Buenas las tengan ustedes Srs. foreros y "observantes". Como a muchos nos ocurre, llevo algún tiempo asomándome a este foro en calidad de "convidado de piedra" y de mirón. Comprendan, caballeros, que hay mucho que aprender de este mundo de coronas y engranajes y resulta hasta osado el asomar la testa en tan farragoso paisaje sin estar armado del valor que ello requiere. Poco puedo presumir de mercadería valiosa o de posesiones preciadas ya que mi pecunio no me lo permite, mis humildes pertenencias se limitan a un puñado de piedras de cuarzo y a un trío de automatismos de modesta procedencia (2 Hamiltones y 1 bultaquito). Así que desde estas líneas ruego a vuestras eminencias que tengan a bien admitirme, no como un igual si no más bien, como un aprendiz de mago de las horas y tiempos perdidos.
Atentamente y con mis consideraciones:

Henchidero