Esta vez os traigo, tan rápido como he podido, una reseña que me hace gran ilusión. Se trata del Bull Shark de la marca portuguesa Borealis.







En concreto, Borealis se trata de una marca que *está haciendo las cosas muy bien, ganando adeptos a su paso con cada diseño que saca al mercado. El Bull Shark, con cierta inspiración en algún que otro memorable reloj, se trata de un modelo que hemos estado esperando muchos amantes de la relojería desde que Carlos anunció su creación.






LA CAJA




Como viene siendo habitual en la marca, el reloj viene dentro de una acolchada caja textil.







El reloj, adquirido en versión azul, pese a disponer una versión negra, agotada en milisegundos, y una versión verde oscuro, nos impresionó por su tono eléctrico y su impactante detalle en rojo a las 12.







La caja cuenta con un diámetro de 42mm, nada desdeñables y bien aprovechados por su bisel apurando los límites de la misma. El material de la caja es acero 316L, acompañado de un cristal de zafiro de doble cúpula con un tratamiento antireflectante en su cara interna. El bisel cerámico, por su parte, cuenta con un acabado gloss que luce de maravilla, aunque dificulta su fotografiado.







Sobre el dial vemos la marca escrita en un cálido dorado sobre el eje central. Los marcadores tienen distintos diseños, siendo un triángulo a las 12, formas rectangulares a las tres, seis y nueve, y unos círculos de un mayor tamaño que la aguja segundera en el resto de localizaciones.







Las agujas en forma de lápiz contienen lumen en gran parte de su ancho, reluciendo en un dorado nada estridente. Nos gusta especialmente como incide la luz sobre éstas al tener un acabado cepillado, haciendo que el sol se refleje de un modo muy vistoso.







El segundero, por su parte, es de lo más atractivo. Cuenta con una punta circular de sencilla lectura que, junto a la suavidad de su mecanismo, se convierte en algo hipnotizante.







A las 3 encontramos una corona que, evidentemente, cuenta con una contundente rosca para asegurar su estanqueidad. Sobre la misma, la inicial de Borealis está grabada sobre un fondo granulado con una muy buena definición.







Antes de girar la caja debemos echar un vistazo a su válvula de helio, a las 9.







Por último, en su parte trasera veremos la sirena, icono de la marca. Un grabado bien detallado, alrededor del cual leemos las principales características del reloj.







El lumen, por su parte, está compuesto por*BGW9 Superluminova aplicado en los marcadores horarios, sus alargadas agujas y el mismo bisel. Como podemos apreciar, no es poca la cantidad de lumen aplicado ni sus distintas localizaciones.









LAS TRIPAS




El contenido de la caja es un mecanismo conocido. Es una apuesta segura, sin grandes virguerías pero de lo más fiable. Me impresiona el escueto grosor de la caja respecto a su resistencia al agua. Hablamos de un reloj que aguanta los 2000 metros de profundidad de tan solo 14mm de alto.







Además, debo confesar que es mi primer reloj tan sumergible y que cuente con una válvula de helio, que espero que nunca se vea activada.






LA CORREA




La correa, en armonía con el conjunto, es una maravilla de 22mm de ancho. Se trata de una correa de acero, con eslabones macizos, con un suave cepillado. El cierre, por su parte, cuenta con una aséptica firma de la marca. Es agradable encontrar que los eslabones vienen atornillados, para darle aún una mayor seguridad al conjunto.







El reloj cuenta con un cierre simple de pulsador, pero además de eso, encontramos un mecanismo para hacer, si cabe, más ajustable la correa. No soy un gran seguidor de estas características, que soy reacio a usar, pero siempre es agradable ver que*cuidan los detalles para aquellos que sepan aprovecharlos.






EN LA MUÑECA




El Bull Shark me ha gustado tanto como esperaba, y puede que esta vez escriba más con el corazón que en otras reseñas. Se trata de un reloj que he esperado un tiempo y que ya sabía que iba a gustarme, por lo que hubieron pocas sorpresas cuando lo abracé a mi muñeca.




Se trata de un reloj con una buena presencia. Pese a no gustarme el dorado, se usa de una forma elegante sin desviar la atención del azul eléctrico que tanto me ha gustado. Si bien es cierto que sobre la versión negra las agujas resaltan algo más, en la versión que poseo me parece que el equilibrio se mantiene agradable.







Algunos usuarios no acaban de ver positivo el marcador en rojo sobre el bisel azul. Otros relojes similares se reservan ese marcador al modelo negro, pasando a dejar un estéril triángulo blanco en su versión azul. En mi caso, lo he disfrutado tanto como los biseles Pepsi de los divers más famosos.




El reloj no es lo ligero que podríamos pensar, pero debemos tener en cuenta sus características en cuanto a sumergirse para comprender que el peso no es excesivo y que su grosor es bastante impresionante, teniendo en cuenta que incluye una válvula de helio.







Considero que es un reloj versátil. Aun no he podido cambiarle los pantalones, pero no me extrañaría verlo con una correa de cuero vintage, al más puro estilo americano, con una nato marinera o incluso una correa perlón. En cuanto haga esos cambios de vestuario os los mostraré, seguro que no defrauda.




Vale la pena dejar aquí unas palabras acerca de la empresa de Carlos. Borealis Watch Company se está ganando la confianza de muchos en la red. Es una empresa pequeña, cercana y muy profesional. Su filosofía de aunar una tienda y un foro, en el que muchos usuarios pasan su tiempo opinando acerca de los futuros proyectos convierten cada creación en un éxito seguro. Es una empresa vecina, similar a otra empresa que no hace tanto desapareció en nuestro país. Se agradecen estas propuestas y Borealis es la viva prueba de que puede funcionar, y funcionar muy bien. Tan bien que ya tienen otro proyecto de camino con una pinta maravillosa...







En definitiva, si buscáis un reloj que aguante bien el agua y que los materiales no tengan pega alguna, estáis ante un perfecto candidato. Su diseño tiene una inspiración muy acertada, con unas líneas sólidas y unos colores bien seleccionados, junto con la exquisitez técnica ya descrita. Todo ello lo hacen un conjunto serio y elegante a la vez que versátil y resistente a las profundidades.






PUNTOS POSITIVOS:


  • Reloj para bajar hasta los infiernos: 2000 metros son algo maravilloso, y Borealis nos ofrece un modelo más que asequible con características muy jugosas.
  • Un azul diferente: me maravilla ver como el uso de los tonos no es el más convencional, usando un color más eléctrico que el de su reloj Cascais.
  • Una armis para no soltarla: sus eslabones macizos atornillados y su robusto cierre están a la par de otras grandes marcas.






PUNTOS NEGATIVOS:


  • Tirada algo escueta si querías ir de cabeza a por la versión negra, que voló en demasiado poco tiempo.