Os prometí escribir acerca de otro reloj de la marca Original Grain, esa marca de relojes de madera tan comprometida con el medio ambiente. En esta ocasión hablaré de Alterra, el todoterreno, un modelo cronómetro muy atrevido.







La colección Alterra cuenta con diferentes acabados, habiendo elegido en mi caso, la mezcla del plateado con la madera de palisandro, una madera rojiza y oscura, para contrastar con el metal utilizado.






LA CAJA




Nos encontramos ante una caja de 44mm de diámetro construida en acero 316L con detalles, como no podía ser de otra manera, en madera.







El dial, predominantemente negro con una zona en madera de palisandro, cuenta con varios subdiales y una ventana, como veremos a continuación. Sobre el panel triangular de madera, podemos leer "ORIGINAL GRAIN" en un brillante y bien pulido acero.







Alrededor del dial encontramos unos marcadores horarios en acero. Se trata de unos marcadores incrustados en forma de arcada de un acabado muy notable. Desgraciadamente, no se ha contemplado la aplicación de lumen sobre los mismos.







Como viene siendo habitual en los cronos, el subdial derecho, a las 3, cumple la función de segundero de un reloj clásico. Nos encontramos una ventana en madera de palisandro sobre el fondo negro, y unos marcadores blancos con un buen acabado de impresión.







A las 9 encontramos el subdial minutero del cronómetro. Con un diseño exactamente idéntico al anterior, éste contará los minutos de nuestra medición actual. Los segundos, por su parte, vendrán indicados por las agujas de las que hablaremos a continuación.







A las seis, encontramos la ventana del fechador. En ella, se leen, con un agradable contraste, tres días, en negro sobre blanco, en lugar de leer solamente el día actual. Un detalle curioso que ya hemos visto en otros modelos. Algo original que no aporta ventaja alguna pero rompe el diseño más convencional. Sobre la ventana encontramos la resistencia al agua y el anuncio de su función cronómetro.







El reloj cuenta con tres agujas. Como ya hemos comentado, la tercera aguja, con un diseño lineal simplista y sin lumen, servirá como segundera de nuestros cronometrajes. Las dos restantes cuentan con un diseño en acero en forma de espada. Tiene un interior agujereado longitudinal y un leve aplicado en la zona externa. Su lumen, aunque agradecido, brilla de forma escasa y no cuenta con marcas en el dial con las que guiarnos para establecer la hora actual.







Si ladeamos la caja, nos encontramos con la botonería del aparato. En el centro, firmada con la marca del reloj y sin roscar, encontramos la corona que nos permitirá ajustar la fecha y la hora. Arriba y abajo de ésta encontramos los pulsadores que permiten activar la función cronómetro. Como viene siendo habitual, con el superior activamos y pausamos la carrera actual, mientras que el inferior resetea el tiempo medido hasta el momento.









LAS TRIPAS




En este aspecto, el reloj no sorprende demasiado. Su interior contiene un mecanismo Miyota de cuarzo sin especificar modelo alguno, algo muy habitual.









LA CORREA




El reloj viene armado con una correa armis maciza con abundante madera en su composición. Salta a la vista un más que aceptable pulido de su parte metálica, y se antoja muy bien barnizada su parte orgánica. Los eslabones contienen una pieza central en palisandro con un acabado gloss por una capa aplicada de Epoxy, un barniz repelente al agua.







La correa es completada por un cierre clásico desplegable con una bisagra de notable grosor, que nos asegura una buena resistencia en su accionamiento. El cierre, por su parte, cuenta con un solo botón, más que suficiente para su seguridad. Original Grain mantiene su habitual texturizado simulando las vetas de la madera sobre el acero, sin olvidarse de firmar en ella.









EN LA MUÑECA




Alterra se siente en la muñeca más pesado de lo que cabría esperar. En realidad, pese a los detalles en madera, nos encontramos con una unidad metálica en casi toda su totalidad. Pese a llevar madera, olvidaos de un reloj liviano, sino más bien robusto. Se trata de un reloj consistente y, con toda seguridad, el reloj de madera más deportivo que ha pasado por mis manos.




Sin duda se trata de un diseño atrevido y poco convencional. No es un reloj conservador en cuanto a su diseño, aunque nos sorprenda menos con su mecanismo.







En mi humilde opinión, no es un reloj para usarlo todos los días, por varias razones. Primeramente, considero que, pese a la buena construcción, los elementos de palisandro en la correa deben sufrir el abuso de su uso diario. Si bien el barniz parece abundante y bien aplicado, la zona bajo nuestra muñeca es una zona especialmente sufrida para cualquier correa. Aun así, su diseño tampoco me parece el ideal para el día a día, sino para los días más informales. Por otra parte, sus buenos componentes, como el zafiro y la capa de Epoxy para su tolerancia al agua nos dan seguridad a la hora de llevarlo en la muñeca.




No en vano, es el primer Original Grain que aguanta unas cuantas atmósferas. Mientras que su colección, hasta el momento, se basaba en correas de cuero, principalmente, y relojes que solo podían mojarse en condiciones de muy baja presión, con Alterra han dado un paso importante, aguantando las 10ATM, un estándar mínimo en los cánones de hoy en día.







En definitiva, no es un reloj clásico, pero si os gustan los detalles en madera y apoyar a una empresa comprometida con el medio, tenéis un buen candidato. Es uno de los pocos relojes con una buena tolerancia al agua, con funciones de cronómetro y con una armis de lo más original. No es el reloj que llevaríais para pasar desapercibido, pero tiene unos buenos materiales y un diseño desenfadado que combinará con los estilos más informales que tengáis en vuestro armario.






PUNTOS POSITIVOS:


  • Materiales contundentes: se trata de un reloj que aúna lo mejor del acero y la madera en una misma unidad con una armonía interesante.
  • Resiste al agua: sin ser un diver, el reloj tolera mejor el agua que el resto de modelos de Original Grain.






PUNTOS NEGATIVOS:


  • Falta de lumen: su escueta luminiscencia y la falta de marcadores con lumen hace confusa su lectura.