Tras un breve parón probando dos relojes, os quería escribir y mostrar uno de los dos relojes que adquirí en DutyFreeIslandShop.









LA CAJA




La propuesta de Citizen cuenta con un diámetro de 40mm y tan solo 11mm de grosor. El material de construcción es acero inoxidable pulido y un cristal mineral reforzado, sin zafiro.







Nos encontramos ante un dial sencillo que combina perfectamente con la idea de reloj serio y clásico. La marca nos ofrece un acabado en blanco perla o negro, decantándome por el segundo de ellos. El fondo texturizado le da un toque moderno al conjunto clásico. En mi opinión le quita parte del clasicismo que desprende, sin llegar a convertirlo en un modelo demasiado moderno.







Sobre el eje central podemos leer en blanco el conocido nombre de la marca, mientras que por debajo de ese mismo eje tenemos información sobre su tipo de mecanismo. Como veremos más abajo, se aleja de los habituales ECO-DRIVE por mantener un mecanismo automático sin engordar al conjunto.







No son muchos los componentes que destacar, ya que la simplicidad reina en este diseño. Si nos fijamos en sus marcadores, se basan en una agradable alternancia de marcadores lineales y números romanos de tipografía sobria y un tamaño de fácil lectura. En nuestro caso, su color blanco sobre ese fondo negro le dan el contraste que uno espera en este tipo de relojes.







A las tres encontramos un fechador completo. Contamos con día de la semana en inglés/chino y el número del mes. En mi opinión es un añadido interesante para el que lo decida usar a diario. Si vamos a usarlo de forma puntual, a veces nos sobra ese día de la semana, teniendo en cuenta que tardaremos más en configurarlo que en recordarlo.







En cuanto a las agujas, encontramos una horaria y minutera en forma de hoja de sauce, mientras que la segundera, por su parte, cuenta con un diseño más sencillo, sin ninguna forma atípica.







Si tumbamos el reloj encontraremos una corona muy simple. No está roscada ni está firmada. Nada de extrañar en este tipo de relojes. No me molesta la falta de la firma en una pieza así de elegante, la verdad.







En su trasera encontramos las especificaciones de la pieza sobre una tapa roscada. No hubiera estado mal una trasera vista, pero entendemos que su cristal hubiera sido, probablemente, de mayor grosor que la propuesta elegida.







En cuanto a su lumen, está aplicado sobre sus dos agujas principales. No veremos brillar su dial ni su segundera. Algo justo, pero suficiente para poder salir de un apuro cuando el sol se ha ido a otra parte. Recordemos que no es algo del todo habitual en este tipo de relojes, y menos en este tipo de gamas.




LAS TRIPAS




El reloj guarda en su interior el movimiento Citizen 8200 de 21 rubís y con una alternancia de 21600 revoluciones. Cuenta con carga automática y, por lo que he podido leer, su reserva aguanta las 30 horas. Su tolerancia al agua es de 5ATM, lo justo para poder lavarnos las manos sin miedo, pero poco más. Ni aparenta ni es un reloj que disfrute con el agua.







Pese a la antiguedad del modelo, su precisión anda similar a los mecanismos que podemos encontrar en la Serie 5 de Seiko.




LA CORREA




Con un ancho entre asas de 20mm, la dotación del reloj viene con una atractiva y elegante correa metálica. El diseño está compuesto de pequeñas piezas de acero chapado, algo que nos puede recordar a las clásicas jubilee pero con un corte más simple y plano.







El cierre, por su parte, no cuenta con ningún tipo de seguridad adicional al cierre de doble presión. Pese a eso, no he notado que se abra con facilidad, menos aún cuando se viste bajo la manga de una camisa que es, en esencia, donde este reloj se siente como en casa.







EN LA MUÑECA




Andaba con ganas de comprar un Citizen sencillo y elegante. Aunque abunden los solares en esta marca, buscaba un automático y me decanté por éste.




Tampoco había probado los servicios de DutyFreeIslandShop*y el precio me convenció de lanzarme. De entre todo el catálogo y con el afán de conocer las virtudes de los Citizen de gama baja, me lancé a adquirir el reloj que hoy reseñamos y otro que pronto veréis.




Sus 40mm se mantienen en el estándar de relojes para vestir de tamaño contenido. No son los 37mm clásicos pero su finura en dimensiones lo hacen elegante a la vista y muy visible en su lectura.







La correa no es el mejor elemento del reloj, pero es comprensible si tenemos en cuenta su precio. La parte agradable es que añade, aun más, ligereza al conjunto.




Por todo ello tenemos un reloj liviano como pocos, con un dial texturizado bien resuelto y una precisión más que suficiente.




Es un reloj que adquirí para ocasiones, no para uso diario, por lo que se le perdona la falta de zafiro en el cristal y el chapado de sus pantalones. El mecanismo es agradable y su dial y agujas le dan un diseño clásico pero no aburrido.




Pronto hablaremos de otro Citizen menos formal.




PUNTOS POSITIVOS:


  • Elegancia económica: es difícil encontrar un reloj de estas características, con armis, por el precio que nos ofrecen este Citizen, al menos en la tienda y en el momento actual.
  • Lumen en las agujas: si bien no veremos brillar el dial ni ninguno de sus componentes, nos podremos guiar por las manecillas para leer la hora de madrugada.






PUNTOS NEGATIVOS:


  • Correa chapada: es agradable que incluya una armis, pero siempre buscamos que los eslabones sean macizos. Aun así, por el precio era de esperar este tipo de acabados.