Muy contento y agradecido de estar en esta comunidad con gustos y aficiones comunes.
Uno de los días más felices de mi vida fue cuando unos amigos de mis padres me regalaron mi primer reloj por mi primera comunion, era un Lanco, y me parecía tan bonito que no pude dejar de mirarlo toda la noche, y todavía ahora, cada vez que tengo un reloj nuevo siento la misma sensación...