Después de seguiros algún tiempo, me he decidido a registrarme y participar en el foro.

La verdad es que hasta hace tres meses no tenía ni idea de lo que era un reloj automático, hasta que mi novia me regalo uno.
Qué misterioso ingenio, qué ruidito que hace y qué defectuoso que tiene que estar a la vista de los quince segundos que se adelanta cada día. Eso es lo que pensaba los primeros días.

Os descubrí casualmente, y fue entonces cuando comprendí lo que realmente llevo en mi muñeca. Y comprendí que lo que parecía un defecto es realmente pura esencia mecánica.

En estos pocos meses se ha despertado en mí un nuevo interés. Un nuevo hobbie al que dedicar mi tiempo y que promete darme muchos buenos momentos.

Sin más, decir que es un placer estar con todos vosotros y poder compartir mi afición