Últimamente los cronógrafos de estética vintage son tendencia, habréis visto recientemente cómo muchas marcas lanzan al mercado el suyo. La última en unirse ha sido una pequeña marca alemana compuesta por 3 entusiastas llamada Vintro Watches. El Vintro Le Mans 1952 Chronograph es un reloj inspirado en los cronos de los años 50 y este modelo les ha servido para debutar y darse a conocer en el sector.
Tenemos la posibilidad de elegir el reloj con calibre de cuarzo o automático, ambas como ya viene siendo habitual, fue posible adquirirlas en junio de este año a un gran precio en KickStarter. Si fuisteis de los que os perdisteis aquella oportunidad ahora están disponibles a través de su página web. Pero antes de empezar, hacemos un breve alto en el camino para desgranar sus especificaciones y a continuación entramos en materia:



El protagonista de hoy, el Vintro Le Mans 1952


Características
MARCA Y MODELO: Vintro Le Mans 1952 Chronograph
Movimiento/Calibre: Seiko VK64A, cronográfo de cuarzo
Caja: Acero 316L pulido y fondo ciego roscado
Esfera: Blanca
Diámetro: 40mm - Grosor: 13mm - Peso: 58g
Cristal: Zafiro con antirreflejos
Calendario: No
Sumergible: 100m
Correa/s: Correa de piel y NATO
Presentación: Caja de piel e instrucciones
Accesorios: Cartera


PRECIO: 269€ en vintro-watches.de


La década de los 50 fue el apogeo de los relojes cronógrafos, con diseños magníficos y una variedad de calibres espectacular. El Le Mans 1952 basa su diseño en dichos relojes y estéticamente es todo un acierto.
Cada uno de los relojes está numerado y son de edición limitada puesto que se han fabricado 500 unidades de cada material y calibre. Esto quiere decir que hay 500 con calibre cuarzo en cada uno de los materiales disponibles (acero, PVD oro y PVD oro rosado) y otros 500 de cada material con el calibre automático, en total 3000 relojes que una vez agotados no volverán a estar disponibles.

Caja
La caja está hecha en acero inoxidable 316L, el acabado de la misma es pulido (también está disponible en PVD Oro y Oro rosa) y está correctamente terminada. La trasera es roscada y toda ella está pulida lo que hace que destaque aunque no sea muy profundo el grabado a láser del Mercedes 300SL que le viene cómo anillo al dedo a la temática del reloj.

Hacer un tributo a un crono de esta época y dotarlo de unas generosas medidas hubiera sido un error, por lo que acertadamente han optado por un tamaño mucho más comedido. El diámetro es de 40mm y el lug2lug de 48mm. Ambas medidas son tanto para la versión cuarzo cómo para la automática ya que tan sólo varían en el grosor, que por cierto considero un pelín elevado (13mm para el cuarzo y 2mm más para su hermano mecánico).
Ni la corona ni los pulsadores son roscados pero el fabricante especifica que la caja del reloj es estanca hasta los 100m de profundidad, suficiente para un uso normal. Un aspecto importante es que el cristal es de zafiro con tratamiento antirreflejos.



Calibre
El calibre en esta versión es un módulo Seiko VK64, un cronógrafo bicompax Mecaquartz con subesferas a las 3 y a las 9 (la primera muestra la hora en formato 24h y la segunda sirve para contar los minutos del crono). No dispone de segundero para la hora, ya que tiene tres agujas y la trotadora grande sirve de segundero para el crono.
Que sea Mecaquartz significa que el movimiento de la trotadora se asemeja al de un mécanico, na va a saltos cómo la de un cuarzo. La duración media de la batería es de 3 años y si queréis conocer más acerca de este fiable movimiento os dejo un LINK a su fabricante.
Del modelo automático os diré que lleva una Seagull ST1940, la versión automática del Seagull ST19 que usa el Seagull 1963. Ya depende del presupuesto de cada uno optar por una versión u otra pues la estética es la misma y sin embargo el precio es el doble.


Esfera y agujas
El color del dial en esta variante es blanco, también está en negro o champagne pero cada dial va atado a un material de la caja por lo que si queréis el reloj en acero sólo podréis recurrir a la esfera blanca.
Los índices son aplicados con el 6 y el 12 en forma de número y el resto de elementos presentes, escalas internas y externas y el logo, están impresos combinando el color negro, azul y rojo, haciendo del dial uno de los aspectos más destacados del reloj por su atractivo. Discretamente en la zona inferior viene el Made in Germany que nos indica que el reloj ha tenido un cuidadoso proceso de fabricación, desconozco el porcentaje de piezas que provienen del país germano ya que en su web no lo indican, pero si han logrado colocar dicha leyenda es que una parte importante del valor del reloj corresponde a lo realizado allí.
La minutera y la horaria son en color plateado y de estilo dauphine, mientras que la trotadora y las agujas de las subesferas son azuladas.



Correa
La correa de piel es de muy buena calidad, con pasadores de cambio rápido y de 20mm de ancho. Coincide en este punto con otros relojes de micromarcas alemanas que han pasado últimamente por mis manos. Parece que el tema de las correas lo cuidan mucho allí y es de agradecer que el reloj venga con una buena correa pues hace que no tengamos que buscarle un sustituto inmediatamente.

Esta que véis (hay más de una decena diferentes para elegir) es la vintage dark grey ya que está algo envejecida, es ligeramente alomada, muy suave y tiene el grosor justo. La hebilla viene con el logo grabado en ella.
No contentos con entregarnos una buena correa además nos acompañan al reloj con una NATO de regalo, azul en este caso, la cual también es de calidad.


Presentación
Nada más abrir el paquete llama la atención la presentación con la que Vintro nos envía el reloj, además de venir muy bien protegido el contenido, la caja nos sorprende gratamente al instante. Una caja en piel con el logo y el nombre del reloj grabado, con hueco en su interior para el reloj, la correa extra, unos pasadores extra, la documentación y una cartera de piel. Un diez para ellos cómo no podía ser de otra manera por el cuidado y mimo que han puesto en este apartado.



A destacar
· Diseño del dial muy interesante
· Correa de piel de calidad y además trae una NATO extra
· Caja de presentación y dotación muy cuidada
A mejorar
· Que el color de la esfera vaya atado al del material de la caja
· Grosor un poco excesivo, tanto de la versión cuarzo cómo la automática
· El precio en KickStarter era muy atractivo, pero ahora es algo elevado


Conclusión
Todo un acierto el aspecto vintage que han conseguido los chicos de Vintro con su primer reloj. Estoy seguro que el reloj estéticamente será del agrado de la mayor parte de los aficionados y además es un tipo de diseño atemporal que hará que podamos disfrutar de él por muchos años. Tanto si os decantáis por la versión más sencilla de cuarzo cómo si optáis por la más sofisticada con calibre mecánico es un reloj que no os defraudará. El único pero que le puedo poner es que ya no esté disponible al precio tan interesante al que se pudo adquirir en un principio por los early adopters del crowfunding.


Fotos

Visto desde otro ángulo



Una imagen de cerca del dial



De perfil con la corona en primer plano



Desde el lado contrario



Todo lo que acompaña al reloj, una dotación excelente



El detalle de la hebilla grabada