx54mm construida en bronce pulido. El bronce no es un material ligero precisamente, por lo que notaremos un peso mayor que en otras piezas de calibre similar. Ésto, junto a sus gruesas correas, hacen que nos encontremos ante un reloj de 170 gramos en conjunto. El cristal de doble cúpula, por su parte, viene construido con el casi omnipresente zafiro y una capa antireflectante. El grosor de la caja supera ligeramente el centímetro y medio, lo cual no es poca cosa.



En cuanto al dial, nos encontramos frente a un modelo tipo sandwich que nos ofrece esos marcadores hundidos sobre el segundo nivel que da color al dial. El corte de los marcadores es preciso y denota una calidad sobresaliente en el aspecto bajo grandes aumentos. En cuanto a marcadores, contamos con números cada tres horas (pudiéndose elegir números romanos) y marcadores cada minuto, siendo los horarios los que nos permiten ver el nivel inferior del dial. Como veremos a continuación, se trata del dial inferior el que contiene la capa de lumen, por lo que el aspecto en la noche es de lo más interesante.



Sobre el eje central encontramos el nombre de la marca en blanco y con una sobria tipografía.



Las agujas, por su parte, tienen un diseño tipo lápiz para la horaria y minutera, construidas en bronce y con una capa de BGW9, mientras que la segundera tiene un sencillo diseño en flecha y un color rojo vivo.



No hay más complicaciones sobre un dial que realza la simplicidad. No cuenta con fechador ni con otro entretenimiento más.



El bisel, por su parte, está fijo y cuenta con seis inserciones, cada dos horas. En la situada a las 12, a diferencia del vacío que encontramos en el resto, vemos un marcador sobreelevado con un aplicado de lumen. El resultado del conjunto denota un diseño industrial.



Especial mención al azulado lumen que brilla sobre la capa profunda del dial y las agujas, así como en la marca de las 12 del bisel. El armonioso color se consigue con lumen BGW9, brillando levemente menos que el ampliamente usado C3, aunque ofreciendo esta tonalidad más exótica y atractiva.



En el lateral, a las 3, encontramos la localización de su corona roscada. Ésta está construida en bronce y tiene una textura que nos ayuda a su manipulación. Sobre la corona, leemos el nombre de la marca y el III que nos indica que es el tercer modelo de la pequeña marca. A lado y lado, el detalle de dos nuevos tornillos, mostrando su inspiración ingenieril.



La trasera, por su parte, también va roscada y está construida en acero. Sobre ella vemos el logotipo de la marca. Se trata de un logotipo atípico, atrevido como su obra y fuera de todo lo convencional en cuanto a relojería que conozca. Además, vemos las principales características de la pieza: su naturaleza automática, el material de su cristal y la notable tolerancia al agua de 200m.






LAS TRIPAS


El reloj cuenta con un mecanismo Miyota 90S5, con 28800 revoluciones a la hora. Se trata de un mecanismo de carga automática muy conocido con una fiabilidad reconocida y una precisión más que aceptable. Sin fechador ni otra complicación, nos encontramos con un buen mecanismo sin destacar por innovación aunque asegurando su confianza.


Echamos de menos una tapa trasera vista, aunque la inscripción que lleva en su lugar nos ha gustado por su calidad.






LA CORREA


El Bronze Vanguard viene con dos correas de excelente calidad.



Ambas correas tienen en común su anchura de 24mm ayudando a transmitir esa presencia que derrocha la pieza. Además, ambas coinciden en el grosor abrumador que denota calidad, así como esa inspiración en relojes de la talla de Panerai. El pespunte de las correas tiene una tonalidad bronceada así como una hebilla, de nuevo en bronce, firmada por la marca. Ambas, por supuesto, están fabricadas en piel de vacuno con un acabado digno de colocar en la muñeca.







Por un lado, mientras que la instalada de fábrica tiene un color marrón oscuro, la correa adicional tiene una tonalidad negro grisácea, con un tratamiento que envejece su aspecto.



No hay nada que objetar acerca de las correas. Para aquellos de muñecas más contenidas en diámetro, decir que su grosor no se acompaña de demasiada rigidez, y tras unas horas de uso, con el calor y la tensión de la hebilla, se amoldan de forma cómoda. Sin duda, se tratan de correas duraderas y de aspecto tosco por su grosor y anchura, pero su acabado tan delicado nos muestran que, lejos de la ordinariez, se antojan serias.



Como detalle, vale la pena remarcar que los pasadores del modelo van atornillados, huyendo de los muelles. Por suerte, se incluye una herramienta de gran robustez para poder cambiar las correas a nuestro antojo desde el primer momento.






EN LA MUÑECA


El Bronze Vanguard es un reloj llamativo, que no pretende pasar desapercibido. Creo que, como muchas otras piezas, hay que saber llevarlo y querer lucirlo. El bronce, material menos usado de lo que me gustaría, es un elemento que hace a la pieza ser más contundente que otros relojes de mi colección. Le da un aire vintage, retro o como queramos llamarle, evocando un tiempo donde el vapor y los engranajes tenían mayor importancia.


Su tamaño es importante, manteniendo la filosofía de su contundencia. Pese a esto, se amolda bien a la muñeca gracias a unas asas de un diseño curvo. La correa, por su parte, con sus 24mm de ancho y su grosor, no hacen más que ensalzar el carácter robusto del reloj.



A pesar de su agresivo diseño, la caja del reloj rezuma buen gusto en su diseño y una elegancia notable. En definitiva, es un reloj que se antoja elegante cuando la situación nos permite romper los cánones y preferimos que miren nuestra muñeca a la corbata que dejamos en el armario.



Gamma Watches me ha parecido una marca pequeña con ganas de hacer ruido, usando materiales de *alta calidad y unas buenas inspiraciones para crear un modelo alternativo y muy arriesgado. Es de agradecer que se ofrezcan propuestas innovadoras, lejos de relojes sencillos que no aportan nada al mercado. Su diseño rompedor y sus materiales me han convencido del modelo y pecaré pronto con sus nuevas propuestas.






PUNTOS POSITIVOS:

  • Construido para durar: es un reloj que inspira confianza en sus materiales.
  • Innovador y atrevido: pese a su mecanismo clásico, el diseño y los materiales rompen el grueso de las propuestas actuales, innovando en un panorama algo conservador.
  • Correas excelentes: ambas correas son de una calidad irreprochable y una delicia en cuanto a su comodidad y uso.


PUNTOS NEGATIVOS:

  • El precio: puede no estar al abasto de todos los bolsillos y acabas pagando un reloj de tirada limitada, aunque asegurando su durabilidad y máxima calidad en componentes.
  • Agresivo: no es un reloj que pase desapercibido, debemos tenerlo en cuenta al ponerlo en la muñeca. Si quieres que tu reloj sea tema de conversación, sin duda es un reloj llamativo y que, en mi opinión, denota buen gusto.