Hay que ver ese Omega.

Bienvenido a la casa común de la afición relojera